el café cuesta 0,85 € desde 2013 y la caña, 0,95

Iglesias comerá barritas por 2,45 € hasta 2018: precios bajos y congelados cuatro años

Las tarifas de la cafetería del Congreso no solo son más bajas que las de otros bares de la misma zona, sino que también están congeladas desde el 1 de enero de 2014 y no cambiarán hasta 2018

Foto: El líder de Podemos, Pablo Iglesias. (EFE)
El líder de Podemos, Pablo Iglesias. (EFE)

El líder de Podemos situó de nuevo el foco este lunes sobre los precios de la cafetería del Congreso. Pablo Iglesias publicó un tuit en el que informaba de que estaba tomando su “primer desayuno en la cafetería” de la Cámara Baja. “Barrita con tomate, café con leche y refresco, 2,45 €. Más barato que en la facultad”, escribió con tono de sorpresa. El mensaje no tardó en provocar una ola de indignación en las redes sociales, incluso entre seguidores de Podemos, por el bajo coste del servicio de restauración que disfrutan los diputados, empleados del Congreso, periodistas y cualquier visitante. Lo que no se sabe es que, además de ser excepcionalmente baratos, esos precios llevan congelados desde el 1 de enero de 2014 y no sufrirán ninguna variación al menos hasta el 1 de enero de 2018.

Esa es una de las condiciones que impuso el Congreso cuando sacó a concurso el servicio de cafetería en mayo de 2013. La empresa adjudicataria recibiría una subvención anual de 1.050.000 euros más IVA (4.287.500 euros más IVA en total) por la prestación de ese servicio, además del dinero que cobrara directamente a los usuarios, pero debía comprometerse a respetar los precios fijados por la propia Cámara Baja, muy por debajo de los que pueden encontrarse en cualquier bar de la misma zona de la capital y también de los que suelen frecuentar los diputados en sus ratos libres.

La polémica del gin-tonic

La polémica estalló después de que este diario revelara que el Congreso también iba a imponer al nuevo adjudicatario un precio máximo para las bebidas alcohólicas. En plena crisis, la Cámara iba a destinar fondos públicos para que el gin-tonic de Larios, por ejemplo, no costara más de 3,45 euros, el cubalibre, no sobrepasara los 3,40 euros y el whisky con refresco, se quedara en 5,35 euros, siempre con IVA ya incluido. La diferencia con el precio real se cubriría con la subvención.

El gin-tonic es una de las bebidas ofertadas en el bar del Congreso.
El gin-tonic es una de las bebidas ofertadas en el bar del Congreso.

La Cámara Baja tardó ocho meses en rectificar. En enero de 2014 anunció que los precios de las bebidas alcohólicas quedaban fuera de la subvención y tendrían el mismo precio que en la calle. Pero el importe de la subvención siguió siendo idéntico y el resto de productos de la cafetería permanecerían subvencionados. Los precios no se moverán al menos hasta el 1 de enero de 2018, cuando entre en vigor un nuevo contrato de dos años de duración prorrogable por otros dos. En total, permanecerán congelados al menos durante cuatro años, ajenos a los incrementos que suelen experimentar todos los precios, al principio de año. Por ejemplo, la electicidad se encareció para los consumidores finales un 4,1% en 2014, y en 2015 experimentó una subida del 6,6%. Los diputados no tienen esos sobresaltos.

Cañas a 0,95 euros

El café, solo o con leche, cuesta 0,85 euros desde hace dos años, y seguirá así durante los próximos meses. Si el café se combina con una barrita con tomate, cuesta 1,39 euros; los refrescos parten de 0,99 euros, un céntimo menos de lo que fijaba como máximo el pliego de condiciones en 2013; el menú del día, que incluye primero, segundo, bebida y postre, está en 8,92 euros, apenas ligeramente superior a los 8,47 euros que costó entre 2010 y 2013; el corto de cerveza también está congelado en 0,95 euros, el largo se sirve a 1,35 euros y un botellín de un tercio, solo a 1,20 euros. Iglesias y el resto de diputados que salieron de las generales de diciembre podrán disfrutar de estas tarifas durante los próximos dos años, momento en el que terminará la adjudicación en vigor.

Los precios no se moverán al menos hasta el 1 de enero de 2018, cuando entre en vigor un nuevo contrato de dos años de duración prorrogable

El concurso de 2013 acabó siendo ganado por el grupo hostelero Eurest, gestor de la cafetería del Parlamento de Catalunya. Su victoria terminó con el control que el grupo del exvicepresidente de la CEOE Arturo Fernández, Arturo Cantoblanco, había ejercido ininterrumpidamente sobre esa concesión desde 1991. El pasado 1 de enero, la Cámara Baja autorizó a Eurest a prorrogar la concesión por otros dos años, hasta completar los cuatro años que fijaban como máximo los pliegos del contrato. En mayo de 2017, se pondrá de nuevo en marcha la maquinaria del Congreso para delimitar las condiciones de su servicio de cafetería hasta 2021. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios