Es noticia
Menú
Un robo por celos abrió la investigación en Gürtel que salpica a Pío García-Escudero
  1. España
nuevas declaraciones el 13 de octubre

Un robo por celos abrió la investigación en Gürtel que salpica a Pío García-Escudero

Mañana declara la secretaria de Correa, que dice en una grabación que el presidente del Senado iba por el despacho de su exjefe. La grabación es obra de un robo denunciado en otro juzgado

Foto:  El presidente del Senado, Pío García-Escudero. (EFE)
El presidente del Senado, Pío García-Escudero. (EFE)

Maica Jiménez, la que fuera secretaria de Francisco Correa, declarará mañana 13 de octubre en el juzgado número 5 de la Audiencia Nacional para ratificar, desmentir, aclarar o ampliar las comprometidas frases que pronunció a una testigo clave de la trama Gürtel, y que fueron recogidas sin que ella lo supiera en una grabación que, cuatro años después, ha acabado en el despacho del juez instructor del caso, José de la Mata. La historia tiene varios recovecos judiciales, porque actualmente se dirimen en un juzgado de Móstoles dos denuncias por robo y amenazas que explican cómo es posible que la grabación, guardada en un domicilio de Boadilla del Monte, haya terminado implicando al actual presidente del Senado, Pío García-Escudero.

Ana Garrido Ramos es la autora de la grabación. Diplomada en Magisterio, es testigo de la Fiscalía Anticorrupción porque durante 20 años fue funcionaria del Ayuntamiento madrileño de Boadilla del Monte, donde la trama hizo y deshizo a su antojo. Hace cuatro años, con una grabadora escondida en su camisa, se citó en un café de la capital con Maica Jiménez (secretaria de la empresa Special Events entre mayo de 2001 y junio de 2003) y con un exconcejal del PP en Boadilla. "He visto a Luis Bárcenas, he visto a Pío, he visto al hermano de Bárcenas, que era un perdido de la vida, a Jesús Merino, a Isidro Cuberos, a Guillermo Ortega, a Benjamín Martín Vasco, a Alberto López Viejo...". Maica enumeró a todos los políticos que pasaban por el despacho de Correa y salían con sobres. La mayoría están hoy imputados.

Ana cogió la grabación y la guardó en el ordenador de su casa. "No porque fuera a hacer con ella nada especial, sino porque era mi manera de recordar luego las conversaciones cuando tomaba notas". Ana ya era entonces testigo de Anticorrupción tras haber redactado un informe de 300 páginas con todas las irregularidades que detectó en Boadilla. La grabación durmió el sueño de los justos hasta que Ana empezó en 2014 una relación con un chico, Juan Carlos, que en un principio fue un gran apoyo en el duro proceso judicial que ella había iniciado en abril de 2013 contra el Ayuntamiento por acoso laboral. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha condenado al Consistorio a compensarla con 96.450 euros, sentencia recurrida en el Supremo por el Gobierno municipal, del PP.

Ana Garrido es testigo de la Fiscalía y el Ayuntamiento de Boadilla ha sido condenado por el TSJM por acosarla laboralmente

Como pasa con muchas parejas, la relación se estropeó. Y Juan Carlos, transportista autónomo, presentó el 29 de abril de 2015 una denuncia por amenazas telefónicas en la comisaría de la Policía Local de Boadilla. "Manito, te vas a estar quieto, voy a cortarte el cuello, voy a meter tu cabeza en una bolsa de plástico y voy a enviarla para allá a Ana Garrido", es lo que declaró Juan Carlos que una voz masculina le había dicho por teléfono. Juan Carlos dejó entrever además que la amenaza podía partir de su ex, Ana Garrido.

Un ordenador comprometido

El 7 de mayo, al ampliar su declaración, Juan Carlos argumentó ante los agentes que "tales amenazas pudieran ser fruto del hecho de tener en su poder un ordenador portátil que utilizaba su expareja y que pudiera ser perjudicial para ella". Juan Carlos explicó que su exnovia era testigo clave de la Gürtel, y acusó a Ana de haber robado documentación del Ayuntamiento, que contenía "facturas perjudiciales para ella". La maquinaria judicial se puso en marcha.

La denuncia de Juan Carlos pasó al juzgado de instrucción número 3 de Móstoles. Y la Policía Local de Boadilla informó al juzgado número 5 de la Audiencia Nacional (el que instruye el caso Gürtel) que podía tener en su poder información relevante sobre la trama. Juan Carlos, con antecedentes policiales por atentado contra agente de la autoridad, entregó el ordenador el 8 de mayo y dio más detalles. Se produce además otra anomalía: el expediente policial de la denuncia de Juan Carlos revela que un informático del Ayuntamiento hizo copia del disco duro del portátil que entregó Juan Carlos, un Acer Ferrari One 200.

La Audiencia Nacional recibió todo el material el 29 de mayo de 2015. El 1 de junio, el juez De la Mata cree relevante escuchar a Juan Carlos y le llama a declarar, y ordena también al Grupo XXI de la UDEF que analice el contenido del ordenador. Es en ese momento cuando la grabación de Ana a la secretaria de Correa llega a manos de la Policía.

Ana estaba de viaje

Ana, de momento, no sabe nada. Está en el extranjero, en EEUU, entre el 14 de mayo y el 23 de junio. Recibe entonces la llamada de un periodista que le quiere preguntar por un curioso auto de la Audiencia Nacional que deja entrever que un vecino de Boadilla ha entregado un portátil con información sensible. "¿Conoces a Juan Carlos D. M.?", le pregunta el periodista. Ana se queda pálida. Es su ex. Tiene que acelerar su retorno a España y se entera de todo. Le han tenido que hacer una copia del disco duro.

El 24 de junio pone una denuncia por amenazas en la red social Twitter. Uno de los alias que la amenazan corresponde a su expareja, Juan Carlos. Ana aporta los tuits y asegura que Juan Carlos "ha pretendido desprestigiarme y desacreditarme creando un hastag #BoadillacontraAna", y colgando vídeos "con una mujer con una pistola en la mano apuntando hacia la persona que mira la pantalla". En la denuncia, Ana relata: "Ha podido acceder [su ex] sin mi consentimiento a todas las pruebas del caso Gürtel que obran en mi poder y que yo guardaba en mi ordenador y en otros dispositivos, así como documentación en formato papel". Obviamente, la grabación a la secretaria de Correa también estaba en el ordenador.

El 17 de julio, Ana amplió su denuncia, que curiosamente recae en el juzgado número 4 de Móstoles, el que ahora lleva Pablo Ruz (el anterior instructor de la Gürtel). Había ido a la Audiencia el 2 de julio y "como bien intuía, identifiqué copia de numerosas carpetas y archivos de mi ordenador a las cuales él no tenía acceso, y que por tanto han sido copiados y obtenidos de manera ilegal, habida cuenta de que no ha mediado consentimiento alguno por mi parte, ni expreso ni tácito. Quisiera poner de manifiesto que no ha sido un ordenador compartido, como al parecer ha indicado Juan Carlos D. M. en su comparecencia judicial". De hecho, aclara Ana, "ha copiado incluso el folleto de la vajilla del hotel de Costa Rica en el que yo trabajé, y en esa época no estaba con Juan Carlos".

Ana también denunció que Juan Carlos le comentó en una ocasión que "tenía información de mi propiedad en su ordenador y que como no tenía dinero había tenido tentaciones de venderla. En reiteradas ocasiones le solicité una copia que tenía de las llaves de mi domicilio". De esta manera tan rocambolesca, el juez José de la Mata, instructor del caso Gürtel, tiene en su poder una comprometida grabación. El 13 de octubre hay una nueva oportunidad de aclarar todo lo sucedido. No solo declarará la secretaria de Correa, también Ana Garrido.

Maica Jiménez, la que fuera secretaria de Francisco Correa, declarará mañana 13 de octubre en el juzgado número 5 de la Audiencia Nacional para ratificar, desmentir, aclarar o ampliar las comprometidas frases que pronunció a una testigo clave de la trama Gürtel, y que fueron recogidas sin que ella lo supiera en una grabación que, cuatro años después, ha acabado en el despacho del juez instructor del caso, José de la Mata. La historia tiene varios recovecos judiciales, porque actualmente se dirimen en un juzgado de Móstoles dos denuncias por robo y amenazas que explican cómo es posible que la grabación, guardada en un domicilio de Boadilla del Monte, haya terminado implicando al actual presidente del Senado, Pío García-Escudero.

Caso Gürtel
El redactor recomienda