la oficial no acudió a una amenaza de avalancha

El jefe de la Policía de Carmena 'salva' a una asesora de ser expedientada

Francisco Caletrio rechaza el requerimiento de Asuntos Internos que pretendía abrir una información reservada a la oficial por no acudir a la llamada de sus subordinados cuando estaba de guardia

Foto: El jefe de la Policía Municipal de Madrid, Francisco Caletrio.
El jefe de la Policía Municipal de Madrid, Francisco Caletrio.

El jefe de la Policía Municipal de Madrid, Francisco Caletrio, ha 'salvado' a la oficial del cuerpo Paloma Morales -asesora del director Andrés Serrano- de ser expedientada. La Unidad de Asuntos Internos de la Policía Municipal recomendó a Caletrio abrir expediente a Morales, oficial de la corporación, por no haber acudido la madrugada del pasado 31 de agosto a un amago de avalancha que se produjo en la conocida discoteca madrileña 'La Nuit'.

La oficial estaba de guardia y era por lo tanto la autoridad de mayor rango de servicio aquella noche. De hecho, fue requerida en varias ocasiones por los agentes que estaban sobre el terreno tratando de controlar la multitud de personas que se agolpaban a las puertas del local, pero en todo momento rechazó acudir a la zona para hacerse cargo físicamente de la situación de riesgo que se había generado.

Tras el incidente, la Unidad de Asuntos Internos elevó un informe al jefe de la corporación, Francisco Caletrio, quien sin embargo ha hecho caso omiso al requerimiento que afecta a una de las asesoras más cercanas al director de la Policía Municipal, Andrés Serrano, nombrado por la alcaldesa, Manuela Carmena, el pasado 2 de julio.

La pasividad del jefe de la corporación no ha sentado bien entre el grupo de policías que aquella noche tuvo que hacer frente a una amenaza que a todos los que trabajaban recordaba a la trágica fiesta del Madrid Arena, que costó la vida a cinco chicas jóvenes.

Ante la magnitud de los incidentes, el cabo de mayor rango cogió el mando y ordenó desalojar el local, una acertada decisión que evitó males mayores

Las dos docenas de funcionarios que controlaban los accesos a la discoteca contabilizaron más de 800 personas en el perímetro del local. Además, según reflejaron en el informe posterior, otros 300 jóvenes colapsaban las entradas y salidas, entre las que estaban las escaleras que sirven para acceder a la parte inferior del complejo Azca, donde se ubica el establecimiento afectado.

Ante la magnitud de los incidentes, que cada vez generaban mayor nerviosismo entre los asistentes, el cabo de mayor rango cogió el mando y ordenó desalojar el local, una acertada decisión que evitó males mayores.

Desde la Asociación de Policía Municipal Unificada (APMU) aseguran que "hay que tratar igual a la escala técnica y a la ejecutiva y, al menos, abrir un expediente informativo para averiguar por qué la oficial no acudió al lugar de los hechos a pesar de ser requerida por dos veces por los policías".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios