estructura societaria creada por bpa

La UDEF investiga la relación de los Pujol con 1.280 millones en Panamá y Belice

Los investigadores del caso Pujol han accedido a testimonios del entorno de la familia que disparan el patrimonio que sus miembros habrían acumulado con el cobro de comisiones ilegales

Foto: Foto de archivo de la familia Pujol. (EFE)
Foto de archivo de la familia Pujol. (EFE)

La investigación sobre la fortuna del clan Pujol ha saltado a Centroamérica siguiendo la pista del dinero que sus miembros ocultaban en Andorra hasta 2012. La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional ha accedido al testimonio de varios hombres de negocios próximos a los Pujol, que han relatado que la familia movió el patrimonio que guardaba en Banca Privada de Andorra (BPA) a sociedades de Panamá y Belice con la ayuda del despacho Alemán, Cordero, Galindo & Lee (Alcogal), el mismo bufete que utilizaba por la filial panameña de BPA. Según las confesiones recogidas por los expertos en delitos económicos de la Policía, el clan ocultaría a través de esas firmas 'offshore' fondos que suman 1.280 millones de euros, una cifra exorbitante que redimensionaría de nuevo el alcance de este escándalo.

Las declaraciones de esos testigos encajan con la comisión rogatoria que envió el Principado al Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional hace un año con los movimientos de las cuentas andorranas del primogénito de la familia, Jordi Pujol Ferrusola. De esos documentos se desprende que por los depósitos del clan llegaron a moverse entre 1991 y 2012 más de 40 millones de euros. Sin embargo, los fondos fueron presuntamente transferidos a sociedades centroamericanas cuando comenzaron los problemas judiciales de la familia. La Audiencia Nacional considera que esas transferencias de los Pujol tenían como objetivo dificultar la acción de la Justicia española.

Como adelantó El Confidencial, parte del dinero de Jordi Pujol Jr. terminó en Kopeland Foundation, una entidad supuestamente sin ánimo de lucro que registró el despacho Alemán, Cordero, Galindo & Lee en Panamá el 25 de febrero de 2011 y en la que figura como propietario una sociedad de Belice llamada Global Services Advisory Limited, con domicilio, curiosamente, en la filial del despacho panameño en ese país. La investigación ha permitido demostrar que el resto de miembros de la familia también movieron el dinero de Andorra a fundaciones panameñas idénticas controladas igualmente desde Belice por Global Services Advisory Limited.

680 millones en Panamá y 600 en Belice

Pero la familia Pujol también ocultaría supuestamente otros fondos tras esas sociedades pantalla, no solo los que había almacenado hasta 2012 en BPA. Según han confirmado a El Confidencial fuentes próximas a la investigación, la UDEF dispone de testimonios que señalan que, utilizando esa misma estructura, la familia del fundador de Convergència Democràtica de Catalunya habría acumulado una fortuna desconocida hasta ahora que asciende a 1.280 millones de euros. De esa cantidad, 680 millones estarían alojados en Panamá, y los 600 millones restantes, en Belice. Los fondos procederían del cobro de comisiones ilegales por concesiones y favores de la Administración catalana durante más de tres décadas.

Los investigadores trabajan ahora para confirmar esas informaciones procedentes del entorno más cercano a los Pujol. Algunas informaciones ya han sido comprobadas, como el papel que habría jugado BPA en esa estrategia de ocultación. Las fundaciones de los Pujol y su empresa propietaria, Global Services Advisory Limited, no solo habrían sido creadas por Alemán, Cordero, Galindo & Lee, el bufete de cabecera de la filial en Panamá del banco andorrano. Según consta en documentos aportados a la causa, el propio BPA era dueño del 100% de las acciones de Global Services Advisory Limited, y dos directivos del banco actuaron como apoderados de la mercantil. Se trata de Santiago Roselló, director financiero de BPA, y Cristina Lozano, directora de BPA Serveis. Públicamente solo aparecía el nombre del director de la firma, Fernando Antonio Gil, un simple empleado del bufete panameño, y del administrador de la sociedad, José Cornelio Berdiales Rodríguez, un testaferro profesional de esa misma nacionalidad.

BPA admite la creación del entramado societario

Desde el entorno de los antiguos administradores de BPA, admiten la relación de la entidad con Global Services Advisory Limited y su papel en la creación de las fundaciones panameñas utilizadas por los Pujol. Aseguran que montaron esa estructura para evitar que, en el caso de que se produjera una filtración masiva como la que afectó a HSBC en la lista Falciani, se pudiera conocer el nombre de los verdaderos titulares de cuentas en BPA Andorra, aunque al mismo tiempo, esa maniobra también sirvió a sus clientes para eludir la tributación por los intereses que generaban sus depósitos. Otros clientes vip del banco habrían utilizado la misma estructura que los Pujol, matizan desde el banco a El Confidencial. Sin embargo, los antiguos administradores de la entidad rechazan que, como apuntan las informaciones que están siendo analizadas por la UDEF, esa red 'offshore' haya servido para ocultar 1.280 millones de euros del clan del ex 'molt honorable'.

Otras fuentes próximas a la familia precisan que las fundaciones de los Pujol albergaron un máximo de siete millones de euros y que, en realidad, los fondos nunca llegaron a salir de Andorra. Únicamente se transfirió el dinero que tenían a su nombre en BPA a cuentas del mismo banco que estaban vinculadas a las fundaciones panameñas. El objetivo era evitar que se les pudiera relacionar con esos depósitos y evadir el pago de impuestos por los intereses. Sin embargo, la comisión rogatoria enviada por Andorra a la Audiencia Nacional desactivó ese movimiento.

Estas personas próximas al clan del expresidente de la Generalitat añaden que fue el exconsejero delegado de BPA Joan Pau Miquel quien propuso a los Pujol la transferencia de su dinero a cuentas controladas a través de las fundaciones panameñas. Lo cierto es que Miquel, que cumple prisión provisional en una cárcel de Andorra desde que se produjo la intervención de BPA en marzo de 2015, también recurrió al despacho panameño Alemán, Cordero, Galindo & Lee para crear en ese país la mercantil Feynman Investments Corporation, en la que solo figuran testaferros. Con esa firma entró posteriormente en Silkinvest, una empresa de Barcelona con 8,1 millones de euros en activos.

Según ha podido saber este diario, los investigadores de la UDEF confieren la máxima credibilidad a los testimonios que ha aportado el entorno de los Pujol. Se trataría de individuos de su círculo más estrecho. En estos momentos, los agentes trabajan para identificar las cuentas en las que se aloja el patrimonio que habría aflorado. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
28 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios