Una fulminante destitución, antes de paralizar las obras del McDonald's de Pozuelo
  1. España
el jueves pasado cesó el jefe de planificación

Una fulminante destitución, antes de paralizar las obras del McDonald's de Pozuelo

El viernes pasado suspendieron cautelarmente las obras que albergarán una clínica y un McDonald's en Somosaguas Centro. La paralización tuvo lugar tras el cese del jefe de Planificación de Urbanismo

Foto: Estado de las obras en la parcela junto a la urbanización de Somosaguas Centro (El Confidencial)
Estado de las obras en la parcela junto a la urbanización de Somosaguas Centro (El Confidencial)

La construcción de una clínica sanitaria y un edificio anexo que albergará un McDonald's en la parcela de la urbanización Somosaguas Centro ubicada en Pozuelo de Alarcón está suspendida. Al menos de momento, hasta que el Ayuntamiento resuelva en los próximos días el recurso interpuesto por los vecinos. Aun así, los niveles de tensión entre los vecinos y los dueños de la promotora que adquirieron los terrenos en el municipio con más renta per cápita de España no hacen más que aumentar. Los primeros luchan por que el Consistorio revoque la licencia concedida hace meses a Invertradis S.L. para impedir que el servicio de restauración del centro sanitario sea el gigante de las hamburguesas, y los segundos aseguran no comprender los motivos jurídicos que permitirían la rectificación del permiso.

Las obras fueron paralizadas el pasado viernes por la tarde cuando la Policía Municipal comunicó la noticia a los dueños de la promotora, informe técnico en mano, según el cual el Ayuntamiento dirigido por la popular Susana Pérez Quislant reconocía "la posibilidad" de que se hubiera concedido "erróneamente la licencia". La suspensión, sin embargo, ha llegado casi tres meses después de dar comienzo las obras y tras varios recursos interpuestos por los vecinos, que también se han manifestado en la zona varias veces para protestar ante lo que consideran una operación "inaceptable".

Sin embargo, varias casualidades políticas se habrían sucedido en torno a la paralización. El pasado 17 de septiembre, solo un día antes de que apareciera el informe que justificaba frenar los trabajos sobre el terreno, el jefe de Planificación de Urbanismo José María Sordo fue destituido fulminantemente tras la celebración del Pleno municipal y, según cuentan fuentes internas del Consistorio, en un escenario de desacuerdo e irritación. "Hubo gritos y se fue del despacho", explican a este diario. Inmediatamente nombraron a una sustituta: la arquitecta Casilda Sabater, hermana de la conocida Leticia Sabater, que fue directora general de Urbanismo cuando perteneció al equipo del anterior alcalde, Jesús Sepúlveda, tal y como publicó 'El Correo de Pozuelo'.

El Ayuntamiento de Pozuelo ha asegurado a este diario que la destitución de Sordo "no está relacionada con la paralización", porque el área de planeamiento "nada tiene que ver con las licencias", e insiste en que es el responsable del área de los permisos el que "revisa actualmente el recurso y el único competente para resolver el asunto". El Consistorio, que recoge en este documento varias puntualizaciones sobre el artículo que hoy publica El Confidencial, recuerda que las licencias "son actos reglados y no políticos, y que por tanto son los servicios técnicos los que tramitan los expedientes".

Miembros del Ayuntamiento explican que, ante la sospecha de que la licencia se hubiera concedido erróneamente, el área de Urbanismo pidió a la nueva responsable de Planeamiento que considerara el informe por el se paralizaron las obras el pasado viernes. Pero Sabater habría decidido no aprobarlo hasta conocer mejor las circunstancias de la operación, porque, de hecho, el documento entregado a la promotora está autorizado por otra funcionaria y alto cargo del Consistorio, Alicia Bernardo, actual titular del órgano de Apoyo a la Junta de Gobierno Local, que no pertenece al área de Urbanismo como tal, y a la que el gerente de Urbanismo, Virgilio Martínez Minguito, la nombró gerente en funciones este mes en el que se encuentra de vacaciones.

Todo apunta a que habrá que esperar a su vuelta para la resolución final de la operación, aunque el Ayuntamiento insiste en que el único responsable de las licencias, "que son actos reglados", es el jefe del área de los permisos. Fue la actual alcaldesa, Susana Pérez Quislant, quien concedió la licencia de obra a Invertradis S.L., en cuyo proyecto se encontraba la construcción del polémico McDonald's, el pasado 22 de mayo cuando todavía era concejala de Urbanismo. De hecho, durante la anterior legislatura, el área que la actual regidora municipal dirigía decidió crear una gerencia específica que se ocupara de los temas urbanísticos, para desvincular los informes técnicos y las resoluciones de la estructura política orgánica y garantizar mayores controles e independencia.

Por eso, según explican las partes implicadas, la vuelta del gerente será determinante para que la Corporación municipal explique si siguen adelante las obras o, por el contrario, el Consistorio confirma que concedió la licencia de manera errónea exponiendo los nuevos motivos técnico-jurídicos.

Hasta ese momento, los dueños de la promotora; que no descartan interponer "acciones civiles y penales por los daños causados"; siguen en vilo esperando a saber el desenlace. Y los vecinos de Somosaguas por su parte, mantienen la esperanza ante lo que consideran una operación que devaluará sus viviendas y que consideran muy perjudicial para su rutina, insistiendo en que el gigante de las hamburguesas se convertirá en la actividad principal y no en el servicio de restauración secundario como se supone que debe ser, según la licencia, incumpliendo los horarios y ruidos permitidos por el centro sanitario.

Pozuelo de Alarcón Partido Popular (PP) McDonald's
El redactor recomienda