Relato del terror desde el interior del Parlamento Europeo
  1. España
estado de 'shock' en la capital belga

Relato del terror desde el interior del Parlamento Europeo

Los eurodiputados españoles cuentan su experiencia desde la institución, que les ha recomendado no salir de allí. Algunos narran el pálpito de una ciudad desierta, encogida por el dolor y blindada

Foto: Pasajeros del metro son evacuados tras la explosión de la estación de Maelbeek en Bruselas, este 22 de marzo. (Reuters)
Pasajeros del metro son evacuados tras la explosión de la estación de Maelbeek en Bruselas, este 22 de marzo. (Reuters)

Hablan aún con el susto en el cuerpo, con la conmoción por haber sentido muy cerca la tragedia yihadista en el corazón de Europa. Bruselas, la ciudad sacudida este martes por la dentellada terrorista en varias explosiones que se han llevado por delante la vida de una treintena de personas e hirieron a más de cien. Varios eurodiputados españoles se enteraron de los atentados suicidas por los medios, cuando se encontraban en la Eurocámara o de camino hacia allí. Enseguida llamaron a los suyos, hablaron con sus equipos en España, se cercioraron de que estaban todos bien y a estas horas permanecen en las instalaciones comunitarias, porque les han recomendado no salir.

Las informaciones iniciales de las explosiones en el aeropuerto de Zaventem le llegaron a Iratxe García, la portavoz del PSOE en la Eurocámara, en casa, antes de trasladarse "con normalidad" en coche a la institución. Lo supo a través de los periodistas de su equipo, y lo trasladó al resto de la delegación en el grupo de WhatsApp. Una de sus compañeras, Sole Cabezón, contestó enseguida. Ella estaba en Zaventem. Acababa de pasar el control de seguridad y estaba yendo hacia la puerta de embarque. Iba a volver hacia España, aunque su vuelo fue cancelado. Ella vivió la locura y el caos en primera persona, antes de volver hacia la ciudad. Su móvil no estaba operativo en toda la mañana. También su colega Juan Fernando López Aguilar se dirigía hacia el aeródromo cuando ocurrió todo. "Comunicaciones cerradas, fronteras cerradas, un desastre sin precedentes", describe por mensaje.

Gritos de angustia tras la explosión en el aeropuerto de Bruselas

Sergio Gutiérrez, el secretario general del grupo socialista, pudo llegar a pie al Parlamento, porque vive cerca. Pero tanto él como su compañera Iratxe pudieron oír testimonios de colegas, funcionarios y asesores, como José Antonio Espejo, a los que les pillaron las explosiones muy cerca, porque muchos residen en el barrio europeo, afectado por una de las explosiones. Que cogieron el metro y salieron de Maelbeek pocos minutos antes, que sentían que les podía haber pasado a ellos. En el metro o en el aeropuerto, en el que los eurodiputados como mínimo, como subraya Gutiérrez, pasan "dos veces por semana". Por ese 'hall' central donde se materializó la masacre.

Los golpes "ni se esperan ni se interpretan"

Esta semana la Eurocámara no estaba a pleno rendimiento, porque a partir del jueves es festivo y porque no había pleno programado, por lo que no todos los parlamentarios se encontraban en la capital belga. La institución recomendó a los que sí estaban allí que mejor no saliesen. Cerró todas las puertas sellándolas con vallas y sólo permitió entrar y salir por una de ellas, para controlar más la seguridad y el tránsito de gente. Gutiérrez llegó a pie al Parlamento, pero quiso pasearse por la ciudad. Y, como también narra el portavoz popular, Esteban González Pons, Bruselas se veía más vacía de lo normal, casi desierta, conmocionada.

Había policía, sirenas, vaivén, helicópteros... La sensación es de total excepcionalidad. La gente está en 'shock'", cuenta Sergio Gutiérrez

"Había mucha policía, mucha sirena, mucho vaivén, helicópteros, ruido de hélices... La sensación es de total excepcionalidad. Estábamos ya acostumbrados a tener soldados del Ejército armados hasta los dientes en cualquier punto. La imagen era la de una capital militarizada. A priori te daba sensación de miedo, luego de seguridad. Pero ahora ves que es muy fácil hacer daño. No sólo es que quieran matar, sino que los yihadistas están dispuestos a matarse ellos. La gente aquí está en estado de 'shock'", cuenta Gutiérrez a través de una llamada de WhatsApp, porque las líneas telefónicas seguían dando problemas horas después de las explosiones. "En Bruselas hay mucha confusión, la ciudad está desierta y las instituciones vacías, y tanto el Ejército como la Policía tienen tomadas las calles", añade Pons, quien advierte que "los golpes del terrorismo ni se esperan ni se interpretan". "Sirenas, emergencia, helicópteros", resume expresivamente López Aguilar.

Margallo, “conmocionado”, insiste en la necesidad de acciones militares contra los terroristas

La portavoz de UPYD en el Parlamento Europeo, Maite Pagazaurtundua, vivió el desarrollo de los atentados en Bruselas esta mañana desde su despacho en el corazón de Europa. Suele ir al trabajo caminando, uno de sus ratos preferidos del día, por lo que tampoco esta mañana cogió el metro en la capital belga. Llegó muy pronto a la Eurocámara, como acostumbra, según explica al otro lado del teléfono. No escuchó la explosión de la estación de Maalbeek pese a su cercanía con la sede de la institución. “La verdad es que aquí estamos ciertamente aislados”, asegura. Desde su ventana sólo ve edificios y ni siquiera percibe el perímetro de seguridad que a primera hora, cuando estalló la noticia, agentes de seguridad impusieron.

La respuesta

Lo que lleva escuchando con cierta inquietud desde la hora de los atentados son las sirenas y el vaivén de los coches de policía y ambulancias que transitan con intensidad la ciudad. Afirma que por lo demás nota un “silencio sepulcral”. Cuando esta mañana comenzaron a circular las noticias, Pagaza se encontraba trabajando en el borrador de la directiva europea sobre la lucha contra el terrorismo. Precisamente ayer varios miembros del Parlamento trabajaban en el envío de la misma a personales relevantes en España “que por desgracia, tienen muchas experiencias que aportar”, afirma. La directiva lo que pretende es un intento de definición de los delitos por terrorismo para que puedan tener efectos penales actualizando la decisión marco de 2002 del Consejo Europeo.

Pedro Sánchez: “Frente al terror tiene que prevalecer la libertad”

A Marina Albiol, portavoz de IU en la Eurocámara, le pilló la primera explosión, la del aeropuerto, ya en la institución. Desde entonces, pudo palpar en la casa lo que todos los eurodiputados consultados cuentan, la imagen de una gran urbe blindada, con el aeropuerto, el metro o los comercios cerrados, la "preocupación" por lo ocurrido, y también la sensación de transmitir "tranquilidad", pese al caos y la alarma. Lo mismo expresa Iratxe García: "Hay que intentar estar tranquilos, no elevar el estado de nerviosismo, confiar en que las cosas se están haciendo bien".

Los eurodiputados insisten en trasladar "tranquilidad" pese a la alarma, confianza en que el Estado de derecho y la unidad de todos vencerá a los terroristas

El envío del borrador de la directiva europea permanecerá a la espera tras la tragedia que sacudió Bruselas este martes de Semana Santa. Pagaza ve “un mensaje clarísimo” en lo acontecido esta mañana en el aeropuerto de la ciudad y en una estación de metro pegada a a la Eurocámara, que se suma a los muchos atentados yihadistas ocurridos en el último año y medio en Francia y Bélgica. “Hay que responder sabiendo que nos vamos a enfrentar a ellos con toda fuerza de la ley, y sólo con la ley porque no somos como ellos”, asiente con rotundidad la dirigente magenta, muy cerca del epicentro de la tragedia. Este periódico no logró contactar con ninguno de los cinco eurodiputados de Podemos. Los dos de Ciudadanos estaban en España.

Imágenes del desalojo en el metro de Bruselas tras la explosión

"Todos somos vulnerables"

"El significado es que ningún lugar está libre de amenaza -señala García- y que la única receta es la unidad de los demócratas, luchar todos juntos sin renunciar a las libertades, con dolor pero sin miedo". "El combate al terrorismo nunca puede ser a costa de derechos y libertades y siempre en el marco de la legalidad internacional", opina Albiol. "No sé si esta es una guerra, como dijo el presidente francés, François Hollande, pero sí debemos ser conscientes de que las células terroristas atentarán si pueden hacerlo. Todos somos vulnerables".

El Parlamento, acostumbrado a tener entre sus paredes cerca de 7.000 personas cada día, está hoy más vacío que de costumbre. Algunos diputados no se encuentran ya en Bélgica al haber comenzado las fiestas de Pascua y otros, que todavía no habían llegado a la institución, decidieron no acudir porque el departamento de recursos humanos les recomendó no moverse de donde estuvieran. García, Gutiérrez o Pagaza no saben cuándo saldrán de allí: los parlamentarios cuentan con cafetería, supermercados y otros servicios en su interior. Por el momento, todos los dirigentes comienzan a comunicarse con los líderes de sus respectivos partidos y países para trazar una respuesta conjunta y unánime contra la barbarie yihadista. Y están a la espera de si podrán dejar Bruselas en los próximos días. Pero la capital belga es una ciudad encogida por el 'shock' de la masacre y totalmente amurallada.

Parlamento Europeo Terror Atentados de Bruselas Bruselas Bélgica Terrorismo UPyD Izquierda Unida Esteban González Pons Maite Pagazaurtundua Ciudadanos Eurodiputados
El redactor recomienda