MANIFESTACIÓN CONTRA EL TERRORISMO Y LOS BOMBARDEOS EN SIRIA

El 'No a la guerra' saca a cientos de personas en Madrid, pero no a primeros espadas

A la concentración antibelicista en la capital no acuden los líderes de IU o de Podemos, pero sí ediles del Ayuntamiento o el alcalde de Cádiz. Los convocantes advierten de que la movilización seguirá

Foto: Cientos de personas claman contra el terrorismo y la guerra en la plaza del Reina Sofía de Madrid, este sábado 28 de noviembre. (Reuters)
Cientos de personas claman contra el terrorismo y la guerra en la plaza del Reina Sofía de Madrid, este sábado 28 de noviembre. (Reuters)

Se corea la misma consigna. "¡No a la guerra, no a la guerra!". Pero la imagen no es ni mucho menos comparable a la de 2003. No se divisa una gran manifestación por el centro de Madrid, con centenares de miles de personas abarrotando las calles. Este sábado, en la plaza que se abre a los pies del Museo Reina Sofía, se agrupan centenares de personas para mostrar su repulsa por el terrorismo y por los bombardeos contra la población civil en Siria. Unos 5.000 ciudadanos, según el cálculo de los convocantes, intentan revivir el espíritu de hace 12 años. Pero ni las circunstancias ni los apoyos públicos son iguales a los de entonces.

Esta vez la manifestación se ha montado con mucho menos tiempo, y el país está a las puertas de unas elecciones. El PSOE no se suma al grito porque entiende que el contexto es sustancialmente distinto y porque firmó un pacto antiyihadista y porque el de Francia es un Gobierno hermano. Izquierda Unida estaba en 2003 y está este 28 de noviembre, pero no acude ni su coordinador federal, Cayo Lara, ni su candidato, Alberto Garzón. Asisten dos de sus concejales en el Ayuntamiento de Madrid: el de Hacienda, Carlos Sánchez Mato, y el tercer teniente de la alcaldesa, Mauricio Valiente. Podemos sí respalda la concentración antibelicista, pero no envía  ni a su líder, Pablo Iglesias, ni a su lugartenientes, Íñigo Errejón. Gritan como los que más su secretaria general en Andalucía, Teresa Rodríguez, y el alcalde de Cádiz (y su pareja), José María González, 'Kichi'. La número tres, Carolina Bescansa; el secretario de Política Internacional, Pablo Bustinduy, y el líder madrileño, Luis Alegre, sí se acercan. Está presente asimismo la edil de Ahora Madrid Rommy Arce.

'No a sus guerras. No en nuestro nombre'. Es la proclama de 2015. La raíz de un manifiesto que han suscrito ya cerca de 34.000 personas y el germen de las movilizaciones que, igual que en Madrid, se replican este sábado en una veintena de ciudades de toda España. Manifiesto firmado por activistas, intelectuales, artistas y algunos de los alcaldes procedentes de candidaturas municipalistas como Manuela Carmena (Madrid), Ada Colau (Barcelona), Pedro Santisteve (Zaragoza), Xulio Ferreiro (A Coruña) y el propio Kichi. Regidores que expresaron su rechazo a la guerra y su compromiso desde A Coruña, citados en el foro 'Ciudades por el Bien Común'.

PP y PSOE "no son claros"

En la capital es el actor Alberto San Juan, miembro del Consejo Ciudadano regional de Podemos, el encargado de hacer de maestro de ceremonias en la concentración de repulsa contra el terrorismo y la acción militar para combatir al Daesh. Es mediodía y el frío de noviembre se mitiga con el sol que llena la plaza. "La solución a los atentados de París no puede ser la guerra contra el terrorismo. El PP y el PSOE no están siendo claros, pero sus sucesivos gobiernos han dado ejemplos de cuáles es su criterio", apostando por la "intervención" y la "militarización del territorio español", y "multiplicando el riesgo de nuevos atentados".

San Juan: “Sólo nosotros podemos parar esto. ¡Ellos son los que ponen las bombas, los que tiran las bombas desde el cielo, ellos son el terror!“

"Cuando los de arriba ya están hablando de guerra, no sé a qué infierno nos tenemos que preparar. Sólo somos nosotros los que podemos parar esto, presionar a nuestros Gobiernos e impedir que el terror siga creciendo. Nosotros somos los civiles muertos en París, en Madrid, en Trípoli, en Gaza, en Raqa [Siria]. ¡Ellos son los que ponen las bombas, los que tiran las bombas desde el cielo, ellos son el terror!", clama. Y advierte de que la protesta no acaba este 28-N. "Esta iniciativa no ha hecho más que empezar. Vamos a continuar por una cuestión sentido cívico elemental y por una cuestión de elegir la vida sobre la muerte". 

El alcalde de Cádiz, Kichi, y el actor Alberto San Juan, este sábado en Madrid. (EFE)
El alcalde de Cádiz, Kichi, y el actor Alberto San Juan, este sábado en Madrid. (EFE)

San Juan da paso a la lectura del manifiesto. En castellano primero, en inglés también. Corre a cargo, primero, de la conocida luchadora ecologista Yayo Herrero y de Saliha Ahouarí Al-lal, de la Asociación Hijos de Inmigrantes Sababia. Después, en inglés, de Hisham Mohamed, de la Asociación de Jóvenes Musulmanes. La plaza aplaude y se calienta cuando se llega al final, cuando se subraya la "repulsa a los ataques terroristas de París y Líbano", a los "bombardeos contra la población civil siria", a los "recortes democráticos como ineficaces garantías de seguridad" y a la "política exterior belicista iniciada por Bush-Blair-Aznar", cuando se grita "contra el terrorismo, contra la islamofobia y contra sus guerras". 

Un minuto de silencio y un aplauso

Los manifestantes chillan intermitentemente "¡No a la guerra!", "¡OTAN no, bases fuera!". Hisham Mohamed, de la Asociación de Jóvenes Musulmanes pide un minuto de silencio para las "víctimas de Madrid, París, Bagdad, Trípoli y por todas las víctimas de todas las bombas". La plaza calla y aplaude al final. Vuelven los gritos. Más "¡No a la guerra!". No sólo. Se escucha en una esquina "¡Que vayan a luchar los del Partido Popular!", y se extiende rápidamente a la otra punta. "¡Y Ciudadanos!", añade espontáneo uno de los presentes. "¡Mariano, Rivera, iros a la guerra!", se corea, culpando al presidente del Gobierno y al líder de Ciudadanos de impulsar la guerra. 

La plaza del Museo Reina Sofía corea una y otra vez “¡No a la guerra!“, “OTAN no, bases fuera“ y hasta “Mariano, Rivera, iros a la guerra!“

Toma el relevo la Solfónica, la banda que nació al calor de las masivas manifestaciones del 15-M en la Puerta del Sol de la capital. Interpreta 'La canción del pueblo' y reversiona el 'Puente de los Franceses' ('Los cuatro muleros') que se cantaba en la Guerra Civil para introducir algunos versos relativos a la concentración de este 28-N. "Madrid, qué bien resistes tanto saqueo, cuántos recortes aguantas. No queremos sus guerras, no queremos sus guerras. Las gentes indignadas queremos paz", entonan. 

Un hombre luce la palabra 'paz' y el 'No a la guerra' durante la concentración de este 28-N en Madrid. (Reuters)
Un hombre luce la palabra 'paz' y el 'No a la guerra' durante la concentración de este 28-N en Madrid. (Reuters)

La concentración va concluyendo. San Juan pide a los concentrados que estén pendientes de la web, de las redes sociales, porque la movilización contra la acción militar proseguirá. "Continuamos", remacha. Los gritos, mientras, han ido salpicando la manifestación, como la agitación de banderas republicanas, del Frente Polisario, del PCPE, del PCE, de IU, de Podemos, o de pancartas que piden "paz". En las solapas se exhiben pegatinas. Algunas incluso con el fondo negro y la tipografía en rojo sangre que acompañaba las marchas del 'No a la guerra' de 2003. 

Miles de personas rechazan que el Gobierno apoye los bombardeos

"El peor error sería sobreactuar en caliente", dice Mauricio Valiente, rodeado de una nube de periodistas. No al terrorismo, subraya, pero también no a las bombas y a la guerra como medio para luchar contra el ISIS. El teniente de alcaldesa aplaude la "movilización y la presencia en las calles" como el mejor modo y el "punto de partida" para "exigir que la paz sea un elemento esencial de la democracia". "Son demasiadas las veces que en nuestro nombre se hacen cosas que no nos gustan. Por eso decimos 'No en nuestro nombre', la guerra no es la solución", apunta Kichi, que enfatiza el papel movilizador de los 'ayuntamientos del cambio'.

Teresa Rodríguez: “Quien tenga ganas de guerra, quien esté llamando ya a entrar con fuerzas terrestres en Siria, que se ponga el traje caqui y vaya al frente“

Los bombardeos "sólo traen más sufrimiento y más odio", señala Teresa Rodríguez, que apremia a "quien tenga ganas de guerra, quien esté llamando ya a entrar incluso con fuerzas terrestres en Siria, quien tenga ganas de más muertes y de más sangre" a que se ponga "el traje caqui y vaya al frente". Exige asimismo que los partidos que se presentan a las urnas el 20-D aclaren su postura, para que los ciudadanos sepan su fórmula para vencer al Daesh. La del suyo es "dejar de tener relaciones comerciales preferentes" con los países que financian el terrorismo, no comprarles petróleo, poner fin a la venta de armas y ahogar económicamente a los grupos yihadistas. La líder de la formación morada en Andalucía quita importancia a la ausencia de primeros espadas de su partido. Se agota la precampaña y "todo el mundo tiene la agenda horrible", aduce, y se reivindica como de la "dirección de Podemos". Pero tanto ella como San Juan o Kichi pertenecen al sector más crítico con Pablo Iglesias.

El 'No a la guerra' moviliza, sí. Pero no tanto como hace 12 años. La protesta quiere seguir viva en las próximas semanas. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios