DECLARACIÓN SOBRE los negocios de urdangarin

El conde de Fontao, sobre Nóos: "Era inadecuado para el marido de una Infanta"

José Manuel Moreno Romero, conde de Fontao, declaró este jueves en calidad de testigo en el juicio del caso Nóos, donde habló de los negocios de Iñaki Urdangarin con Nóos

Foto: El conde de Fontao declaró como testigo en el juicio por el caso Nóos. (EFE)
El conde de Fontao declaró como testigo en el juicio por el caso Nóos. (EFE)

José Manuel Moreno Romero, conde de Fontao, ha declarado en calidad de testigo en el juicio del caso Nóos. El abogado es una de las piezas importantes de esta investigación, pues estuvo ligado a la casa real durante 22 años, convirtiéndose en una persona muy cercana al Rey emérito, don Juan Carlos. Ha sido este jueves cuando ha informado de la manera en que instó a Iñaki Urdangarin a abandonar sus gestiones con el Instituto Nóos.

Es necesario recordar que sería en 1992 cuando don Juan Carlos contrató al conde de Fontao con dos misiones claras dentro de la Casa Real: por un lado, sería el abogado personal del entonces Rey, y por otro, se convertiría en el asesor externo de los asuntos legales de la Casa del Rey. Ejercería esa labor desde el citado año 1992 hasta el 31 de diciembre de 2014, cuando Felipe VI decidió dejar de contar con él, prescindiendo de sus servicios.

En el juicio, el conde de Fontao ha reconocido que los trabajos de Urdangarin en Nóos empezaron a despertar algunas sospechas en la Casa Real: "Nunca supe que había una actividad ilícita, sino inadecuada para el marido de una infanta de España", asegurando que lo puso en conocimiento de Alberto Aza, jefe de la Casa del Rey desde 2002 a 2011. "Me preocupó porque no había un movimiento asociativo", insistió.

 

Moreno Romero abundó en que no existían "pautas de comportamiento formalizadas por escrito" en ese aspecto, pero eran tácitas y determinaban que "las personas de la familia real no debían realizar operaciones mercantiles por su propia cuenta, aunque sí por cuenta ajena". Así lo recalcó Romero, cuyo testimonio dio inicio a la trigésimo sexta jornada del juicio por el caso Nóos, donde se encuentran acusados tanto la infanta Cristina como su esposo y otras 15 personas.

De igual manera, confesó que le dio las recomendaciones oportunas a Urdangarin para que abandonara Nóos, que, en su opinión, le dio "la impresión" de que "iban a ser cumplidas". Sin embargo, poco después llegaban Areté -"tampoco me pareció bien cómo funcionaba", informó el conde de Fontao en su declaración- y FDCIS, sobre la que asegura que "podía dirigir en la sombra, pero esta fundación se desarrollaba en la claridad".

Para acabar su declaración, el que fuera asesor legal de la Casa Real llevó la contraria tanto a la Infanta como a Urdangarin, al asegurar que "las actividades privadas de los miembros de la familia real no las llevaba nadie". De igual manera, quiso dejar claro que no tuvo ningún tipo de implicación con las fundaciones del marido de la Infanta: "No participé en ningún caso en la captación de fondos", aseguró.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios