quiere huir de la imagen represora del cuerpo

Carmena prevé reducir los antidisturbios de la Policía Municipal a la mitad

La Concejalía de Seguridad pretende modificar la imagen de cuerpo represor que a su juicio tenía la Policía Municipal antes de que Ahora Madrid llegara al Ayuntamiento

Foto: Dos agentes en un desahucio en 2011. (EFE)
Dos agentes en un desahucio en 2011. (EFE)

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, sigue adelante poco a poco con su plan de transformación de la Policía Municipal. Los altos mandos del cuerpo comentan entre ellos estos días la intención de la presidenta del corporación municipal y del concejal de Seguridad, Javier Barbero, de reducir sustancialmente el número de antidisturbios.

En concreto, la intención de los gobernantes es recortar las Unidades Centrales de Seguridad -comúnmente conocidas como antidisturbios- hasta la mitad. Durante estos primeros meses de mandato de Ahora Madrid, los miembros de este departamento han sufrido una reinvención de sus funciones. De reprimir desórdenes públicos o ejecutar desahucios -siempre por orden judicial-, los policías han pasado a dedicarse a controles rutinarios de seguridad ciudadana por las calles y a dar apoyo a las unidades de distrito durante la cobertura de celebraciones o eventos de gran magnitud, como el espectáculo del pasado 26 de septiembre en el Madrid Arena.

En este último evento, los antidisturbios de la Policía Municipal evitaron una peligrosa aglomeración de personas que pudo derivar en tragedia de no ser por su intervención. "No tuvimos otro Madrid Arena de milagro", comentaron algunos de los implicados. No en vano, la organización del Arnold Classic Europe incluso llegó a plantearse montar el 'show' en Barcelona a partir del próximo año debido al caos de seguridad que a su juicio protagonizó la jornada.

La redefinición de la Policía Municipal ha conllevado la supresión de los agentes que iban de paisano controlando el botellón y los mercadillos ilegales

Tras esta redefinición de funciones, el siguiente paso será previsiblemente la reducción de efectivos, movimiento que desdibujaría definitivamente el diseño inicial con el que fueron creados estos departamentos, que básicamente era el apoyo a la Policía Nacional en el mantenimiento del orden público. No en vano, una veintena de agentes de la Policía Municipal fueron heridos en la mayor batalla campal de los últimos años, que tuvo lugar el 22 de marzo de 2014 tras las manifestaciones de las Marchas por la Dignidad, al tratar de mantener el orden público.

La política de redefinir la Policía Municipal para alejarla de la imagen de cuerpo represivo ha conllevado también la supresión de los Grupos de Apoyo Zonal, agentes que iban de paisano controlando el botellón y los mercadillos ilegales, entre otros. El nuevo Gobierno de Ahora Madrid eliminó estas unidades al entender que también podían ser incluidas en este concepto represor, lo que de hecho ha provocado una reactivación en masa de los mencionados mercadillos ilegales, que en algunas áreas de la madrileña calle de Méndez Álvaro alcanzan más de 300 metros de puestos.

El movimiento 15M, que dio origen a Ahora Madrid y otras iniciativas políticas, tuvo en frente desde el primer día a la Policía, tanto Nacional como Municipal, lo que motivó que los partidos que posteriormente se crearon al amparo de estos proyectos ciudadanos también vieran a las fuerzas de seguridad como un elemento cuyas funciones hay que rediseñar.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios