PLENO DE INVESTIDURA EN 10 DÍAS

Granada pone contra las cuerdas a Rivera: deberá elegir entre PP y PSOE una vez más

En 10 días se celebrará el pleno de investidura en el Ayuntamiento de Granada. El PP confía en convencer a C's de que lo siga apoyando. Los socialistas dan por hecho su pacto

Foto: El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera (i), junto al presidente y portavoz del grupo parlamentario en Andalucía, Juan Marín (d). (EFE)
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera (i), junto al presidente y portavoz del grupo parlamentario en Andalucía, Juan Marín (d). (EFE)

La clave vuelve a estar en manos de Ciudadanos, y la situación actual en Granada se puede convertir en la antesala de las próximas elecciones generales. La dimisión del hasta ahora alcalde de Granada, el popular José Torres Hurtado -forzada por Génova, así como la de la concejala de Urbanismo, Isabel Nieto, y el presidente del PP de Granada, Sebastián Pérez, enemigo político de Torres Hurtado-, obligará al grupo de centro liderado por Luis Salvador en la ciudad andaluza a retratarse en apenas 10 días, cuando se celebre un nuevo pleno de investidura.

El candidato popular a la alcaldía será el hasta ahora número tres y portavoz del equipo de gobierno del PP de Granada, Juan García Montero, y en las filas del PP confían en llegar a un acuerdo con Ciudadanos en este periodo, máxime a las puertas de la convocatoria de unas generales. La idea es convencer al partido de Albert Rivera para que continúe gobernando el PP con un nuevo candidato, tras haber 'limpiado' al grupo municipal de la sombra de la corrupción. En la formación naranja, sin embargo, insisten en que "la dimisión llega mal y tarde" y reprochan a los populares haber reaccionado solo ante la presión de los de centro.

Granada pone contra las cuerdas a Rivera: deberá elegir entre PP y PSOE una vez más

En realidad, la marcha de Torres Hurtado lo que hizo fue frenar una moción de censura que PSOE y C's tenían muy avanzada. El plan pasaba por apoyar al candidato socialista, Francisco Cuenca, con los votos a favor de los cuatro concejales de Ciudadanos, el edil de IU y la abstención de Vamos Granada -marca de Podemos en el consistorio granadino-. Al haberse producido la dimisión del regidor, ninguna moción de censura podrá desarrollarse en este periodo.

Por eso, en el PSOE la visión es distinta y aseguran que la alianza con la formación nacida en Barcelona es especialmente fuerte en Andalucía. De hecho, la negociación de la posible moción se gestó directamente entre las direcciones de ambas formaciones en Madrid. Por parte de Ciudadanos, fue José Manuel Villegas -mano derecha de Rivera y jefe de su equipo negociador- el que mantuvo varias conversaciones en estos días con César Luena, secretario de Organización del PSOE, en coordinación con sus respectivos 'hombres fuertes' en la región andaluza: el dirigente de centro Manuel Buzón y el socialista Juan María Cornejo.

Tras haber impedido el PP que saliera adelante la moción de censura, el PSOE espera que el pacto se haga efectivo en el pleno de investidura, contando con los votos de Ciudadanos para desbancar al PP. En todo caso, los socialistas necesitarían también el apoyo de Vamos Granada para sacar adelante la propuesta de su candidato. Aunque PSOE y Ciudadanos sellaron un pacto de gobierno a nivel nacional entre Pedro Sánchez y Albert Rivera, y sostienen el Gobierno de Susana Díaz en la Junta andaluza, la formación de centro deberá retratarse una vez más en el Ayuntamiento de Granada en plena precampaña del 26-J.

El hasta ahora alcalde de Granada, José Torres Hurtado, en la rueda de prensa en la que presentó su dimisión.
El hasta ahora alcalde de Granada, José Torres Hurtado, en la rueda de prensa en la que presentó su dimisión.

Por eso, los populares subirán la presión contra Rivera y esperan que Ciudadanos al final evite la fotografía de desbancar el Gobierno municipal popular a costa de un pacto con PSOE y la candidatura de Podemos en Granada. Aun asi, el partido de centro no ha escatimado sus duras declaraciones contra los populares cuando 'pesos pesados' de la ejecutiva nacional insistieron este mismo lunes en que el PP no podía seguir al frente del consistorio granadino. La versión de los naranjas pasaba por continuar "conversaciones" con los demás partidos de la oposición para encontrar una solución que, 'a priori', pasaba únicamente por la moción de censura para garantizar que Granada tuviera un Gobierno sin el PP.

Cada movimiento cuenta de cara al 26-J

El caso de Granada llegó en un momento especialmente complejo. Esta semana está llamada a ser la de las negociaciones definitivas, teniendo en cuenta que los próximos 25 y 26 el Rey se reunirá con los representantes de las distintas fuerzas parlamentarias para comprobar si todavía es posible convocar un último debate de investidura para lograr un acuerdo 'in extremis' o definitivamente los españoles acudirán a las urnas el 26 de junio. Pero las conversaciones están ya en fase de agotamiento, tras el fracaso de la mesa entre PSOE, C's y Podemos.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera (d), y el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. (EFE)
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera (d), y el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. (EFE)

La inacción del PP -Rajoy anunció que el viernes llamará a Pedro Sánchez si percibe algún gesto de aprobación por su parte- ha frustrado hasta ahora la voluntad de Albert Rivera de que los equipos negociadores de los tres partidos constitucionalistas iniciaran una ronda de negociación. El único acuerdo posible, según miembros de la cúpula naranja, pasa por que haya un entendimiento entre las tres fuerzas. Escenario que hasta ahora no tiene ninguna posibilidad y que limita en gran parte el papel de mediador de Ciudadanos.

Y pese al pacto escenificado entre socialistas y naranjas, todas las encuestas indican -también la elaborada por DYM para El Confidencial- que el panorama tras el 26 de junio no cambiará sustancialmente, aunque sí permitiría un desenlace distinto al actual, al acercarse a la mayoría absoluta la suma de PP y Ciudadanos. Este escenario daría un vuelco a las estrategias desarrolladas hasta ahora, como ya adelantó el propio presidente de Ciudadanos, al reconocer que el pacto firmado con Pedro Sánchez "decaería" en caso de celebrarse nuevos comicios. Los populares prefieren no hacer cábalas ni futuribles, pero estudian ya posibles escenarios en los que Ciudadanos puede convertirse en la llave de la gobernabilidad. De ahí que a partir de ahora cada movimiento cuenta y puede ser leído en clave nacional: también el del Ayuntamiento de Granada.  

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios