El Tribunal Supremo amenaza el flamante reglamento de Margallo de los diplomáticos
  1. España
EL ACCESO A LA CARRERA DIPLOMÁTICA, pUNTO CALIENTE

El Tribunal Supremo amenaza el flamante reglamento de Margallo de los diplomáticos

El alto tribunal revisará el reglamento aprobado en consejo de ministros durante el verano de 2014

Foto: El ministro de Exteriores en funciones, Jose Manuel Garcia-Margallo, en una imagen de archivo. (EFE)
El ministro de Exteriores en funciones, Jose Manuel Garcia-Margallo, en una imagen de archivo. (EFE)

El Tribunal Supremo ha admitido a trámite una demanda presentada por Sisex, el sindicato mayoritario entre los diplomáticos, en la que se exige la impugnación del reglamento de la Carrera Diplomática, aprobado por el consejo de ministros el pasado 26 de julio de 2014.

La demanda, a la que ha podido tener acceso El Confidencial, se fundamenta endos aspectos: el déficit denegociación colectiva y el exceso delibre designación de diplomáticos. Este último punto, conocido popularmentecomo 'El bombo', es la patata caliente de Margallo. Como este diario explicó anteriormente, el nuevo sistema debía limitar al máximo la libre designación de los diplomáticos, si bien desde Exteriores numerosas fuentes confirman que no ha sido así: "Es como si hubiesen oficializado el 'dedazo'. Es verdad que todos se pueden presentar a una convocatoria y que estas son públicas, pero esas solicitudes pasan por una Junta de la Carrera totalmente opaca y terminan en una terna que, para colmo, ni siquiera es vinculante. Es decir, el ministro puede nombrar a quien desee como embajador, la meritocracia ha muerto".

El sindicato mayoritario considera que la libre designación "como sistema único de provisión de puestos de trabajo en el exterior" entra en conflicto con el artículo 36 del Real Decreto 364/1995, de 10 de marzo, que detalla el Reglamento general de ingreso de personal al servicio de la Administración general del Estado. "Los puestos de trabajo adscritos a funcionarios se proveerán de acuerdo con los procedimientos de concurso, que es el sistema normal de provisión", reza el primero de sus puntos. En este mismo texto se explica que solo ha de recurrirse a la libre designación "en casos excepcionales" y con la "debida justificación", una circunstancia que no se cumple a ojos de Sisex: "Entiende esta representación que dicha omisión [de la justificación] no hace sino pervertir el sistema de nombramientos, favoreciendodesignaciones particulares", reza la demanda.

Se trata de una queja extendida en el Ministerio de Asuntos Exteriores. Buena parte de los diplomáticos tenían la esperanza de que el nuevo reglamento sirviese para iluminar un proceso, el de elección de altos cargos en el extranjero, que históricamente ha sido decisión de unos pocos. No obstante, fuentes diplomáticas aseguran que los cambios no han ido mucho más allá de la cosmética y que, al final del pasillo, un dedo sigue otorgando las plazas más suculentas sin justificaciones. "La libre designación es que, entre dos candidatos iguales, escojas al que quieras, no que escojas al más malo solo porque es tu amigo", dicen desde el ministerio.

El Sisex va un paso más allá relacionando casos como el del embajador de Bélgica con la libre asignación: "Es más, Sisexconsidera que el origen de los abusos de autoridad y de las más diversas irregularidades -desgraciadamente mucho más habituales que este caso concreto- se encuentra precisamente en la mencionada práctica de 'castigar cesando', que crea, estimulada 'ad nauseam' por la libre designación como procedimiento de nombramiento, las condiciones para vaciar de Estado de derecho embajadas y consulados".

El ejemplo de la Policía

Fuentes del ministerio afirman que el recurso le ha dolido especialmente al ministro Margallo, que ha llegado a considerar en público el reglamento como "el legado que dejaré en Exteriores". En esta línea de descontentose expresóel subsecretario González-Aller, el hombre fuerte de Torres Ágora, durante una reunión con miembros del Sisex a principios de mes, donde les acusó de "montar un complot político" y les reprendió duramente por llevar el reglamento ante los tribunales.

Existe, por último, el temor a que la situación derive hacia la que vive la Policía Nacional, cuyos nombramientos recientes están siendo investigados por el Tribunal Superior de Justicia de Canarias por una demanda contra la politización de los altos cargos. "No es el mismo caso. El ministro está convencido de que todo en el reglamento está en regla, que se ha cumplido escrupulosamente con la ley y que el reglamento seguirá vigente sin mayor problema", explican desde el entorno de Margallo.

Tribunal Supremo José Manuel García Margallo
El redactor recomienda