detenida la cúpula de manos limpias y ausbanc

La acusación contra la Infanta en el caso Nóos, en el aire por la operación Nelson

La operación contra Manos Limpias deja a la infanta Cristina a las puertas de la absolución tras descubrirse que la acusación popular pedía tres millones por retirarse del caso

Foto: La acusación contra la Infanta en el caso Nóos, en el aire por la operación Nelson (Efe).
La acusación contra la Infanta en el caso Nóos, en el aire por la operación Nelson (Efe).

La operación Nelson lanzada a primera hora de este viernes por la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional contra Manos Limpias y la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc) por coordinarse para interponer querellas y exigir luego dinero para retirarlas va a dejar en el aire la acusación contra la infanta Cristina, que ha permitido sentarla en el banquillo contra el criterio de todos los resortes del Estado.

Según fuentes cercanas al caso, las indagaciones de los expertos en delitos económicos de la Policía arrancaron en los primeros meses de 2014, tras recibir varias denuncias de presuntas víctimas de Ausbanc que revelaron que el presidente de esta supuesta asociación de defensa de los consumidores, Luis Pineda, había creado un 'holding' empresarial que se nutría de extorsiones a grandes empresas, bancos, aseguradoras y todo tipo de personalidades. Pineda amenazaba con organizar campañas difamatorias y emprender acciones judiciales contra quienes se negaran a pagarle hasta 400.000 euros al año por supuestos servicios de publicidad y patrocinio.

Las primeras pistas fueron ratificadas posteriormente ante la Policía por directivos de decenas de empresas afectadas que, hasta que la UDEF inició la investigación, nunca se habían atrevido a denunciar los chantajes de Ausbanc. Ni siquiera habían acudido a comisaría las corporaciones que estaban sufriendo los ataques de las publicaciones de Pineda (Ausbanc, Mercado de Dinero, Alcuza, Dinero y Salud, Justicia y Derecho, El Club de la Buena Vida...) por oponerse a sus exigencias.

Manos Limpias entra en el caso

Todos los indicios situaban el foco sobre Ausbanc, pero la investigación dio un giro en los últimos meses tras descubrir que los dirigentes de la asociación se estaban coordinando con el sindicato Manos Limpias para elevar la presión sobre sus víctimas, interponer querellas o personarse en procesos ya abiertos (Ausbanc tiene vetado desde 2014 ejercer como acusación popular), multiplicar la proyección pública de sus acciones y reclamar luego el dinero que obtenían mediante las presuntas extorsiones. Los contactos entre Pineda y el secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad, eran continuos y demostraban que ambos seguían una estrategia premeditada y concertada.

Con todo, el objetivo principal de las pesquisas siguió siendo Ausbanc y se pensó en dejar para una segunda fase de la operación Nelson las indagaciones relacionadas con Manos Limpias. Sin embargo, solo semanas después del toparse con esa conexión que había pasado desapercibida hasta ahora, los agentes de la Brigada de Delincuencia Económica y Fiscal de la UDEF encargados del caso descubrieron que, como reveló El Confidencial este jueves, Manos Limpias y Ausbanc estaban negociando con dos de los mayores bancos españoles la retirada de la acusación contra la infanta Cristina en el caso Nóos a cambio del pago de tres millones de euros. Las conversaciones estaban tan avanzadas que las dos asociaciones desarticuladas por la Policía llegaron a plantear la fórmula de cobro: la mitad por anticipado y el resto después de que se retirara oficialmente la acusación contra la Infanta.

Esta era la fórmula de cobro: la mitad por anticipado y el resto después de que se retirara oficialmente la acusación contra la Infanta

El juicio seguirá, pero condicionado por 'Nelson'

La UDEF no tuvo más remedio que acabar incluyendo a Manos Limpias en esta primera fase del caso, y la consecuencia más inmediata va a ser que la acusación contra la hermana de Felipe VI, que consiguió sentar por primera vez en la historia de la democracia a un miembro de la familia real ante los tribunales, puede desvanecerse ahora dejando a la presunta responsable de dos delitos fiscales a las puertas de la absolución.

Según fuentes jurídicas, el procedimiento seguirá adelante porque Manos Limpias ya fue aceptada al comienzo del juicio como acusación popular. Es decir, que, en teoría, la operación Nelson no tiene ningún efecto procesal en el caso Nóos. Incluso si la representante del sindicato en la causa, la abogada Virginia López Negrete, presentara ahora su renuncia, Manos Limpias podría nombrar nuevo letrado y el procedimiento continuaría, aunque este tendría derecho a solicitar una suspensión de la vista para estudiarse el caso e incluso podría reclamar interrogar a los acusados y testigos a los que ya habría preguntado su predecesora.

No obstante, las fuentes consultadas advierten de que, si finalmente se confirma que el sindicato y Ausbanc estaban comerciando con su personación en Nóos, el abogado que represente a Manos Limpias, sea cual sea, se enfrentaría a una acusación por cooperar con el fraude y la extorsión. La decisión de retirar la acusación contra la infanta solo puede tomarla el sindicato. Miguel Bernad, detenido este viernes, tiene la última palabra. 

Por su parte, la defensa de la infanta Cristina tiene la intención de que el juicio continúe y de que termine mediante sentencia: "Queremos que la situación de la Infanta se resuelva en este proceso", aseguró Jaume Riutord en declaraciones a 'El País'. "Queremos que sea en este procedimiento donde se esclarezcan las cosas y que se termine mediante sentencia", afirmó. Mientras tanto, la abogada de Manos Limpias, Virginia López Negrete, manifestó su intención de mantener la acusación "hasta el final", pese a asegurar estar "indignada y cabreada".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
30 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios