la udef detecta pagos del clan a empresarios

Los Pujol pusieron su macro red de blanqueo al servicio de otras grandes fortunas

La familia del expresidente de la Generalitat habría tejido una gigantesca maquinaria de lavado de capitales, también utilizada por otros políticos y empresarios para sacar dinero opaco al extranjero.

Foto: Jordi Pujol Ferrusola, hijo mayor del expresidente de la Generalitat Jordi Pujol. (EFE)
Jordi Pujol Ferrusola, hijo mayor del expresidente de la Generalitat Jordi Pujol. (EFE)

La investigación sobre la presunta trama de blanqueo de la familia Pujol ya se ha saldado con la imputación de sus nueve integrantes, pero las pesquisas también pueden acabar provocando la caída de otros políticos y empresarios de primer nivel que hicieron negocios con el clan más poderoso de Cataluña y que hasta ahora han conseguido permanecer en un discreto segundo plano. Los expertos de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional consideran probado que los Pujol crearon un complejo entramado societario con conexiones en los principales paraísos fiscales para lavar los fondos que obtenían mediante el cobro masivo de comisiones ilegales. Pero, según fuentes cercanas al caso, la saga del expresidente de la Generalitat también puso su maquinaria de blanqueo al servicio de otras grandes fortunas que buscaban una vía para evadir grandes sumas de dinero opaco.

El informe realizado por la UDEF a partir de la información remitida por Andorra el pasado junio con datos de las cuentas que los Pujol tenían desde 1990 en dos entidades del Principado, Andbank y Banca Privada de Andorra (BPA), apunta en esa dirección. El documento revela que el primogénito de la familia, Jordi Pujol Ferrusola, no solo utilizó sus cuentas para ingresar el dinero de las comisiones. También realizó transferencias desde ellas a favor de otros empresarios. En noviembre de 1992, Jordi Pujol Jr. movió 60,8 millones de pesetas desde un depósito en Andbank con numeración 81511 a una cuenta controlada por el empresario Ramón Ubals Estregues. Los agentes subrayan la peculiaridad de esta salida de dinero desde una cuenta del entramado del clan Pujol y la atribuyen a una operación de blanqueo de capitales. De hecho, Ubals realizó posteriormente cuatro ingresos a favor de Jordi Pujol Jr. por un importe total de 87 millones de pesetas entre mayo de 1993 y junio de 1994. Se trata de movimientos cruzados que habrían servido al empresario para evadir dinero a la Hacienda española. 

La trama de las presuntas comisiones de los Pujol salpica también a una nieta del expresident

Ubals es un viejo conocido de las autoridades. En 1989 ya fue detenido en una operación contra el blanqueo de capitales tras ser descubierto evadiendo a Andorra los ingresos de la red de gasolineras que controlaba en las comarcas de L'Anoia y Bages. Se trata de un sector que siempre apareció vinculado al entorno de intereses de los Pujol, que habrían intervenido en él a través de la empresa pública Petrocat. Además, Ubals fue condenado en 1991 a dos años de prisión por un delito de atentado contra la autoridad. La UDEF ha descubierto ahora que el empresario realizó pagos a los Pujol pero también recibió dinero de las cuentas andorranas del clan, dibujando una relación que le aleja del perfil de un simple comisionista.

Pagos desde la cuenta clave

Jordi Pujol Jr. volvió a pagar dinero a un empresario en 1996. Lo hizo desde una de las cuentas que los expertos en delitos económicos de la policía consideran más relevante, la número 84400, abierta en Andbank en 1995 por el propio hijo mayor del ex 'molt honorable'. En ese depósito, el clan realizó hasta 43 imposiciones en efectivo por valor de 1.804.792.658 pesetas, 10,8 millones de euros al cambio. Pero Jordi Pujol Jr. también efectuó pagos desde esa cuenta. En concreto, el 14 de febrero de 1996 movió 50 millones de pesetas a un depósito con numeración BR84985 controlado por Josep Rubau Bosch, presidente de la constructora Rubau Tarrés, una de las firmas más mimadas por Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) e implicada en varios casos de corrupción. La Guardia Civil la involucró en 2011 en una red que habría repartido entre cuatro constructoras el mercado de obra pública de la provincia de Girona con el beneplácito de Gisa, la empresa pública de la Generalitat para la gestión de infraestructuras. Recientemente, tanto Josep Rubau como el empleado de Gisa acusado por ese escándalo han reconocido el amaño.

Los investigadores siguen el rastro de 900 millones de euros que los Pujol habrían llevado a Belice

Pero la UDEF también vincula a Rubau en su informe con un pelotazo más importante: la construcción del dique este del Puerto de Barcelona. Los expertos en delitos económicos detallan que Rubau formaba parte de la UTE que se adjudicó esa infraestructura en 2001 por un importe de 165 millones de euros junto a las firmas Ferrovial-Agromán, FCC y Copisa, implicadas también todas ellas en escándalos de comisiones. El precio final de la obra acabó elevándose en más de 40 millones de euros. La información remitida a la Audiencia Nacional por el Principado revela ahora que Rubau recibió dinero cinco años antes de esa adjudicación desde una de las cuentas más utilizadas por el clan Pujol para el blanqueo de fondos a gran escala.

El amigo del rey Juan Carlos

El hijo mayor del fundador de CDC también realizó un pago desde ese mismo depósito a otro importante empresario, Zourab Tchkotoua, un íntimo amigo del rey Juan Carlos de nacionalidad estadounidense y origen georgiano que estuvo estrechamente vinculado a Cataluña durante las dos últimas décadas del siglo pasado. Tchkotoua fue consejero de Trebol SA, una de las sociedades que controlaba la firma Luditec SA, adjudicataria de la lotería oficial de la Generalitat. Según consta en el informe elaborado por la UDEF, el 26 de mayo de 2000, Jordi Pujol Jr. transfirió 53.790,58 euros desde la cuenta Andbank 84400 a un depósito del amigo del Rey emérito.

Los aprietos judiciales del clan Pujol

La otra gran operación de blanqueo de los Pujol con un empresario ya ha tenido consecuencias para el afectado. La policía registró hace dos semanas, en el marco de la operación Hades desencadenada tras el análisis de los datos andorranos, la vivienda particular del vicepresidente del FC Barcelona y destacado hombre de negocios, Carles Vilarrubí. Los agentes han descubierto que Jordi Pujol Jr. ingresó desde sus depósitos en el Principado al menos 56 millones de pesetas en cuentas de la sociedad Restaurantes de Cerdanya, controlada por Vilarrubí. Según el informe, se trata de una clara operativa de lavado de dinero de la que habría salido claramente beneficiado el directivo del Barça. La UDEF apunta que hay otra decena de operaciones sospechosas que también le afectarían por importe de otros 10 millones de pesetas.

Además de estos empresarios, que habrían blanqueado fondos a través de la maquinaria de los Pujol, el informe de la UDEF menciona a una larga lista de inversores que habrían participado directamente en las operaciones que puso en marcha la familia del 'expresident' para tratar de lavar grandes sumas de dinero en un único movimiento. A juicio de los expertos en delitos económicos de la policía, esos otros empresarios habrían asumido el papel de socios, facilitando los negocios del clan y obteniendo su porción de los beneficios. Pero también hay otros empresarios y políticos que están bajo investigación y que habrían recurrido a los Pujol para sacar al extranjero sumas aún más importantes de dinero. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
35 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios