el juez ve con buenos ojos la recuperación

Vitaldent evita que la detención de su presidente afecte al modelo de negocio

La compañía mantiene el mismo número de clientes que hace un año -en torno a 180.000 en abril-, renueva los convenios con entidades financieras y reconduce la convulsión inicial

Foto: Ana Capistegui, portavoz de Vitaldent, compareció ante los medios de comunicación un día después de la operación policial que provocó la detención del presidente de la compañía, Ernesto Colman. (EFE)
Ana Capistegui, portavoz de Vitaldent, compareció ante los medios de comunicación un día después de la operación policial que provocó la detención del presidente de la compañía, Ernesto Colman. (EFE)

El grupo de clínicas dentales Vitaldent está logrando mantenerse al margen de la crisis de confianza que provocó la detención de la cúpula de la compañía el pasado 16 de febrero. Tras la actuación policial -que también conllevó la entrada y registro en las oficinas de la mercantil-, las cuentas de la compañía fueron bloqueadas por orden judicial y un número indefinido de clientes decidió no seguir pagando el crédito que había asumido con la financiera asociada a Vitaldent para financiar su tratamiento. Esto desencadenó el nerviosismo entre los proveedores, los inversores, los franquiciados, los profesionales y el resto de clientes de las clínicas.

Algunos de ellos temían por su dinero, otros por su puesto de trabajo y todos por su futuro. Sin embargo, la rápida actuación de la judicatura para nombrar un nuevo administrador -el consultor Senén Touza- y de los propios directivos que se quedaron a cargo del grupo (que reaccionaron con urgencia) logró retomar la normalidad y la rutina laboral casi como si nada hubiera pasado. Desde el día en que los agentes de la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales (UDEF) de la Policía entraron en la sede de Vitaldent, la compañía ha atendido a 416.000 clientes en sus 350 clínicas ubicadas en España, según explican desde la mercantil.

Esta cifra muestra que un importante número de ciudadanos sigue confiando en la compañía, pero no si se trata de más o menos clientes que en el mismo periodo del año anterior. Para hacer la comparativa, valdría con coger el mismo espacio de tiempo de 2016 y de 2015. Así, entre el 1 y el 28 de abril de 2015 e idénticos días de 2016, apenas se ha notado variación de clientes. En concreto, en abril del año pasado Vitaldent trató a 187.000 clientes por los 180.000 que atendió en el mismo mes del presente ejercicio.

Las cifras demuestran que el modelo de negocio de Vitaldent sigue funcionando comparando las de abril de 2015 con las del pasado mes de este año

Desde la directiva que se quedó como cabeza visible tras la detención de Ernesto Colman y el resto de responsables, Ana Capistegui, que ejerce actualmente como portavoz de Vitaldent, asegura que la compañía atendió personalmente a cada uno de los clientes que decidieron no seguir pagando. "Les preguntamos por qué dejaban de abonar, les explicamos que todo seguía igual, que su tratamiento estaba garantizado", recuerda Capistegui, quien confirma que en todos los casos se "recondujo" la situación.

Proveedores y financieras, por su parte, también fueron comprensivos durante los primeros días. Intermediate Capital Group (ICG), el mayor inversor del grupo -desembolsó 100 millones de euros en 2013-, no dejó de ejercer sus derechos como principal acreedor, pero desde el principio se mostró indulgente y partidario de realizar gestos con el fin de que la empresa contara con liquidez suficiente para afrontar el convulso momento. "ICG nos apoyó desde el primer día", añade Capistegui.

Operación policial en Vitaldent. (Efe)
Operación policial en Vitaldent. (Efe)

Tan solo un mes después de las detenciones, de hecho, Vitaldent anunció que había actualizado los convenios que ya existían con las entidades financieras Sabadell, Fracciona y Cetelem para que estas siguieran proporcionando créditos a los clientes de la compañía con el fin de que pudieran recibir los tratamientos que les recomendaban los profesionales.

Desde Vitaldent, insisten en que el modelo de negocio sigue siendo válido y que el problema era el desvío realizado por algunos directivos de la empresa

El modelo de negocio funciona y no tiene ningún problema, aseguran las fuentes jurídicas consultadas, que ven con buenos ojos el plan de reactivación de la compañía y entienden que la mercantil debería funcionar incluso mejor que antes, ya que el dinero que supuestamente se llevaba su presidente ahora se quedará en la caja de la sociedad. "El problema era que algunos derivaban fondos, pero el modelo de negocio funcionaba y era completamente legal", explican las mismas fuentes.

La propia Capistegui recuerda que Vitaldent "lleva 25 años invirtiendo en formación, en tecnología, en innovación", demostrando en definitiva que el sistema es perfectamene válido, rentable y legal. De hecho, desde que tuvo lugar la intervención policial -dirigida por la Fiscalía Anticorrupción-, ninguna clínica del grupo ha cerrado ni un solo día, los profesionales han acudido en todo momento a sus puestos de trabajo y siguieron trabajando con normalidad.

"Las primeras horas fueron decisivas para lanzar un mensaje de tranquilidad, de que el negocio continuaba", explica Capistegui, una de las directivas que reaccionaron con rapidez pocas horas después de las detenciones para anunciar que todo seguiría funcionando, y quien confirma que actualmente los proveedores continúan suministrando todos los productos necesarios, las entidades de crédito financian los tratamientos, los odontólogos trabajan y los clientes van a las consultas. "Hoy por hoy, la normalidad es absoluta", subraya Capistegui.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios