intentó suicidarse en octubre

Aparece ahorcado en su celda el presunto asesino de la joven Eva Blanco

Ahmed Chelh, que fue detenido en Francia el pasado mes de octubre, se habría ahorcado con el cordón de sus zapatillas. Estaba preso en la cárcel de Alcalá Meco, en Madrid

Foto: El presunto autor del asesinato de Eva Blances trasladado por un agente de la Guardia Civil al juzgado de instrucción número 4 de Torrejón de Ardoz. (Efe)
El presunto autor del asesinato de Eva Blances trasladado por un agente de la Guardia Civil al juzgado de instrucción número 4 de Torrejón de Ardoz. (Efe)

El acusado de la muerte de la joven Eva Blanco, Ahmed Chelh, se ha suicidado esta pasada madrugada en su celda de la cárcel de Alcalá Meco (Madrid). El marroquí, que fue detenido en Francia el pasado mes de octubre, se ha ahorcado con el cordón de sus zapatillas según fuentes penitenciarias. Su cuerpo fue encontrado a las ocho de la mañana, cuando los funcionarios han abierto las celdas. "Siento la rabia de que no lo hayan podido juzgar", ha declarado el padre de Eva Blanco en 'Espejo Público'.

[Así se atrapó al asesino de Eva Blanco]

Desde que entró en la cárcel de Alcalá Meco el pasado 9 de octubre y hasta el 16 de diciembre Chelh -de 52 años, casado y con tres hijos-, estuvo con un protocolo de prevención de suicidios, que conlleva, entre otras medidas, el estar acompañado por un preso de confianza de la dirección de la prisión. Sin embargo, los médicos y psiquiatras del centro penitenciario consideraron que el protocolo podía ser levantado. 

El acompañantes, sin embargo, estuvo en la misma celda que Chelh hasta el 8 de enero, ya que el módulo de Alcalá Meco en el que están encerrados cuenta con 50 celdas y unos 80 internos, lo que implica que algunos de ellos deben compartir habitación con otros. Cuando se le encontró nuevo habitáculo, la dirección de la cárcel permitió que el supuesto asesino de Eva Blanco pasara a ocupar una celda solo.

Según fuentes penitenciarias, Chelh pasó los controles pertinentes a los que se someten todos los profesionales y trabajadores de la prisión, que dieron luz verde para que el presunto autor de la muerte de la niña estuviera solo en la celda. [Aquí puede leer una cronología del caso].

Ya intentó suicidarse en octubre

Eva Blanco. (Efe)
Eva Blanco. (Efe)

Esta no es la primera ocasión en la que Ahmed Chelh intenta suicidarse. El pasado 7 de octubre, cinco días después de ser detenido en Francia, intentó quitarse la vida en la celda de la prisión francesa de Besaçon haciéndose varios cortes en el cuello con un objeto de hierro o cristal. 

Imputado por la muerte de la joven en 1997, el pasado 15 enero Chelh reiteró su inocencia y aseguró ante la jueza que dos personas le obligaron subir al coche donde estaba retenida Eva Blanco y le pidieron que eyaculara sobre ella a punta de navaja, sin dar respuesta a por qué se halló ADN suyo en el cuerpo de la chica. 

Abandonó España dos años después del asesinato

Acusado de asesinato, agresión sexual y detención ilegal, Ahmed Chelh fue detenido en Francia el pasado 1 de octubre en una operación de la Gendarmería y la Guardia CIvil. De nacionalidad española, abandonó España en 1999, dos años después del asesinato de la joven en Algete (Madrid). Una vez declaró ante la Corte de Apelación de Besaçon, al norote de Francia, Chelh aceptó ser extraditado a España para ser juzgado.

En abril de 1997, el cuerpo sin vida de la joven Eva Blanco apareció en una cuneta, en un paraje denominado Las Pesqueras, junto a una rotonda de la carretera M-100 con evidentes signos de violencia, revelando la autopsia que la joven había recibido una veintena de puñaladas repartidas en la nuca, parte posterior del cuello y espalda después de violarla. La fuerte lluvia de esa noche 'limpió' de pruebas la escena del crimen, y solo se pudo encontrar una huella de zapato de hombre.
 

Aparece ahorcado en su celda el presunto asesino de la joven Eva Blanco

El ADN, clave en la investigación

Desde que apareciera el cuerpo sin vida de Eva Blanco, el Grupo de Homicidios de la Comandancia de la Guardia Civil en Madrid comenzó a indagar en el entorno de la familia y de los amigos de la joven en lo que se denominó 'operación Pandilla'. Sin embargo, no encontraron pistas definitivas para inculpar a nadie.

Las muestras de ADN fueron determinantes para identificar y detener al presunto autor de la muerte después de 18 años de investigación. Los análisis determinaron que el ADN pertenecía a un perfil que apuntaba a un hombre de origen norteafricano. Fue en ese momento cuando los agentes repasaron el censo de la localidad de Algete de 1997, año en el que se produjo el homicidio. En él aparecían 300 nombres marroquíes. Después de interrogar a los sospechosos y descartar los que tenían coartada aquel día se llegó hasta Ahmed Chelh, que por aquel entonces trabajaba en la construcción y albañilería. Dos años después del asesinato, abandonó España. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios