detenido por abuso de menores

Torbe en la cárcel: de la celda para él solo a jugar al rugby con zapatos

El empresario está recluido en un módulo de respeto junto al exconsejero madrileño Francisco Granados y solo temió por su integridad los primeros días entre rejas

Foto: Torbe, junto a algunas de las chicas que trabajan en Villacerda. (Pablo López)
Torbe, junto a algunas de las chicas que trabajan en Villacerda. (Pablo López)

El empresario de cine porno Ignacio Allende Fernández, alias 'Torbe', ha tardado poco en encontrar una afición en el centro penitenciario de Estremera, donde se encuentra recluido desde que fuera detenido el pasado 26 de abril por abusos a menores. El productor se apuntó al equipo de rugby de la prisión nada más ingresar entre rejas y, desde entonces, no ha parado de jugar. Tantas eran las ganas por participar en los partidos que montan los reclusos que el primer día Torbe entrenó incluso en zapatos, ya que no contaba con zapatillas de deporte en ese momento, según explican fuentes penitenciarias.

El productor, conocido en el ambiente de este tipo de cine como el rey del porno español, no se encuentra en una celda de aislamiento ni está sometido a una especial protección por parte de los funcionarios de prisiones, a pesar de que uno de los delitos que le achaca el Juzgado número 29 de Madrid, que instruye su causa, es el de abuso de menores, comportamiento muy perseguido también dentro de las cárceles y que motivó, por ejemplo, que el último sospechoso al que identificó la Guardia Civil como autor de la desaparición de Yéremi Vargas, A. O., fuera vigilado día y noche ante el peligro de que el resto de reclusos le dieran palizas.

Allende Fernández parece no encontrarse en la misma situación, ya que actualmente está en el módulo 3 de la prisión de Estremera, reservado para presos preventivos y primarios (que no han pisado antes una cárcel). Entre otros compañeros de rejas, Torbe tiene al exconsejero de la Comunidad de Madrid, exsenador y exalcalde de Valdemoro (Madrid) Francisco Granados, que ingresó en prisión en el marco de la operación Púnica dirigida por la Audiencia Nacional.

Vista de una celda del penal de Estremera durante su inauguración en 2008. (EFE)
Vista de una celda del penal de Estremera durante su inauguración en 2008. (EFE)

Torbe tiene una celda para él solo y no está sometido a ningún protocolo de vigilancia más allá de la presencia habitual de los funcionarios de prisiones. Según las fuentes consultadas, el recluso ya tiene amigos en la instalación y no da problemas de ningún tipo, cumple las normas internas, los horarios y todas las reglas de higiene, vestimenta y comportamiento que se exigen a los residentes en estos módulos denominados de respeto.

Tan solo en una ocasión, explican las mencionadas fuentes, el rey del porno tuvo miedo de ser víctima de la denominada 'ley de la cárcel', por la que los reos la toman contra internos que están ahí por delitos contra menores. En concreto, ocurrió durante los primeros días, cuando los telediarios ofrecían información detallada del nuevo recluso y todos los presos conocían por primera vez por qué había ingresado en prisión su nuevo vecino. Esas jornadas, el productor se pegaba continuamente a los funcionarios por lo que pudiera pasar, relatan fuentes de la prisión. Se trataba, sin embargo, de un temor infundado, ya que el módulo de respeto en el que ha sido colocado cuenta con presos que no dan ningún problema y, por lo tanto, no quieren más líos de los que ya tienen por estar ahí.

Tan solo en una ocasión, el rey del porno tuvo miedo de ser víctima de la 'ley de la cárcel', por la que se apalea a responsables de delitos contra menores

La Policía Nacional detuvo el pasado 26 de abril al empresario por abusos sexuales a dos chicas menores de edad, así como por la producción y distribución de pornografía infantil. Junto a Torbe, los agentes arrestaron a otras nueve personas en el marco de la denominada operación Universal. Entre los detenidos se encuentran tres empleados del Allende Fernández y un ciudadano ucraniano que fue atrapado junto a cinco estrechos colaboradores.

La causa ha sido polémica no solo por la implicación del mencionado productor, sino también por la presunta implicación en la investigación de al menos tres futbolistas de Primera División. En concreto, según relató la testigo protegida que dio pie al inicio de las diligencias, esta chica tuvo un encuentro con dos jugadores en un hotel de lujo de Madrid obligada por Torbe, una cita concertada -según la mujer, mayor de edad- por el actual portero de la Selección Española de Fútbol David De Gea, que intercambiaba mensajes de WhatsApp con una de las empleadas de Torbe.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios