EL CASO ACUAMED

Cañete ignoró un informe interno que recomendaba que Acuamed no pagara a FCC

Como ministro, recibió al consejero de la constructora y preguntó a la Abogacía si había que compartir gastos en una desaladora ahora investigada. La Secretaría de Estado había pedido rescindir el contrato

Foto: Federico Ramos y Miguel Arias Cañete, en 2012. (EFE)
Federico Ramos y Miguel Arias Cañete, en 2012. (EFE)

El 23 de enero de 2014, la Secretaría de Estado de Medio Ambiente realizó un informe profético sobre el caso Acuamed. Analizaba la reclamación de FCC para compartir gastos para reparar la desaladora del Bajo Almanzora (Almería), inundada desde septiembre de 2012 y que estaba sin seguro. El informe señalaba que se trataba "de un grave incumplimiento de contrato" culpa de la empresa, por lo que recomendaba resolver el contrato. Y advertía: "Este tema podría trascender a la opinión pública, (...) no sería nada desdeñable que cualquier persona que se considere dañada-perjudicada por el actual equipo gestor de Acuamed y que disponga de información, lo que por otro lado no es nada difícil, lo trasladara a algún medio o incluso se plantearan denuncias". Aun así, un mes después el entonces ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, recibió a los máximos responsables de FCC y pidió un informe a la Abogacía del Estado para valorar quién era responsable de los daños y por lo tanto ver si había que pagar a medias. La partida acabó en los Presupuestos aunque nunca se abonó.

El caso es complejo, farragoso y muy largo, así que conviene ir por orden. El viernes 28 de septiembre de 2012 a las 11 de la mañana, el sureste de la Península sufre una tromba de agua brutal. En el litoral mediterráneo y a finales de septiembre las gotas frías no son extrañas. Hubo 10 muertos en Murcia, Almería y Málaga.

A la una de la tarde se desbordó la rambla de Canalejas, cerca de la desembocadura del río Almanzora. Ese río se cruza habitualmente sin problema en coche porque en el mejor de los casos no es más que un hilo de agua. La desembocadura de la rambla está encauzada "para una avenida de 500 años de periodo de retorno", es decir, para soportar la peor riada prevista en ese tiempo. Pero la riada fue tremenda. En cuanto se desbordó la rambla, la desaladora del Bajo Almanzora quedó inundada en 15 minutos. "A primera hora de la tarde, el agua alcanzó un nivel de unos dos metros, tal vez superior, en toda la parcela", según un informe posterior de Medio Ambiente.

La inundación no fue violenta, por lo que no dañó la estructura, pero el 75% de las instalaciones eléctricas y el 90% de los aparatos electrónicos y de la instrumentación quedó inservible. El coste de reparación se estimaba entonces entre 10 y 15 millones de euros. La planta, planificada por la sociedad estatal Acuamed en 2005 bajo el Gobierno socialista dentro del plan para sustituir al trasvase del Ebro, quedaba así herida de muerte. 

"Este tema podría trascender a la opinión pública", avisó el ministerio antes de que Cañete recibiera a FCC

El problema es que entonces la titularidad no estaba clara. El 31 de julio de ese año, menos de dos meses antes, Acuamed había firmado un "acta de inicio parcial de operación y mantenimiento" y un "acta de terminación parcial de las pruebas". En esos documentos, Acuamed recoge que en ese momento inicia el periodo de "operación y mantenimiento durante 15 años previsto en el contrato" pero advierte de que la toma de posesión no será total hasta que "se hayan solventado los problemas surgidos con el bastidor número tres de la planta y probado su funcionamiento".

Así que la inundación en septiembre llegó cuando Acuamed aún no había recepcionado formalmente la totalidad de la obra. FCC, que lidera la UTE junto a Befesa (de Abengoa), ya no tenía el seguro a todo riesgo de obra ni había suscrito el seguro de explotación al que obligaba el contrato. La desaladora quedó empantanada y nadie quería pagar por ella. FCC abandonó el mantenimiento. El Gobierno no pagó la reparación a pesar de que un decreto ley de urgencia por las inundaciones le permitía mover partidas presupuestarias para paliar los daños de la riada.

El Gobierno señala que Cañete solo pidió un informe a la Abogacía del Estado y que no ha pagado finalmente

Comenzó entonces una sucesión de reuniones, informes y peticiones de información para ver quién debía pagar el arreglo. FCC reclamaba el dinero y Acuamed no quería pagar. El 20 de junio de 2013, el entonces secretario de Estado de Medio Ambiente y presidente de Acuamed, Federico Ramos, envió un correo al director general de Acuamed, Arcadio Mateo, en el que le preguntaba si iba a llevar al consejo de administración de la empresa pública el pago de 9,5 millones para liquidar la obra. “Así vamos avanzando con esta gente”, añadía Ramos, “a la que debemos bastante dinero por otras obras”, según adelantó la Cadena Ser. Finalmente, el tema no fue al consejo de administración.

Ramos, que en 2015 pasó a ser subsecretario de Presidencia, dimitió el viernes pasado para defenderse. Pese a que fue nombrado secretario de Estado de Medio Ambiente en enero de 2012, no asumió la presidencia de Acuamed hasta mayo de 2013, cuando ya estaba como director general Arcadio Mateo, hoy en prisión provisional. Mateo siguió en el cargo cuando en 2015 Ramos pasó a Presidencia.

El asunto seguía empantanado cuando Juan Béjar, entonces consejero delegado de FCC, pidió una reunión con el ministro Cañete. El encuentro se produjo el 24 de febrero de 2014, según admitió ayer el ministerio en un comunicado. Cañete acudió acompañado de un abogado del Estado. Béjar fue con Fernando Moreno, entonces presidente de FCC Construcción, según fuentes próximas al encuentro. Antes de esa reunión, Cañete pidió informes a la Secretaría de Estado de Medio Ambiente y a Acuamed.

Esos informes, a los que ha tenido acceso El Confidencial, cargaban la culpa en FCC. Especialmente uno de ellos, el de la Secretaría de Estado que dirigía Ramos, que concluye: "Estamos ante un grave incumplimiento de contrato, que es causa de resolución del mismo por causas imputables al contratista, con las consecuencias que ello conlleva (incautación, pérdida de fianza...) y la reclamación del mismo de los daños ocasionados, ya que el tema cobra especial relevancia si tenemos en cuenta que el incumplimiento ha traído un perjuicio a un bien público de cuantía económica muy elevada". Y advertía: "Por suerte, no hubo daños a las personas, pues de haber sido así, con bastante probabilidad estaríamos con procesos penales abiertos". El texto, fechado el 23 de enero del 14, un mes y un día antes de la reunión, recomendaba "demostrar sin la más mínima duda una defensa clara y nítida del bien interés público".

Inundaciones en Almería en septiembre de 2012 que dañaron la desaladora. (EFE)
Inundaciones en Almería en septiembre de 2012 que dañaron la desaladora. (EFE)

El documento añadía un párrafo visionario: "Este tema podría trascender a la opinión pública, pues ante el más mínimo atisbo de alguna posible actuación que se entienda como irregular, no sería nada desdeñable que cualquier persona que se considere dañada-perjudicada por el actual equipo gestor de Acuamed y que disponga de información, lo que por otro lado no es nada difícil, lo trasladara a algún medio o incluso se plantearan denuncias".

El ministerio pidió otro informe a Acuamed para la reunión del ministro. Este no es tan contundente. Admitía que el seguro de operación y mantenimiento debía haberlo contratado Acuamed, lo que la haría responsable. Pero planteaba una "medida más drástica": "Ante la situación de abandono de la obra, cabría resolver el contrato, habida cuenta de que concurren, al menos, dos causas: el abandono e incumplimiento contractual grave". De hacerlo, Acuamed tendría que reparar la obra y restarlo de lo que aún debía pagar a FCC. Si en ese proceso aún faltaba dinero, reclamarlo a la UTE. En ese informe, Acuamed explicaba que antes de llegar a eso había una propuesta para repartir los costes al 60% por parte de FCC y al 40% por Acuamed. Sin embargo, no hubo acuerdo porque la empresa exigía un pago del 20% del importe de la misma "que no tenía soporte real".

El informe avisó: "Cualquiera que disponga de información, lo que por otro lado no es nada difícil, lo puede trasladar a algún medio o incluso denunciar"

Con esos informes, Cañete, según lo apuntado ayer por el ministerio, se inclinó por la opción más favorable a la empresa. No ordenó pagarle, pero sí pidió a la Abogacía del Estado "valorar jurídicamente las responsabilidades de cada parte en cuanto a los daños ocasionados en la planta del Bajo Almanzora". Es decir, no optó por resolver el contrato, como recomendaba la Secretaría de Estado, sino por la vía pactista. Esta fue "la única conclusión de la reunión", según el ministerio. El abogado del Estado encargado de la asistencia jurídica a esa empresa pública, Pablo Fernández Ruiz, concluyó el 10 de abril de 2014 que tanto Acuamed como la UTE tenían que correr con los gastos porque había "concurrencia de culpa en el daño". Posteriormente, señaló en un correo que si le pedían informe sobre el reparto 60%-40%, informaría negativamente.

Aunque testigos han señalado a Federico Ramos como una de las personas clave en el trato con FCC, la reunión de Cañete con los máximos responsables de la empresa y el informe de la Secretaría de Estado de Ramos puede servir en su defensa. Fuentes del ministerio indican que señalaría que el poder de mando sobre Acuamed estaba en realidad en el ministerio y no en la Secretaría de Estado. Añaden que, en realidad, Arcadio Mateo, el director general, al que el juez le atribuye directamente que recibía "agasajos" de constructoras, era un hombre del partido y de Cañete, no de Ramos, un abogado del Estado con bajo perfil político. Mateo realizaba sondeos electorales para el PP cuando fue designado y durante su mandato.

Cañete ignoró un informe interno que recomendaba que Acuamed no pagara a FCC

El 31 de marzo de 2014, un mes después de la reunión de Cñete con FCC, el directivo de Acuamed Francisco Valiente presentó su denuncia interna en la que incluía como ilegal el "principio de acuerdo" para repartir los gastos de la desaladora 40%-60%. Acuamed y el ministerio paralizaron entonces cualquier negociación con FCC, y nunca se pagó por la reparación.

La empresa pública desestimó las alegaciones de Valiente, pero la Audiencia Nacional comenzó una investigación en la que señala entre las irregularidades el pacto con FCC para que Acuamed pague el 40%, "cuando no es responsabilidad de la Administración", y añade que hay otras compensaciones "pactadas desde muy alto nivel en el ministerio" para que FCC recuperara dinero a través de certificaciones infladas en la descontaminación del embalse de Flix (Tarragona).

El juez señala que ha habido partidas en los Presupuestos Generales para reparar la desaladora. El ministerio admite que es así, pero añade: "La única partida presupuestaria de la sociedad Acuamed relativa al concepto 'Reparación desaladora de Bajo Almanzora' corresponde a los presupuestos del año 2016. Dicha partida, que asciende a 14,55 millones de euros y no ha sido ejecutada, corresponde a habilitación de crédito, sin constituir obligación alguna de gasto.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios