QUERÍA HABLAR DE LA PRIVATIZACIÓN DE AENA

Guindos le dio a Granados un contacto en Economía tres meses antes de su detención

También cenó por esas fechas con el ministro, que le habría invitado a asistir a la boda de su hija -que contrajo matrimonio en el mes de julio de 2014- y habló con él sólo 10 días antes de ser arrestado

Foto: Francisco Granados. (EFE)
Francisco Granados. (EFE)

El exnúmero 3 de la Comunidad de Madrid, Francisco Granados, mantuvo contactos con dirigentes del Partido Popular y del Gobierno hasta pocos días antes de su detención, en octubre del pasado año. Durante los meses anteriores a que estallara la operación Púnica, el también exalcalde de Valdemoro ya estaba en entredicho porque las autoridades suizas habían alertado a la Justicia española de que este político tenía una cuenta en uno de sus bancos con un dinero sin justificar. Precisamente, esta información provocó la salida precipitada de Granados de la política.

Entre sus contactos más habituales con personas del Gobierno de Mariano Rajoy está el ministro de Economía, Luis de Guindos, con quien habló tan sólo diez días antes de su detención, tal y como consta en las intervenciones telefónicas analizadas por la Guardia Civil. Antes, el 8 de julio del pasado año, Granados, que había vuelto a trabajar para Société Generale, llamó al titular de Economía para interesarse por la privatización de AENA.

En su conversación, De Guindos le remite al director general del Tesoro, Íñigo Fernández de Mesa. Concretamente, le dice al exconsejero de Presidencia que le llame que él le dirá que le va a telefonear. Un día más tarde, y después de que Granados intentara localizarle, es el director general quien llama al investigado. Fernández de Mesa, hermano del director general de Guardia Civil, le sugiere que organice, a través de su jefe de gabinete, una reunión para “sus credenciales y cómo están etcétera”. Incluso, el exconsejero madrileño le envía un mensaje a Fernández de Mesa con su número.

El ministro de Economía, Luis de Guindos. (EFE)
El ministro de Economía, Luis de Guindos. (EFE)

Esta llamada se la cuenta a Donato González-Sánchez, director general de Société General, quien de las llamadas intervenidas se desprende la constante relación que mantiene con Granados, con quien trabaja en el banco. Fuentes del Ministerio han explicado a este diario que SG no tuvo finalmente ninguna participación en el proceso de privatización de AENA.

Cena veraniega con De Guindos

Un mes después, a mitad del mes de agosto, y estando Granados de vacaciones, quedó con el ministro de Economía a cenar, según le contó a Donato González-Sánchez. En esa llamada, le detalla que De Guindos le ha dicho que está muy preocupado por la economía. Respecto del tema de AENA, el miembro del Ejecutivo le contó que la información que manejan es que no han elegido nada, que hasta septiembre no hay nada y que "los globales coleadores" no quieren.

En otra conversación con la que fuera su asesora en la Comunidad y concejal de la localidad madrileña de Majadahonda, María Victoria Cristóbal, Granados le relata que estuvo cenando con De Guindos y que estuvo “muy simpático” con él una vez que no le tiene que colocar a trabajar en ningún sitio, al conseguir volver a SG tras dimitir de sus cargos políticos por el escándalo de su cuenta en Suiza, unos meses antes. El ministro iba a “echarle una mano” aunque no especifica en qué asunto.

Granados le cuenta a su asesora cómo De Guindos estuvo “muy simpático” con él una vez que no le tenía que colocar a trabajar en ningún sitio tras su dimisión

Granados comentó a su interlocutora que le indicó a De Guindos que estaban interesados en comprar Bankia. Éste le contó que iban a cambiar la Ley de los Ayuntamientos antes de las elecciones. “De Guindos quiere salir de ahí como sea”, le indicó el investigado a 'Vicky'.

Ese mismo día, Granados mantiene una conversación con otra persona, a quien asegura que se iba a reunir “ahora” con el director general del Tesoro, “a ver si nos meten en la privatización de AENA”.

Le invitó a la boda de su hija

Por esas fechas, el ministro invitó a Granados a la boda de su hija, según le contó éste a su amante, Cristiane Jucar, con quien mantenía una relación personal desde hacía cuatro años y por quien pensaba separarse de su mujer, Nieves Alarcón, también imputada en el caso Púnica. “Cristiane dice que está muy bien que vaya a esas bodas, que así le ven y se relaciona. Le dice que no tiene dinero, pero Granados le señala que en casa no pero que en la empresa sí tiene dinero”, se recoge en los documentos a los que ha tenido acceso El Confidencial. Precisamente por esta conversación, la Guardia Civil comienza a sospechar que el expolítico contaba con dinero fuera del circuito legal. Granados había decorado el piso de su amante en el barrio de Salamanca, con dinero que no consta en sus cuentas bancarias. Él le pagaba la casa y ella pagaba la limpieza de ésta.

Respecto a la boda, el exalcalde de Valdemoro le contó al director general de SG, con quien mantiene contacto continuo, que “tuvo un par de conversaciones interesantes” pero prefería no contárselo por teléfono. “Éste me preguntó, que le tengo que dar una explicación, de hecho me dijo, oye a ver si cenamos en Marbella joder y ya me explicarás porqué no os habéis presentado”.

Luis de Guindos, en la boda de su hija. (Gtres)
Luis de Guindos, en la boda de su hija. (Gtres)

Con De Guindos mantiene otra conversación el 9 de octubre, pocos días antes de ser arrestado en su domicilio de Valdemoro. En esa ocasión, hablaron de temas de actualidad y Granados le pregunta por el tema de la entidad bancaria BMN, a lo que el ministro le asegura que todavía no hay nada decidido. Incluso le llega a decir que “hay varias posibilidades pero que hay que esperar a finales de mes porque no hay nada de nada”.

Contacto con Aguirre

Granados fue el exnúmero 3 de Aguirre en la Comunidad de Madrid, una de sus manos derechas. Y a pesar de abandonar sus cargos públicos, ambos siguieron manteniendo el contacto. A finales de julio, la ahora jefa de la oposición en la Alcaldía de Madrid le llamó para interesarse por la investigación llevada a cabo en los juzgados de Plaza Castilla respecto de una trama de espionaje en Madrid, por lo que habían citado a Granados como testigo.

Un mes antes de ser arrestado también comió con el histórico dirigente Rodolfo Martín Villa y con el diputado Pedro Núñez Morgades porque éste quería contarle algo pero en persona. Granados pensaba que sería algo relacionado con la Policía o Guardia Civil porque el dirigente 'popular' tiene muy buenos contactos ahí pero finalmente únicamente quería ayuda para localizar a un periodista.

Granados y Aguirre, en una foto de archivo. (EFE)
Granados y Aguirre, en una foto de archivo. (EFE)

Encuentros con jueces

Que Granados seguía muy bien relacionado es algo que queda patente de sus conversaciones intervenidas por los agentes. De una de ellas se desprende cómo mantenía contacto con el que fuera decano de los juzgados de Madrid, José Luis Armengol, quien abandonó la judicatura en esas fechas para ir a trabajar a los servicios jurídicos de El Corte Inglés, y quien estuvo “halagando el oído” al ahora imputado, según contó éste a una persona.

También estuvo pocos días antes de ser arrestado en una comida invitado por el comisario de Barajas, Carlos Salamanca, con quien mantiene un contacto habitual, y en la que había miembros del Ministerio del Interior y cinco jueces de la Audiencia Nacional, entre ellos Javier Gómez Bermúdez.

Malas relaciones con González y Cospedal

Sin embargo, no todas sus relaciones con miembros del PP son buenas. De las intervenciones queda reflejada la mala relación entre Granados y el que fuera presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, respecto de quien cuenta se habría reunido con dos comisarios de Policía para intentar que paralizaran una investigación sobre su ático en Marbella. Tampoco mantiene buen trato con la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, con quien coincidió en el verano de 2014 en una cena. Según recogen los agentes en sus notas, el investigado no la tiene mucho aprecio.

Granados y González. (EFE)
Granados y González. (EFE)

Granados y su socio, el empresario David Marjaliza, que ahora ha decidido confesar todos los hechos dejando al exalcalde al pie de los caballos, ganaron mucho dinero, que después desviaron a paraísos fiscales, gracias a “un aprovechamiento de sus importantes relaciones personales e influencias para la adjudicación irregular de contratos públicos, aprovechamientos urbanísticos o gestiones de cualquier tipo”, recoge uno de los informes de la Guardia Civil. En ese documento, los agentes sospechan que conseguían contratos de manera irregular por parte de autoridades de su esfera de influencia en beneficio del entramado empresarial de Marjaliza.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
49 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios