COMPARECE POR EL PRESUNTO ESPIONAJE DEL PP

Granados: "Nadie tiene ningún interés en la corrupción y la Púnica en Madrid"

El exconsejero de Presidencia, Justicia e Interior de la Comunidad de Madrid, Francisco Granados, declaró este viernes por videoconferencia desde la cárcel de Estremera

Foto:

El exconsejero de Presidencia, Justicia e Interior de la Comunidad de Madrid, Francisco Granados, declaró este viernes por videoconferencia desde la cárcel de Estremera por el presunto espionaje entre miembros del PP de Madrid, dentro de la comisión de investigación sobre corrupción de la Asamblea de Madrid. Con jersey morado y su fiel gomina en el pelo, habló a través de una pantalla de plasma "por razones de seguridad, de optimización de recursos y de preferencia del interno". El inicio fue tenso, ya que Granados quería iniciar su comparecencia con un alegato sobre el caso Púnica, por el que está preso. "Van a perder una oportunidad histórica. Lo está esperando la opinión pública", señaló.

La presidenta de la comisión, de Ciudadanos, tuvo que explicarle que la Púnica no era el motivo de la comisión, sino el caso de espionaje. "Relájese un poco, que esto no es un partido de tenis", la espetó Granados. En su comparecencia, que comenzó pasadas las 12:40 horas, Granados dejó claro que no hubo ningún espionaje y que él no formó parte. "Sigo pensando exactamente lo mismo e incluso me reafirmo en lo que pensaba entonces". Granados asegura que son los demás los que mienten y los que cambian su versión con el paso de los años.

Granados: "Nadie tiene ningún interés en la corrupción y la Púnica en Madrid"

El debate fue complicado, tanto que la presidenta de la comisión tuvo que ordenarlo e incluso cortó en algún momento el micrófono de Granados, que estuvo empeñado en hablar de lo que él quería: "A nadie le interesa saber por qué me pasé cinco dias incomunicado en un calabozo sin que me tomaran declaración judicialmente. Ya sé que esto no les importa, saber porque una persona lleva un año y medio en prisión sin saber de qué se le acusa". Empezó entonces un juego de pin pon. La presidenta, recurriendo al letrado de la Cámara, insistía en que solo se podía hablar del caso de los espías, mientras que Granados quería hablar de la Púnica.

Podemos sí le dio cancha. Los diputados de la formación emergente querían que Granados soltara la lengua. Pero de corrupción habló poco. El exconsejero solo estaba empeñado en hablar del maltrato sufrido por la Guardia Civil y la Audiencia Nacional: "Me siento decepcionado y maltratado por la Justicia". En algunos momentos del debate los diputados sí consiguieron centrar un poco el tema, sobre todo cuando sacaron a colación las diversas grabaciones hechas públicas por la prensa. La primera la publicó el diario 'El Mundo' en febrero de 2015. En ella se puede oír a Granados aconsejando a los tres imputados qué es lo que tenían que decir ante el juez. La segunda también la publicó 'El Mundo' en el mismo mes. En ella se oye a un alto cargo de la Comunidad de Madrid ofreciendo al abogado de uno de imputados (en nónima del Gobierno regional) doblarle el sueldo a su cliente a cambio de su silencio. Granados lo negó. "Nunca he detectado un dispostivo de espionaje, lo que había era un dispostivo de contravigilancia y seguridad montado por Ignacio González".

Granados, compareciendo por videoconferencia desde la cárcel de Estremera
Granados, compareciendo por videoconferencia desde la cárcel de Estremera

El diputado de Podemos Miguel Ongil intentó picarle, sin éxito. "Aguirre dice que usted es una de las ranas que le han salido. Qué siente al saber que Ignacio González está de compras en Londres y usted en la cárcel de Estremera. ¿No cree que se la han jugado?". El exconsejero no entró al trapo. "No les importa que tenga las comunicaciones intervenidas. No les preocupa la defensa de los derechos y libertades", espetó Granados, preocupado en repetir una y otra vez lo que quería decir. "Los del PP también somos ciudadanos".

Un piropo al PSOE

El PSOE tampoco tuvo más suerte. Granados tiró balones fuera e insistió en que no hubo ningún espionaje. "No tengo ninguna noticia. Qué sentido tenía saber si el señor Prada estaba en algun evento. Yo no he vivido ni he visto espionaje. No he podido dar instrucciones", señaló a la parlamentaria socialista Encarnación Moya, a la que Granados alabó: "lo hace usted mejor que su compañera en la comisión de hace años".

¿Tiene usted algo que aportar? le preguntó el PP. "No. Lo que está claro es que alguien quiere aprobar en septiembre lo que no hizo en junio". Granados señaló así que la oposición ha conseguido ahora que se reedite una comisión sobre los espías porque no debió gustarle la primera. El portavoz del PP no preguntó más: "mi partido no contribuye a sainetes", afirmó Alfonso Serrano.

"Soy inocente", recalcó Granados. "Jamás he metido la mano en la caja. He dado lo mejor por mi partido y mi Comunidad Autónoma". Granados aprovechó el final para soltar una andadana a los que todavía considera sus compañeros de partido: "Mis compañeros de partido no creen en la presunción de inocencia. Soy del PP. Si fuera del PSOE mis compañeros defenderían mi derecho a la presunción de inocencia, mi derecho a la defensa y a la igualdad de trato ante la ley. Lo lógico es que la oposición de cera, pero los del PP ahora dan más cera porque les da votos". 

"Soy inocente. Jamás he metido mano en la caja. He dado lo mejor por mi partido y la Comunidad"

En el turno de réplica, el enfrentamiento fue total con Podemos. Granados acusó a los diputados de la formación emergente de sus influencias "venezolanas" y de querer llevar a la gente a la "checa". Miguel Ongil le respondió: "usted es de los de la banderita española en la muñeca y la cuenta en Suiza". El PSOE remató la cuestión: "Esto es una turbia trama ligada a la corrupción con mezcla de intereses de poder e incluso familiares, y de luchas cainitas. En cuanto a usted señor Granados, sigue usted fiel a sí mismo, escaqueandose y sin ayudar a esclarecer la verdad".

Granados pudo poner el punto y final: "Me encantaría más pronto que tarde que la Asamblea me permitiera aclarar cuestiones de la supuesta corrupción. Les ruego que me convoquen a la mayor brevedad para trasladar a los ciudadanos mi situación de indefensión. Por el bien de la verdad y la democracia. Se lo agradecería mucho". También aprovechó para mandar un saludo a su familia y a sus amigos, sobre todo "a los que consideraba amigos y me han sacado de mi error. Espero que algún día paguen por ello. Un saludo cariñoso a mis compañeros de partido, que se merecen los mejor", concluyó. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios