se rastrean centenares de perfiles en twitter

Los yihadistas españoles descubren Telegram y ponen en aprietos a Interior

Las Fuerzas de Seguridad advierten de los problemas que están teniendo para que aplicaciones de mensajería encriptada faciliten el acceso a la información que distribuyen potenciales yihadistas

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

La mensajería instantánea no solo se ha convertido en un canal de comunicación de masas. También está siendo utilizada por las organizaciones yihadistas para intercambiar información y captar seguidores fuera de sus áreas geográficas de influencia. Fuentes de la lucha antiterrorista consultadas por El Confidencial han confirmado que existe una preocupación creciente por la generalización de este tipo de aplicaciones móviles en el mundo yihadista y aseguran que se han convertido en la principal vía de comunicación de los radicales instalados en España, relegando a un segundo plano a las webs y foros integristas.

En un momento en que en torno al 80% de los procesos de radicalización se efectúa ya de forma telemática, preocupa la gran capacidad de estos canales para adoctrinar e instruir a potenciales terroristas y la dificultad para acceder a los contenidos que circulan a través de estas plataformas. La aplicación de mensajería móvil que más éxito ha cosechado es Telegram. Funciona de un modo similar a WhatsApp pero está arrasando entre los combatientes extranjeros precisamente porque soporta archivos de gran tamaño, es compatible con otros sistemas y, sobre todo, garantiza máxima privacidad. Este último es sin duda el aspecto que más ha contribuido a la expansión de Telegram entre los yihadistas. De hecho, el árabe es la lengua más utilizada en la plataforma, a pesar de que fue fundada por un ruso, Pavel Durov, y tiene sus cuarteles generales en Berlín.

La encriptación de mensajes no es nueva para las organizaciones terroristas, pero los sistema que se utilizaban hasta ahora requerían conocimientos informáticos y limitaban la capacidad de movimiento de los radicales. Casi todas las aplicaciones se utilizaban en ordenadores de sobremesa, facilitando de ese modo su interceptación física. Telegram ha multiplicado sus posibilidades. La aplicación solo está vinculada a un número de teléfono móvil y opera de un modo intuitivo. Los mensajes se transmiten al instante y pueden destruirse automáticamente.

Dos detenidos en Barcelona por difundir el ideario del grupo terrorista Daesh. (EFE)
Dos detenidos en Barcelona por difundir el ideario del grupo terrorista Daesh. (EFE)

Las fuentes de la lucha antiterrorista consultadas admiten que les está resultando casi imposible acceder al contenido que se distribuye a través de esta plataforma. Al menos hasta ahora, Telegram se niega a facilitar información a las fuerzas de seguridad, aunque los agentes acudan con una orden judicial, aseguran los expertos consultados. La compañía se escuda en su apuesta por una privacidad absoluta. No obstante, por el modo en que está siendo utilizado el sistema, ni siquiera su colaboración ayudaría en la lucha contra el terrorismo. Los yihadistas cambian de número de teléfono antes de que la orden judicial haya llegado al departamento jurídico de Telegram en Alemania.

Su aceptación ha crecido aún más desde que el pasado septiembre implantó la posibilidad de crear canales de difusión que permiten a un usuario transmitir mensajes a un número ilimitado de seguidores. El dueño de Telegram anunció tras los atentados de París que habían decidido cancelar 78 canales vinculados al Estado Islámico, pero todos ellos eran canales de acceso público. Los canales privados de Telegram no han sufrido ninguna baja y son precisamente los que más posibilidades tecnológicas aportan a la estrategia del yihadismo. Estados Unidos ya ha reconocido públicamente el éxito del ISIS en este campo.

Telegram se niega a facilitar información a las fuerzas de seguridad, aunque acudan con una orden judicial. La compañía se escuda en su apuesta por la privacidad

La herramienta permite captar combatientes en cualquier país del mundo y enviarles las instrucciones necesarias para fabricar una bomba casera o trasladarse hasta Siria sin ser descubiertos. Telegram cubre las fases más críticas del proceso de radicalización. Los investigadores se están topando continuamente con este obstáculo en el centenar de operaciones que hay abiertas en estos momentos en España. Otras plataformas similares como Wickr y KIK también son usadas por el Estado Islámico y Al Qaeda, pero las fuentes consultadas aseguran que apenas se han detectado en territorio nacional.

Operación anti-yihadista de la Guardia Civil en Barcelona.
Operación anti-yihadista de la Guardia Civil en Barcelona.

En la fase anterior a Telegram se encuentran las redes sociales masivas, como Twitter y Facebook. “Han sustituido a las páginas web y los foros radicales, que solo servían para transmitir mensajes endogámicos en una comunidad cerrada. Lo que buscan ahora las organizaciones terroristas es darle la mayor difusión posible a su propaganda, y para eso no hay nada mejor que las grandes redes sociales”, apunta el profesor experto en ciberterrorismo de la Universidad Pablo de Olavide Manuel R. Torres. “Una vez que se logra convencer a alguien, entonces se pasa a canales de acceso más restringido, y ahí es donde entran en juego plataformas como Telegram”, señala el profesor.

Las Fuerzas de Seguridad están monitorizando de forma continua la difusión y el consumo de la propaganda yihadista. Hasta hace solo unos meses, Facebook y Twitter también se negaban a imponer restricciones a los contenidos radicales, pero la alarma que ha provocado en Occidente el éxito del Estado Islámico en el mundo virtual les ha obligado a replantear esa estrategia. Según ha podido saber El Confidencial, algunos de los perfiles de Twitter que han sido investigados recientemente en España son @ENGISIS_3_9_, @Rainbows_90, @BASOOMA19999 y @eznllab0ll, todos ellos ya cancelados. Solo es una muestra de una larga lista de cuentas que se actualiza continuamente. La atención se centra en aquellas que contienen información que puede vincular de algún modo a sus administradores con España. Los yihadistas saben que sus perfiles se desactivan en cuanto son detectados, pero aprovechan otros que siguen activos para comunicar a sus seguidores dónde pueden volver a encontrarles. Así hasta el infinito. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios