Es noticia
Menú
Iglesias y Errejón chocan otra vez al crear la rama juvenil de Podemos
  1. España
pablistas y errejonistas

Iglesias y Errejón chocan otra vez al crear la rama juvenil de Podemos

Dos nuevas organizaciones juveniles, que huyen de las etiquetas que identifican el debate político interno, dan cuenta de que las dos almas del partido se trasladan a la rama juvenil

Foto: El líder de Podemos, Pablo Iglesias, junto al número dos, íñigo Errejón (i), durante una rueda de prensa. (EFE)
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, junto al número dos, íñigo Errejón (i), durante una rueda de prensa. (EFE)

El propósito de construir una organización juvenil de Podemos se ha saldado con dos iniciativas diferentes que han surgido prácticamente al mismo tiempo. Una de ellas parte desde el área de juventud del consejo autonómico de Podemos Madrid, la otra tiene un objetivo más electoralista y nace como continuadora de Juventud sin Futuro, organización de la que provienen numerosos cargos del partido.

La primera se denomina Marea Joven, y sus impulsores están vinculados al sector Anticapitalistas y al conocido como pablista, que han formado una alianza táctica a nivel estatal y, sobre todo, en el plano autonómico, tras las dimisiones en cadena de consejeros identificados con el sector errejonista el pasado mes de febrero. La segunda lleva por nombre Jóvenes en Pie y ha tenido como padrino al secretario de Política, Íñigo Errejón, concentrando la mayoría de apoyos entre cargos del partido cercanos al número dos.

Ambas organizaciones tienen un carácter incipiente. Ni siquiera se han presentado formalmente. Marea Joven lo hará este sábado, arropados por el europarlamentario y dirigente de Anticapitalistas Miguel Urbán, la diputada regional y también integrante de este sector Isabel Serra y los diputados Irene Montero y Alberto Rodríguez. Jóvenes en Pie no tiene prevista una fecha, aunque han organizado ya una mesa informativa en la que estuvo presente Íñigo Errejón. El logo elegido por estos últimos es el clásico símbolo de la 'V' de victoria, con el que se identifican los errejonistas en contraposición al puño cerrado de los plabistas.

Las dos organizaciones huyen de las etiquetas que identifican el debate político interno, pero los nombres, la naturaleza competitiva o, al menos, la intención de ocupar un mismo espacio y hasta los símbolos dan cuenta de que las dos almas del partido se trasladan a la rama juvenil. La responsable del área juvenil en Madrid, Isabel Serra, explica que la intención de este colectivo es "proyectar la voz de los jóvenes del partido hacia fuera", más allá de las áreas de juventud del partido, aunque con una clara vinculación orgánica a este. Jóvenes en Pie, en cambio, pretende ser una plataforma más autónoma e independiente de las decisiones orgánicas del partido.

Los debates sobre el 'cómo' todavía no se han producido, aunque las dos organizaciones comparten la voluntad de medrar territorialmente. En el caso de Marea Joven, se circunscriben de momento solo al ámbito madrileño, y será en asamblea si deciden seguir expandiéndose, puesto que han despertado ya interés en comunidades como Navarra, Andalucía y Castilla y León. En el caso de Jóvenes en Pie, que de momento se inclinan por mantener una vocación más cercana a la de plataforma juvenil que a la de convertirse en las juventudes de un partido, cuentan ya con presencia en varias ciudades andaluzas o en Zaragoza, además de Madrid.

El consejo estatal rechazó desde un principio apostar por el modelo de las organizaciones juveniles. Ahora, el debate vuelve a estar sobre la mesa

Serra llama la atención sobre la necesidad de consolidar espacios juveniles en Podemos, abiertos a la participación de este colectivo, por lo que defiende que esta discusión se lleve a los órganos estatales, a una una asamblea ciudadana si, como todo apunta, se organiza un 'segundo Vistalegre' tras las elecciones del 26-J. La iniciativa no está lo suficientemente madura, según reconocen sus impulsores, por lo que todavía es pronto para saber en qué va a desembocar. Con todo, Serra apunta que el éxito y el interés que está despertando justifican la construcción de esta iniciativa.

En Marea Joven no se está llevando a cabo un registro de militancia, al mantener el principio de Podemos de que cualquiera pueda participar en un círculo o acercarse a Podemos sin necesidad de tener carné, mientras que en Jóvenes en Pie sí, principalmente, para que elijan en qué equipo colaborar. En materia programática, las diferencias entre ambas organizaciones son nulas. La lucha contra la precariedad laboral de los jóvenes, la defensa de una educación pública y de calidad o la emancipación como un derecho centran su discurso. En el caso de Marea Joven, se han desarrollado incluso propuestas concretas, que van desde una renta de emancipación juvenil hasta la eliminación de las becas no remuneradas o viviendas públicas de alquiler para jóvenes.

Desde el área de juventud del consejo estatal, el máximo órgano de decisión del partido entre asambleas. se rechazó desde un principio apostar por el modelo de las organizaciones juveniles. Como explica la responsable del área, Eva Muñoz, estas se asociaban “a la falta de regeneración y participación interna que arrastraban los partidos viejos”. Si se hubiese construido una organización de estas características, apunta, “muchos de los cargos y diputados no hubiesen podido estar en los espacios de decisión del partido”.

Uno de cada tres votantes menores de 35 años apoya a Podemos, según los resultados del último CIS. El voto joven es uno de los puntales de la formación emergente, y su movilización vía una organización juvenil con vínculos más o menos partidistas está volviendo a generar un amplio debate sobre la necesidad de impulsar este tipo de plataformas.

El propósito de construir una organización juvenil de Podemos se ha saldado con dos iniciativas diferentes que han surgido prácticamente al mismo tiempo. Una de ellas parte desde el área de juventud del consejo autonómico de Podemos Madrid, la otra tiene un objetivo más electoralista y nace como continuadora de Juventud sin Futuro, organización de la que provienen numerosos cargos del partido.

El redactor recomienda