cobro de comisiones en campañas de publicidad

Rato declara ante el juez con la amenaza cierta de dormir en la prisión de Soto del Real

El exgerente del Fondo Monetario Internacional y exvicepresidente económico del Gobierno presta testimonio ante el Juzgado número 31 después de que su presunto testaferro fuera encarcelado

Foto: El exvicepresidente del Gobierno y expresidente de Bankia Rodrigo Rato. (EFE)
El exvicepresidente del Gobierno y expresidente de Bankia Rodrigo Rato. (EFE)

La sombra de la prisión se alarga esta mañana sobre la figura del expresidente del Fondo Monetario Internacional (FMI) Rodrigo Rato, que ya ha comenzado a declarar este martes ante el Juzgado de Instrucción 31 de Madrid, hasta donde ha accedido a primera hora de la mañana a pie por la puerta principal y aprovechando que a esa hora no había aún cámaras ni periodistas apostados a la puerta.

El titular de dicho juzgado, Antonio Serrano-Arnal, podría imponer el ingreso en la cárcel del exvicepresidente económico del Gobierno como medida cautelar. Así lo daban ayer por hecho en el entorno del propio Rato. Y también aseguraban las fuentes jurídicas consultadas: no se entendería que el presunto testaferro del exministro, el empresario Alberto Portuondo, haya ingresado en prisión por esta causa y no lo haga su supuesto superior jerárquico en la instrucción que investiga el cobro de comisiones por parte del exvicepresidente a cambio de la adjudicación de contratos de publicidad de Bankia.

Cierto es, admiten las mismas fuentes, que el empresario publicitario estaba a punto de volar a México cuando fue detenido por los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil encargados de las pesquisas y que, por lo tanto, se puede considerar que existía un alto riesgo de fuga que no se daría en el caso de Rato. Por este motivo, alguna fuente consultada insiste en que sería suficiente con endurecer las medidas cautelares.

Sin embargo, también es evidente que se trata, según apuntan los primeros indicios, de un hombre que pudo actuar como testaferro del propio exgerente del FMI. No en vano, el propio Portuondo admitió ante el juez haber pagado 40.000 euros mensuales a la sociedad Kradonara, propiedad de Rato, a través de la que podría haber estado cobrando las comisiones el exresponsable de Bankia.

Rato prepara su declaración ante el juez

El juez ya decidió embargar a Rato 18 millones de euros en bienes y la pensión vitalicia que mantenía como exgerente del FMI (71.400 euros anuales) en vista de que el imputado no abonaba la fianza que le había impuesto el magistrado.

Ratificar la declaración ante la Guardia Civil

La declaración de Rato ante el juez Serrano-Arnal tendrá lugar después de que el exvicepresidente económico prestara testimonio ante la Comandancia de Tres Cantos de la Guardia Civil, con objeto de ratificar esa testifical y volver a ser interrogado por las partes sobre su patrimonio, el origen del dinero y el destino del mismo.

Portuondo es, por el momento, el único imputado que ha ingresado en prisión de los nueve investigados -según el nuevo término acuñado tras la reciente reforma legislativa-, que van desde la secretaria de Rato, Teresa Arellano, hasta otro de sus presuntos testaferros, Miguel Ángel Montero, a los que el juez achaca los mismos delitos de blanqueo de capitales, corrupción de particulares y evasión fiscal. Ambos declararon ante la Guardia Civil un día antes que el expresidente del FMI.

Cerco judicial a Rato

Además de Montero, Rato, Portuondo y Arellano, también están investigados en la causa por los tres delitos mencionados el abogado Domingo Plaza y cuatro directivos de las empresas de publicidad Zenith y Publicis, que se adjudicaron los contratos para elaborar campañas que mejoraran la imagen de Bankia tras su salida a bolsa, entre los que destacan la directora general de la primera sociedad, Candi Rodríguez, y el consejero delegado de la segunda, Xabier Olazábal.

Zenith y Publicis

El juez investiga si Rato facilitó a Zenith y Publicis en solo dos años -2011 y 2012- contratos por valor de 56,2 millones de euros, de los que el exvicepresidente del Gobierno se habría llevado comisiones de hasta el 30% por su intermediación, a pesar de que este se encontraba también al mismo tiempo al frente de la entidad financiera.

El juez Serrano-Arnal continúa de momento la instrucción del caso Rato, a pesar de las maniobras de la Fiscalía Anticorrupción para que el asunto lo asumiera la Audiencia Nacional y de que el propio magistrado haya planteado un conflicto de competencias al Tribunal Supremo para que sea este órgano el que decida qué juzgado se hace cargo de una causa que ya fue rechazada por el titular del Juzgado Central 4, Fernando Andreu, el pasado 18 de septiembre.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios