El ISIS adoctrinó a los tres yihadistas detenidos a través de internet
  1. España
operación contra el terrorismo islamista

El ISIS adoctrinó a los tres yihadistas detenidos a través de internet

Los arrestados, que comparecerán ahora ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, estaban dispuestos a cometer un atentado

Foto: Dos efectivos de la Policía acompañan a la persona detenida en el madrileño barrio de Vallecas. (EFE)
Dos efectivos de la Policía acompañan a la persona detenida en el madrileño barrio de Vallecas. (EFE)

El Estado Islámico adoctrinó a los tres presuntos seguidores que tenía en Madrid -detenidos esta mañana por la Policía- a través de Internet. En concreto, la Comisaría General de Información de la Policía Nacional ha detectado mensajes enviados desde direcciones atribuidas a responsables del Daesh que tenían en el objetivo de transmitir propaganda terrorista a los tres supuestos adeptos, todos ellos marroquíes de entre 26 y 29 años afincados en la Cañada Real (dos) y en Vallecas (el tercero).

Internet, de hecho, era el principal medio a través del cual los sospechosos se informaban de los éxitos de la organización terrorista, recibían material que servía para desarrollar sus actividades de radicalización e incluso lo utilizaban para comunicarse.

Los tres estaban dispuestos a ejecutar la yihad individual, una posibilidad propuesta por los responsables del Daesh en el marco del nuevo concepto terrorista implementado por el Estado Islámico, que ordena atentar también en cualquier estado considerado infiel dentro de la Unión Europea. Los tres, por lo tanto, están considerados por la Policía y la Fiscalía de la Audiencia Nacional como hombres del Daesh en España, aunque aún no hayan cometido ningún atentado.

Los detenidos deberán aclarar ahora ante el titular del Juzgado de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu, cuáles eran sus intenciones concretas, por qué estaban planeando cometer un atentado en España y quién se lo había ordenado. Los tres comparecerán en los próximos días ante el juez para explicar todos estos extremos.

Ninguno de ellos había viajado a Siria hasta el momento ni tampoco había perpetrado ningún atentado. De hecho, la Policía no ha encontrado explosivos ni fusiles en sus domicilios. Aun así, según fuentes de la investigación, la vida que llevaban les permitía tener acceso en cualquier momento a todo tipo de armas. No en vano la Policía decidió actuar de forma "urgente", según explica el comunicado publicado por el Ministerio del Interior, debido a que "los integrantes de la célula, individuos muy imprevisibles en sus reacciones, presentaban indicadores de máximo riesgo, y se había detectado su voluntad plena de pasar a la acción y llevar a cabo actos terroristas".

"El grupo estaba perfectamente organizado y jerarquizado, y cado uno de sus componentes tenía asignado un papel determinado", reza la nota del Ministerio del Interior, que concreta que "el líder de la célula desempeñaba labores de captación mediante la difusión de postulados y mandamientos del Daesh, controlaba la evolución de los mismos y desarrollaba métodos de formación de disciplina terrorista". "Los otros dos integrantes -continúa Interior- asumían el papel de actores operativos, es decir, eran los encargados de realizar los actos terroristas".

Los tres se dedicaban a picotear de aquí y de allí con contratos temporales de diversas actividades -entre ellas, el transporte de chatarra-, pero vivían en la Cañada Real y estaban en contacto con personas que podían disponer de armamento.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha dicho esta mañana en una entrevista radiofónica que esta operación antiyihadista supone "un salto cualitativo" porque los tres detenidos no están aún acusados de adoctrinar y reclutar terroristas, sino que pretendían directamente atentar en España. En concreto, fuentes de la investigación aseguran que los tres estaban planeando llevar a cabo acciones como las últimas actuaciones terroristas llevadas a cabo en Francia o en otros países de la Unión Europea.

Se trata de acciones inesperadas que, según el ministro, "van desde ir con un cuchillo contra una persona para atentar contra ella hasta ir con un kalasnikov". "La tipología de delitos que realizan estos bárbaros ahí la tenemos por desgracia y por tanto tenemos que estar prevenidos", ha sentenciado Fernández Díaz.

La operación continúa abierta y el Ministerio del Interior la enmarca dentro de la lucha contra el yihadismo en el marco del Nivel 4 (el segundo más elevado) de alerta antiterrorista que mantiene activo el Gobierno con el fin de neutralizar cualquier amenaza antes incluso de que se produzca.

Fernando Andreu
El redactor recomienda