Merkel y Rajoy 'venden' empatía en mitad de sus diferencias en la crisis de los refugiados
  1. España
buscan soluciones

Merkel y Rajoy 'venden' empatía en mitad de sus diferencias en la crisis de los refugiados

El presidente español y la canciller alemana inician de una forma distendida su encuentro, con un paseo rural y una cena en la que la crisis de los refugiados es el tema clave

placeholder Foto: El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, conversa con la cancillera alemana Angela Merkel en el castillo de Meseberg. (EFE)
El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, conversa con la cancillera alemana Angela Merkel en el castillo de Meseberg. (EFE)

Sintonía y cercanía. Estos fueron los mensajes que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y la canciller alemana, Angela Merkel, quisieron transmitir este lunes en los compases iniciales de su cumbre informal. En la primera jornada del encuentro, los dos líderes conservadores optaron por dejar hablar a las imágenes.

Por eso se dejaron fotografiar saludándose afectuosamente al encontrarse en la entrada del Palacio de Meseberg, la residencia de invitados del Gobierno alemán, y compartiendo confidencias, en mangas de camisa y zapatillas de deporte, mientras paseaban durante una hora por los jardines de este palacete barroco y su lago adyacente. Las imágenes emulaban las de hace exactamente un año en Santiago.

Pese al silencio oficial, los temas sobre la mesa son evidentes. La actualidad de las últimas semanas, especialmente la situación en Alemania, han convertido la crisis de los refugiados en el tema clave de la cita. Así lo indicó el pasado viernes el portavoz del Gobierno alemán, Steffen Seibert, al dar a conocer la cumbre. El presidente del gobierno ha hablado de dar una "respuesta urgente" al problema y la canciller va a tratar de que Rajoy se sume a la iniciativa que ella avanzó la semana pasada junto al presidente francés, François Hollande. Sus ministros de Interior la presentarán al resto de socios a mediados de septiembre.

La propuesta franco-alemana contempla la puesta en marcha de centros de registro en los principales puntos de entrada de los refugiados en Europa (especialmente en Grecia e Italia), la introducción de una política común de asilo para los 28 y la redefinición de los que se considera país de origen seguro, un término clave para la concesión de asilo. En estos apartados no hay grandes diferencias de criterio entre la canciller y el presidente español.

Diferencias sobre la crisis migratoria

El principal escollo en este punto esta en el reparto de refugiados. Merkel abogó este mismo lunes por un "reparto justo" a nivel europeo y con el establecimiento de "cuotas" por países que tengan en cuenta tanto el número de habitantes como la situación económica local. España, por el contrario, se ha resistido por el momento a la adopción de este sistema. Si bien es cierto que junto a otros países, principalmente de Europa oriental. A su juicio, la solución a la crisis pasa una regulación clara de la inmigración y por trabajar con los países de origen, tanto a nivel de cooperación para el desarrollo como para posibilitar los procesos de devolución. España reivindica su experiencia en este ámbito tras años de fuerte inmigración, procedente sobre todo de África.

La economía es otro de los puntos de la agenda. La evolución macroeconómica de España preocupa a ambos, aunque por motivos bien distintos. Rajoy, por reivindicar una legislatura basada en la economía. Merkel, por destacar que su apuesta por las reformas estructurales para los países en crisis funciona. En este sentido, el diario económico alemán Handelsblatt titulaba hoy una crónica sobre España a raíz de la visita de Rajoy con un significativo "El alumno aventajado".

En la lista de temas también se encuentran otros asuntos como los planes de futuro para la eurozona o los conflictos que afectan a la periferia europeo, en especial el de Ucrania, donde Merkel se ha empleado a fondo como mediadora con resultados por el momento inciertos, pero también en la guerra civil en Siria y la situación en Libia.

placeholder Merkel y Rajoy durante su paseo. (EFE)
Merkel y Rajoy durante su paseo. (EFE)

El Palacio de Meseberg es un palacete barroco levantado originalmente en el siglo XVIII y reconstruido entre 1994 y 2007 con un presupuesto de 38 millones de euros. A 60 kilómetros de Berlín en el pueblo homónimo, de apenas 160 habitantes, es el escenario de encuentros escogidos al más alto nivel. Por sus salas y jardines, y alrededor del cercano lago de Huwenow han paseado, entre otros, los expresidentes franceses, Jacques Chirac y Nicolas Sarkozy, el expresidente estadounidense, George W. Bush, el expresidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso, el primer ministro británico, David Cameron, y el expresidente español, José Luis Rodríguez Zapatero.

Meseberg ha sustituido al final como enclave de la parte más informal de la visita a Stralsund, la circunscripción electoral de Merkel, lugar al que en un primer momento invitó la canciller al presidente español tras su encuentro en Santiago. Esta localidad y sus alrededores son un reconocido destino turístico en Alemania, por su centro urbano, patrimonio de la humanidad, y sus paisajes costeros. Pero a casi tres horas en coche de Berlín, la logística de la cita -con una segunda parte ineludible en Berlín- se convertía en un quebradero de cabeza.

Mañana, el plato fuerte

El primer día de la visita se va a cerrar con una cena también en Meseberg. Está previsto que este acto se divida en una primera parte con las delegaciones al completo de ambos países y que después los dos líderes pasen a un apartado con tan sólo un puñado de colaboradores cercanos para seguir abordando cuestiones bilaterales e internacionales.

Tras el acercamiento más humano de este lunes, hoy tendrá lugar el plato fuerte de la visita de Rajoy a Alemania. La jornada arranca a las ocho de la mañana con un desayuno de trabajo de los dos jefes de Gobierno, aún en el Palacio de Meseberg. A continuación se trasladarán a la Cancillería, donde celebrarán una rueda de prensa conjunta a las diez de la mañana.

En cuento acabe su comparecencia ante los medios, está previsto que acudan a un encuentro empresarial hispano-alemán, que se celebra durante toda la mañana en Berlín con unos 200 invitados, entre ellos ministros, pesos pesados del IBEX 35 y del DAX, así como empresas de los dos países con intereses comerciales en el otro. A partir de las once de la mañana intervendrán por separado Merkel y Rajoy, y después los dos líderes participarán en un coloquio y aceptarán preguntas del público por una media hora.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Refugiados
El redactor recomienda