El 'caso Jimmy' se vuelve a estancar: nadie cree al testigo protegido
  1. España
asesinado en la reyerta de hinchas del calderón

El 'caso Jimmy' se vuelve a estancar: nadie cree al testigo protegido

La investigación judicial sobre la reyerta entre hinchas del Atlético de Madrid y del Deportivo se empantana de nuevo tras la declaración de un imputado al que las partes no conceden credibilidad

Foto: Homenaje a "Jimmy" en la fachada del estadio coruñés de Riazor. (EFE)
Homenaje a "Jimmy" en la fachada del estadio coruñés de Riazor. (EFE)

Lo que ocurrió realmente el pasado 30 de noviembre en las inmediaciones del rio Manzanares podría no saberse jamás. Los aficionados del Deportivo de La Coruña se enfrentaron en una dura batalla callejera a los del Atlético de Madrid durante las horas previas al partido que luego disputaron ambos equipos. Un hincha del club gallego fue apaleado y arrojado al agua. Francisco Javier Romero Taboada, alias Jimmy, murió a causa de los porrazos que le propinaron en el abdomen.

Quién lo hizo, qué instrumento utilizó, en qué momento o si fueron uno o más autores son incógnitas que probablemente no se resuelvan. Al menos si la instrucción judicial continúa por la senda actual. Después de que el pasado 21 de mayo el juez Pedro Merchante dejara en libertad a los cuatro imputados por entender que había habido un “error” en la identificación por homicidio y determinar que no había pruebas contra ellos, un testigo protegido surgió el pasado julio y comenzó a señalar a supuestos participantes en la reyerta.

Entre los implicados a los que acusó, había dos menores, que son los dos que actualmente se encuentran imputados por homicidio en la causa que en paralelo instruye el Juzgado de Menores número 4 de Madrid. El testigo protegido, que además está imputado por reyerta tumultuaria en la causa que sigue el Juzgado número 20, dijo que estos dos habían sido los que propinaron patadas en la barriga al fallecido.

El testimonio, sin embargo, no ha provocado apenas reacciones ni en la Fiscalía ni en el juez ni en las partes, que no han solicitado diligencia alguna para continuar la línea de investigación que apunta el testigo. Ni siquiera las acusaciones, ejercidas por la familia de Jimmy por la Liga de Fútbol Profesional, han solicitado la imputación de las personas a las que el testigo señala además de a los dos menores.

El efecto causado por la declaración, por lo tanto, ha sido prácticamente nulo en el desarrollo de la instrucción, debido a la poca credibilidad que al parecer han dado los representantes legales personados en el caso al mencionado testimonio. La causa vuelve así a partir de cero. Al menos en el Juzgado número 20, donde no hay ningún imputado por homicidio.

En el Juzgado de Menores, por su parte, sí continúan los dos chicos acusados. Las pruebas que hay contra ellos, sin embargo, resultan muy endebles, según las fuentes jurídicas consultadas, a pesar de la mencionada declaración del testigo protegido que señala a los dos menores. Las mismas fuentes aseguran que la instrucción seguirá adelante en este juzgado, que previsiblemente sentará en el banquillo de los acusados a los dos menores a finales de año o principios de 2016, aunque aún queda por terminar el trabajo del Ministerio Público.

La autopsia determinó que Romero Taboada murió por “rotura traumática del bazo” después de que alguien le golpeara una o varias veces en el abdomen. Los porrazos no le provocaron la muerte inmediata. El hincha cayó al agua y estuvo varios minutos vivo agarrado a una cadena gracias a que la membrana que cubre el bazo lo mantiene activo durante un “tiempo de supervivencia”.

'Jimmy' fue el peor parado de una multitudinaria pelea entre seguidores del Atlético de Madrid y del Deportivo de la Coruña que se citaron para enfrentarse antes del encuentro entre ambos equipos. El seguidor gallego fue hospitalizado tras ser rescatado por los servicios de emergencias, pero murió poco después en el Clínico San Carlos de Madrid.

El redactor recomienda