fraude en la acusación contra la infanta

Las conversaciones delatan a Pineda, Bernad y... al presidente de Unicaja, Braulio Medel

El secretario general de la entidad malagueña, Fernández Noriega, pactó con Ausbanc un interrogatorio 'light' en el caso ERE y la absolución del banquero a cambio de un millón

Foto: El secretario general de la organización Manos Limpias, Miguel Bernad (i), y el abogado Luis Pineda. (EFE)
El secretario general de la organización Manos Limpias, Miguel Bernad (i), y el abogado Luis Pineda. (EFE)

Luis Pineda, presidente de Ausbanc, era el vértice de la organización criminal. El capo. El extorsionador que pedía dinero a cambio de que Miguel Bernad, el secretario general de Manos Limpias, archivara las mediáticas querellas que el pseudosindicato de funcionarios presentaba aquí y allá. Porque Bernad era un títere, una persona a la que Pineda "manejaba y controlaba" y cuya organización financiaba, según el juez Santiago Pedraz, que ayer envió a ambos a prisión incondicional. Entre las víctimas de esas extorsiones estaba el Sabadell, Caixabank y la propia infanta Cristina, para la que el sindicato pide ocho años de cárcel en el caso Nóos... Y Braulio Medel, presidente de Unicaja, que aceptó el chantaje. Las conversaciones que acreditan los indicios contra Pineda y Bernad revelan que el dirigente de la entidad malagueña, a través de un subordinado, pactó su interrogatorio judicial con Manos Limpias para que le fuera favorable. También acordó la retirada de la acusación de este colectivo en el caso de los ERE. Todo por algo más de un millón de euros.

La persona que aceptó esos amaños fue Ángel Fernández Noriega, secretario general de Unicaja. Y el chantajista era Pineda, que mantuvo conversaciones cruzadas con este y con el abogado de Manos Limpias en Sevilla, José María Gómez de León, para coordinar la estrategia. El presidente de Ausbanc pide a este último que le envíe los escritos sobre Medel, al que hasta el momento el sindicato de funcionarios acusa de un fraude de 117 millones de euros cuando era consejero del Instituto de Fomento de Andalucía (IFA/Idea). Pero en los días previos a la declaración del presidente de Unicaja como imputado, Pineda y Noriega intensifican sus contactos. En sus conversaciones ultiman los detalles de esa comparecencia "para que transcurra en un sentido favorable al presidente de Unicaja", según Pedraz. Noriega adelanta a Pineda que Medel ve con buenos ojos su estrategia para sacarlo del caso de los ERE. Por su parte, Pineda recuerda a Noriega que para que todo sea como han preparado, "tiene que producirse el pago de diversos convenios entre Ausbanc y Unicaja", según el instructor. El pasado 2 de febrero, esa entidad transfirió a sociedades de Ausbanc 617.127 euros.

Las conversaciones delatan a Pineda, Bernad y... al presidente de Unicaja, Braulio Medel

Ha llegado el momento. Es 17 de febrero de 2016. Hora de poner en marcha el plan. Medel tiene que declarar como imputado en el Juzgado de Instrucción 6 de Sevilla, el que instruye los ERE fraudulentos. Tras su comparecencia ante la jueza, Pineda y el abogado de Manos Limpias, Gómez de León, afirman públicamente que barajan la petición de archivo de la causa contra Medel. Que han quedado muy satisfechos con su declaración. Para Pedraz, esa posición demuestra "un cambio radical" respecto a las manifestaciones efectuadas por Manos Limpias y Pineda con anterioridad a las negociaciones y acuerdos entre este último y el secretario general de Unicaja, Fernández Noriega. "Un ejemplo de ello es que el 15 de octubre de 2015", es decir, solo cuatro meses antes, "Manos Limpias pedía el cese inmediato del presidente de Unicaja por estar implicado en el caso de los ERE". Al día siguiente del interrogatorio de Medel, Pineda y Fernández Noriega celebraron juntos lo bien que se había ejecutado lo planificado.

Pero solo un día después de la celebración, el 19 de febrero, Fernández Noriega recibe varios mensajes de Pineda en su móvil. "Tengo hasta el miércoles de la semana próxima para cumplir mi palabra. Tenéis que abonar los 400 adeudados y de los que tenéis todos los documentos y facturas. O no respondo". Según el juez, esa comunicación demuestra cómo el presidente de Ausbanc exige el pago de otros 400.000 euros "como condición para presentar el escrito en el que se solicitará el archivo de la causa" contra Medel. Ese pago debió efectuarse, porque el 29 de febrero, Pineda dio órdenes al abogado de Manos Limpias para que, al día siguiente, 1 de marzo, presentara su escrito retirando la acusación. También le exigió que se lo mandara sellado. Pineda lo habría metido en un sobre y se lo habría hecho llegar al presidente de Unicaja con "las significativas palabras" -escribe el juez- de "a la atención de don...", "remite Luis Pineda", "misión cumplida"...

Las conversaciones delatan a Pineda, Bernad y... al presidente de Unicaja, Braulio Medel

La relación de Unicaja con el presidente de Ausbanc llegó a ser tan intensa que alguien de la entidad filtró a Pineda que estaba siendo investigado por la Audiencia Nacional. El grupo II de fraude financiero de la UDEF se puso en contacto con la entidad el pasado 25 de febrero para pedirle información sobre una cuenta de Pineda. En el correo electrónico enviado por la policía se explicaba que el juzgado de Pedraz lo estaba investigando y que las diligencias estaban declaradas secretas. Desde ese día, según el juez, las llamadas y las conversaciones entre la entidad bancaria y Ausbanc pasaron a ser inexistentes. El 22 de marzo, otra conversación grabada del adjunto a la dirección de la organización de usuarios de banca, Ángel Garay -también detenido el viernes y puesto ayer en libertad-, revela que Pineda ha sido informado de las investigaciones que se siguen contra él.

Las conversaciones grabadas dejan también en muy mal lugar a Ausbanc y Manos Limpias en la estrategia para extorsionar a Cristina de Borbón para retirar la acusación del sindicato contra ella en el caso Nóos. El pasado 29 de febrero, Pineda llama a Jaume Giró Ribas, director general de la Fundación La Caixa, en cuya área internacional trabaja la Infanta. La forma de actuar sería la misma que en el caso de Unicaja: una declaración pública convenida entre ambos que luego sirviera para justificar la absolución.

La siguiente llamada relevante se produce el 3 de marzo, la fecha histórica en que un miembro de la familia real tuvo que declarar por primera vez en la historia de España como imputada. La abogada de Manos Limpias, Virgina López Negrete, había estado especialmente incisiva. Cristina de Borbón se negó a contestar a sus preguntas, pero ella consignó una por una las cuestiones que traía preparadas. Muchas de ellas evidenciaban las contradicciones en la versión de la hermana del Rey. Todo el mundo las escuchó, una por una. Todas quedaron sin respuesta.

Pasadas las nueve de la noche, cuando el interrogatorio acababa de terminar, Pineda llama al jefe de prensa de Manos Limpias, Francisco Javier Castro. Ambos comentan la intervención y las declaraciones de Negrete y se muestran de acuerdo en que la letrada "se ha pasado". El presidente de Ausbanc le dice a Castro textualmente: "Luego tendrá que plegar velas y punto". Según Pineda, la letrada tendrá que "hacer lo que deba hacerse, no lo que le guste a ella", a lo que añade: "Su momento de gloria ya lo ha tenido". Es decir, que Virginia López Negrete, según ambos, tendría que ajustarse respecto de la Infanta a las directrices que le marquen, las cuales, según el juez, "estarían encaminadas al archivo de la causa si Pineda logra un acuerdo económico que le satisfaga".

Pineda continúa con el chantaje 10 días después. Esta vez, su interlocutor es el subdirector general de la asesoría jurídica del Banco Sabadell, al que llama el 14 de marzo a las dos menos diez de la tarde. Le pide que comunique a Miquel Roca -uno de los abogados de la Infanta y secretario no consejero de esa entidad bancaria- que el interlocutor para negociar el archivo del caso es él mismo. El directivo del Sabadell le llama de vuelta pasadas las cinco de la tarde. Le dice que Roca le ha pedido que acuda él mismo a la entrevista con Pineda. Ambos quedan en verse al día siguiente en Madrid.

Pero a diferencia de con Medel y Unicaja en el caso de los ERE, en esta ocasión el tiro le sale por la culata. El ejecutivo del Sabadell acude a la UDEF para denunciar el chantaje el 29 de marzo. Cuenta, además, que seis meses antes había sido el secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad, el que le había ofrecido el mismo trato sobre la hermana del Rey a cambio de una "ayuda económica" de dos millones "para el propietario de una empresa de seguridad".

Al día siguiente, el asesor jurídico, esta vez acompañado de Miquel Roca, vuelve a presentarse ante la policía. Ambos cuentan que en la reunión que mantuvo el primero con Pineda por indicación del abogado de la Infanta, aquel les aseguró que estaban planteándose cambiar su posición en lo relativo a la acusación popular, pero que habían tenido muchos gastos procesales que estimaban que podrían haber llegado hasta los tres millones de euros. El directivo del Sabadell confirmó que era un chantaje y dio por finalizada la entrevista sin querer hablar más del tema. Un mes después, Bernad y Pineda fueron detenidos por la UDEF. La de ayer fue la primera noche que pasaron en la cárcel de Soto del Real.

 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios