operación frontino

El denunciante de Acuamed declara que avisó a Patrimonio y tres abogados del Estado

Francisco Valiente afirma que alertó de las adjudicaciones a dedo y de las certificaciones de obra infladas hasta en tres ocasiones semanas antes de que la empresa pública lo cesara

Foto: Sede de Acuamed. (Reuters)
Sede de Acuamed. (Reuters)

Francisco Valiente, el denunciante del caso Acuamed -la trama de corrupción en Agricultura que se ha llevado por delante a su exsecretario de Estado de Medio Ambiente y ex número dos de Presidencia Federico Ramos- avisó de las irregularidades en las obras de la sociedad pública hasta en tres ocasiones a altos cargos de la firma. Pero nadie le hizo caso. Valiente puso los hechos que ahora se investigan en la Audiencia Nacional en conocimiento del director financiero de Acuamed, Carlos Anibarro, la secretaria del consejo de administración de la entidad, Isabel Bonelli, el director jurídico de Acuamed, Javier Moya, y el abogado del Estado de Agricultura encargado de los asuntos de Acuamed, Pablo Fernández. De nada le sirvió. A las pocas semanas fue cesado de su cargo.

Según Valiente, la primera persona de Acuamed con la que se puso en contacto fue su director financiero, Carlos Anibarro. Valiente, que por entonces era director de Ingeniería y Construcción, asegura que le informó de las órdenes que le estaban dando respecto de dos proyectos. En uno de ellos, según el excargo de Acuamed, le exigían que cambiara los informes técnicos para una adjudicación. En el otro, la desaladora del Bajo Almanzora (Almería), anegada desde septiembre de 2012, le reclamaban certificar obras por una cantidad que no estaba justificada y asumir una parte de la reparación, algo que, según Valiente, no estaba justificado y correspondía enteramente a la contratista (UTE FCC-Abengoa).

Valiente asegura que Anibarro, con el que estuvo hablando durante las primeras tres semanas de marzo de 2014, le dijo que había hablado con la Dirección General de Patrimonio, dependiente del Ministerio de Hacienda, la propietaria al 100% de Acuamed. Además, le convocó para una reunión con ese organismo, pero según el denunciante, ese encuentro jamás se produjo.

El siguiente encuentro de Valiente con directivos de Acuamed se produjo el 21 de marzo de 2014. El exdirector de Infraestructuras trató de ponerse en contacto con la secretaria del consejo de administración de la sociedad, Isabel Bonelli, abogada del Estado. Al no encontrarse en Madrid, al final la entrevista fue con el abogado del Estado coordinador del convenio de asistencia jurídica con la empresa pública, Pablo Fernádez Ruiz. Este último, según el relato de Valiente, organizó una reunión a la que asistiría él mismo, Bonelli y Anibarro y que debía celebrarse el 25 de marzo de 2014. Sin embargo, la víspera, Fernández Ruiz canceló el encuentro.

El denunciante del caso Acuamed asegura que, esa misma semana, la secretaria del consejo, Isabel Bonelli, se puso en contacto con él para verse. Valiente asegura que se mostró totalmente disponible y que le dijo que fijara una fecha. Bonelli, según Valiente, le dijo que le llamaría, que tenía la agenda muy ocupada, pero esa llamada, asegura, jamás se produjo.

El siguiente aviso a Acuamed fue por requerimiento notarial con una carta que recogía sus apreciaciones sobre los amaños en la desaladora de Baja Almanzora y otros informes sobre otras obras. Se lo envió a Bonelli el 31 de marzo de 2014 con la intención de que ésta lo hiciera llegar al resto de miembros del consejo de administración. Ese mismo día, el notario se personó en la sede de Acuamed donde no fue atendido por Bonelli, que no se encontraba en la empresa. Fueron el director financiero, Anibarro, y Javier Moya, exdirector jurídico de Acuamed y también abogado del Estado, los que le atendieron.

"No encontrándose dicha señora (Bonelli)", escribe el notario sobre ese trámite ese mismo día, "me atiende el director financiero, que dice llamarse don Carlos Anibarro, al que hago saber mi condición de notario y el objeto de mi presencia". "Dicho señor avisa al asesor jurídico, don Javier Moya, para que se persone en su despacho a los efectos de consultar (...). Tras examinar la carta y al documentación adjunta y después de deliberar entre ellos, ambos declinan hacerse cargo de la notificación", escribió entonces el fedatario público.

El 2 de abril de 2014, solo dos días después de esos hechos, siempre según el relato de Valiente, se produjo su despido. "Acuamed ha decidido desistir de la relación especial como alto cargo", decía la carta que le enviaron ese mismo día. Sin embargo, sólo dos semanas antes, el 18 de marzo, el director financiero, Anibarro, le comunicó que había superado en un 108% los objetivos que tenía para 2013, por lo que le correspondía el máximo bonus, 12.000 euros. El denunciante del caso Acuamed recibió ese dinero cuando ya había sido despedido de la empresa.

El caso Acuamed ha llevado a prisión al ex director general de la empresa, Arcadio Mateo, que, presuntamente, recibió sobornos de varios contratistas, así como a la sustituta de Valiente en la dirección de Infraestructuras, Gabriela Mañueco. También han sido encarcelados por el juez otros dos empleados, Francisco Javier Gómez Pastor y Pablo Martín Mira, así como el presidente de la empresa Altec (contratista de la empresa pública), Nicolás Steegmann.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios