La justicia busca desde hace dos días a un exjefe de ETA que Fiscalía rechaza detener
  1. España
está procesado por lesa humanidad

La justicia busca desde hace dos días a un exjefe de ETA que Fiscalía rechaza detener

Francia trasladó a Elizarán el pasado viernes a Barajas, pero no había ningún policía esperándole. El Ministerio Público no pidió su detención, pero el juez la cursó a solicitud de Dignidad y Justicia

placeholder Foto: Aitor Elizarán, cuando fue detenido.
Aitor Elizarán, cuando fue detenido.

La Audiencia Nacional ha ordenado la detención del que fuera jefe de ETA Aitor Elizarán después de que el terrorista cumpliera su condena en Francia y fuera trasladado al aeropuerto de Barajas por las autoridades galas. El auto de busca y captura fue firmado el pasado sábado por el juez José de la Mata -que estaba en funciones de guardia- después de que las asociaciones Dignidad y Justicia y la Fundación Luis Portero, que acababan de tener conocimiento de la puesta en libertad de Elizarán gracias a la agencia de noticias Vasco Press, solicitaran el arresto del etarra por entender que había un "manifiesto riesgo de fuga".

El exdirigente de la banda, que aún no ha sido detenido por las fuerzas de seguridad, lleva dos días desaparecido después de que las autoridades francesas le dejaran en Barajas el pasado viernes y no hubiera nadie de la Policía Nacional o la Guardia Civil esperándole. La razón de que ningún agente de esos cuerpos estuviera en el aeropuerto radica en que la Audiencia Nacional no dio la orden de detenerle hasta que se lo pidió Dignidad y Justicia el sábado.

El juez Javier Gómez Bermúdez, magistrado de enlace con Francia, aseguró a EFE haber remitido vía 'email' al fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, el pasado jueves la información de que iban a trasladar a Elizarán hasta Barajas. Zaragoza, sin embargo, no pidió medida cautelar alguna entonces, y aún ahora sigue sin hacerlo. El Ministerio Público considera que no hay razones para arrestarlo.

La Fiscalía de la Audiencia Nacional justifica su inactividad en el caso asegurando que, al llegar Elizarán a España, no existía ninguna orden de detención o ingreso en prisión ni ninguna otra medida cautelar dictada contra él. Y es cierto. El juez Juan Pablo González, que estaba al frente del Juzgado de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional cuando comenzó la causa por lesa humanidad contra Elizarán y otros cuatro dirigentes de ETA -ahora la titular es Carmen Lamela-, no ordenó la detención del exjefe de la banda en su auto de procesamiento del pasado 27 de octubre.

Solamente la solicitó para Josu Ternera, debido a que era el único que se encontraba huido. Elizarán, sin embargo, era el primero que iba a salir de la cárcel de los otros cuatro exjefes. El etarra fue condenado en 2014 a ocho años de cárcel, seis de los cuales ya los había cumplido en prisión preventiva, pues había sido detenido en 2008. Su libertad, por lo tanto, estaba prevista para 2016, pero las autoridades francesas decidieron reducirle la condena un año.

había pedido la detención, sin embargo, la asociación Dignidad y Justicia, que el pasado 3 de diciembre -dos días antes de que Francia pusiera en libertad al etarra y uno antes de que Gómez Bermúdez lo comunicara a Zaragoza- había remitido un primer escrito a la actual titular del Juzgado número 3 -Carmen Lamela, sustituta de González- en el que advertía del inminente excarcelamiento del exdirigente de la banda. La magistrada tampoco cursó la orden de detencion solicitada por la agrupación presidida por Daniel Portero.

Fuentes fiscales, por otro lado, aseguran que no está claro que Elizarán formara parte de la cúpula de ETA, como sí mantuvo en su auto de procesamiento el juez González, ya que argumentan que hay informes policiales contradictorios al respecto. En concreto, Guardia Civil y Policía discrepan respecto al papel que jugaba el etarra en la cúpula de la banda.

Elizarán está procesado en el marco de la causa que sigue el Juzgado número 3 de la Audiencia Nacional por el delito de lesa humanidad. Junto a él, también están igualmente encausados los que fueran máximos responsables de la organización terrorista Garikoitz Aspiazu Rubina 'Txeroki', Mikel Carrera Sarobe 'Ata', Ángel Iriondo Yarza 'Gurbitz' y José Antonio Urruticoechea Bengoechea 'Josu Ternera'. Este último era el único huido de la justicia en el momento en que el juez González emitió el auto de procesamiento. El resto se encuentran en diferentes prisiones por otros delitos.

El magistrado González abrió la primera causa por lesa humanidad por crímenes cometidos por ETA investigada por la Audiencia Nacional. El instructor procesó a los mencionados exdirigentes de la banda por entender que eran los autores intelectuales de los asesinatos y atentados que se cometieron bajo su mandato y que, por lo tanto, son los últimos responsables.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Audiencia Nacional Guardia Civil Javier Gómez Bermúdez