CASI iguala todo 2009, CON 10 FALLECIMIENTOS

Los festejos taurinos se cobran 9 vidas en 2015 en "hechos aislados": "La ley se cumple"

Los organizadores aseguran que los reglamentos autonómicos se cumplen y que el aumento de casos se deben a causas como la "alta afluencia" o la "falta de mentalización"

Foto: Homenaje al joven fallecido en el encierro de Lerín (Navarra). (EFE)
Homenaje al joven fallecido en el encierro de Lerín (Navarra). (EFE)

Los festejos taurinos veraniegos se han cobrado en lo que llevamos de 2015 las vidas de al menos nueve personas que participaron en sueltas de vaquillas, encierros o en su versión valenciana, los "bous al carrer". Estos accidentes, que han sido calificados como "hechos aislados" por organizadores de estos eventos, resucitan además cada año la polémica por el cumplimiento de las condiciones de seguridad y el debate sobre si deberían prohibirse para evitar fatales consecuencias, como sugieren los animalistas. 

En el plano cultural, la tauromaquia está declarada como "patrimonio inmaterial de la humanidad" desde la entrada en vigor de la Ley 10/2015, y en el normativo, cuenta con el Reglamento de Espectáculos Taurinos, contenido en un real decreto de 1996 que recoge las "condiciones mínimas imprescindibles para el desarrollo normal del espectáculo" pero deja en manos de las Comunidades Autónomas la potestad para definir las normas que deben cumplir estos eventos. De hecho, los actos taurinos pueden entrar en una nueva fase con los cambios de gobierno de las elecciones de mayo.

"No se está quebrando ninguna norma"

En la Comunidad Valenciana, donde se han registrado tres de los nueve accidentes mortales de este año, las autoridades ya se han puesto manos a la obra. Según fuentes de este Gobierno regional, el lunes se celebró una reunión de la administración con la dirección de Emergencias y la Federación de Festejos Taurinos para iniciar un "periodo de reflexión para mejorar las condiciones de seguridad de los animales y las personas", si bien, aclaran, "los requisitos de los 'bous al carrer' se han cumplido a cabalidad".

Por su parte, José Antonio Blanco, asegurador especializado en estas celebraciones típicas en la Comunidad Valenciana en las que los toros corren sueltos por las calles, afirma que este verano "no se está quebrantando ninguna norma", sino que se trata de "hechos aislados" en los que suelen confluir otras circunstancias como "la alta masificación de espectadores y la falta de mentalización de los participantes". "Cuando hay un error de la persona, el instinto del toro es embestir", observa a este diario, al señalar que "nueve muertos son muchos, pero comparados con la cantidad de festejos celebrados y la afluencia de público, el índice de mortalidad acaba siendo muy limitado". 

En los próximos dos meses, hasta mediados de octubre, más de cien pueblos celebrarán sus fiestas con toros ensogados, embolados o a la mar, con encierros por las calles o a campo abierto, y otros soltarán a las reses en calles y plazas. Para el Partido Animalista (Pacma), "la mejor forma de evitar estos accidentes es prohibir los festejos taurinos", ha dicho la coportavoz Laura Duarte a El Confidencial. De hecho, esta formación ultima detalles para presentar una campaña de concienciación en estos eventos y ya ha puesto en marcha una mediática plataforma contra la celebración del torneo del Toro de la Vega, que el próximo 15 de septiembre en Tordesillas (Valladolid) lanceará a "Rompe-suelas", según anunció el Ayuntamiento recientemente.

No obstante, Duarte puntualiza que "no en todos los encierros el vallado está bien colocado o no es adecuado para el tipo de recorrido", y advierte a quienes "acuden de manera libre y voluntaria" a "no participar en estos festejos". Por su parte, el abogado Antonio Monedero reconoce a este periódico que "suele haber reclamaciones de personas heridas en festejos pero no tantas como las que podían interponerse, porque las medidas de seguridad suelen ser muy amplias". Salvo en contadas ocasiones, turistas desinformados o viandantes resultan heridos en estos festejos, por lo que según Monedero, es recomendable "acudir a e estos eventos consciente de los riesgos que asume".

Nueve fallecidos desde junio

El primer suceso se registró el pasado 24 de junio en los Sanjuanes de Coria (Cáceres), cuando el toro bautizado como Guapetón le asestó varias cornadas a un hombre de 43 años, vecino del municipio de Moraleja. Estas fiestas no estuvieron exentas de críticas, puesto que según es tradición, se le dio muerte inmediatamente al animal, pero en lugar de hacerlo sin presencia de público, un vecino a plena luz del día le disparó con una escopeta, hecho que ha sido denunciado por el Partido Animalista (Pacma). Un día después falleció un vecino en L'Ampolla (Tarragona) después de haber resultado herido días antes en la fiesta mayor de Sant Joan.

Un hombre de 55 años perdió la vida el 5 de julio en las fiestas de San Pere del barrio del Grau, en Castellón, razón por la que se llegaron a suspender las fiestas en su penúltimo día. En Pedreguer (Alicante), un turista francés de 44 años fue corneado el 14 de julio mientras grababa el espectáculo con su teléfono móvil y no vio venir al animal. 

Lo mismo le sucedió el 9 de agosto a otro hombre de 32 años en Villaseca de la Sagra (Toledo) mientras grababa un encierro, mientras que el pasado fin de semana, uno de los más festivos del calendario para toda España, dejó un fallecido en el "bou al carrer" de Museros (Valencia) y otro en un encierro en Blanca (Murcia). El 15 de agosto perdió la vida en un encierro en Peñafiel (Valladolid) un hombre de 36 años, José Alberto Peñas, concejal del pueblo de Traspinedo, y al día siguiente murió un joven de Calahorra que había resultado herido en la suelta de vaquillas de Lerín (Navarra). De acuerdo con un recuento de Efe, 2015 se acerca en número de víctimas a 2009, que fue el año más negro de los festejos taurinos con diez fallecidos.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios