lleva semanas revelando datos a la guardia civil

Marjaliza tira de la manta del 'caso Púnica' y pone a Granados contra las cuerdas

El constructor David Marjaliza, uno de los cabecillas de la trama Púnica, lleva varias semanas relatando informaciones sobre la red corrupta desconocidas hasta ahora a los investigadores de la Guardia Civil

Foto: Francisco Granados junto a David Marjaliza (d) en una imagen de archivo. (EFE)
Francisco Granados junto a David Marjaliza (d) en una imagen de archivo. (EFE)

El constructor David Marjaliza Villaseñor, uno de los principales cabecillas de la trama Púnica desmantelada por la Guardia Civil el pasado mes de octubre, ha decidido tirar de la manta. Según fuentes cercanas a la investigación preguntadas por El Confidencial, Marjaliza lleva varias semanas aportando datos relacionados con la causa a los expertos en delitos económicos de la Unidad Central Operativa (UCO) del Instituto Armado, en coordinación con la Fiscalía Anticorrupción y el instructor del procedimiento, el titular del Juzgado Central número 6 de la Audiencia Nacional, Eloy Velasco.

La confesión de Marjaliza está permitiendo acelerar las indagaciones en un caso que ya acumula más de un centenar de imputados. Sus revelaciones tienen especial trascendencia porque afectan a la parte más lucrativa de la trama, pero también porque mantenía una estrechísima relación con el exconsejero madrileño de Presidencia y exsecretario general del PP autonómico Francisco Granados, el político de mayor rango de todos los implicados en la causa. Los dos se encuentran en prisiones diferentes desde el pasado octubre –Marjaliza está en la cárcel de Aranjuez y Granados en la de Estremera– y no han tenido ningún contacto desde entonces.

Velasco sostiene que Marjaliza era el responsable de un entramado empresarial que pagó comisiones a representantes públicos para conseguir adjudicaciones irregulares y favores urbanísticos, y le imputa por ello los delitos de tráfico de influencias, blanqueo de capitales, de pertenencia a organización criminal, contra la Hacienda Pública, cohecho, malversación, prevaricación y fraude, suficientes para mantenerle en prisión más de dos décadas.

El exconsejero Francisco Granados. (EFE)
El exconsejero Francisco Granados. (EFE)

La fórmula de los amaños

Pero Marjaliza no ha querido esperar al juicio para tratar de desmontar esas acusaciones y ha optado por colaborar con la Justicia. Fuentes próximas al caso aseguran que el empresario está proporcionando a los investigadores información desconocida hasta ahora sobre los métodos que utilizaba Púnica para lograr que ayuntamientos y otras instituciones públicas adjudicaran contratos millonarios a las empresas que trabajan con la trama. En la cartera de clientes de Marjaliza figuraban sobre todo la compañía de eventos Waiter Music y el gigante energético Cofely, una filial de la multinacional francesa GDF-Suez. Sólo esta última compañía habría conseguido concesiones irregulares para suministros eléctricos por valor de 250 millones de euros.

La UCO ya detuvo en la primera fase de Púnica a alcaldes y concejales de seis ayuntamientos de la Comunidad de Madrid (Valdemoro, Parla, Collado-Villalba, Torrejón de Velasco, Serranillos del Valle y Casarrubuelos) pero, según las fuentes consultadas, las revelaciones de Marjaliza están sirviendo para diseccionar nuevas concesiones irregulares que afectan a casi una veintena de consistorios que hasta ahora se habían quedado al margen de la causa. El constructor habría contado los regalos y comisiones que la red entregó a políticos y funcionarios corruptos de esas localidades para incrementar su cifra de negocio.

La fortuna de Granados, al descubierto

Marjaliza también está aportando datos sobre la vertiente financiera de la trama y las sociedades mercantiles que emplearon tanto él como Granados para evadir a Suiza parte de las ganancias obtenidas con las actividades ilícitas. Los dos llegaron a acumular depósitos en territorio helvético por valor de 5,8 millones de euros. La UCO vincula esos fondos a la red Púnica. 

El exconsejero Granados junto a la dirigente popular Esperanza Aguirre en una imagen de archivo. (EFE)
El exconsejero Granados junto a la dirigente popular Esperanza Aguirre en una imagen de archivo. (EFE)

Granados va a ser el más perjudicado por la estrategia de defensa que ha elegido su antiguo amigo y socio Marjaliza. El constructor conoce al antiguo dirigente del PP desde la infancia y de la investigación se desprende que ambos habrían cooperado en el amaño de contratos públicos hasta el mismo momento de sus detenciones: el constructor facilitaba las empresas y, Granados, los contactos políticos. El nuevo escenario va a aportar a la UCO y a la Fiscalía indicios aún más contundentes de los que ya existían contra el exconsejero de Esperanza Aguirre.

Con todo, no todas las informaciones que está facilitando el constructor son nuevas para los funcionarios del Instituto Armado. En algunos casos, Marjaliza sólo está relatando pormenores que ya habían sido obtenidos por la Guardia Civil a través de otras indagaciones. Pero su confesión está sirviendo para confirmarlos y para abrir nuevas líneas de investigación.

Máxima credibilidad a la confesión

Los agentes dan por ahora máxima credibilidad a las revelaciones que ha ido desgranando el constructor para garantizarse un futuro judicial más favorable. Fuentes del caso consultadas por este diario aseguran que se ha podido confirmar que su relato se corresponde fielmente con la realidad. Su colaboración habría servido, por ejemplo, para que el pasado mes de abril se localizaran nuevos documentos y obras de arte en inmuebles que todavía no habían sido descubiertos. En una de esas propiedades vivía la madre de Marjaliza.

Marjaliza ha optado por colaborar con la Justicia: el empresario está proporcionando a los investigadores información sobre los métodos que utilizaba Púnica

Con todo, el constructor estaría aportando tanta información que algunos extremos aún no han podido ser comprobados por los investigadores. Ese es precisamente el principal motivo por el que el juez Velasco acordó la semana pasada prorrogar hasta finales de julio el secreto de sumario, una medida excepcional que durará al menos nueve meses. El magistrado quiere conceder más tiempo a la UCO para que profundice en las declaraciones de Marjaliza. Después de todo, la confesión del socio de Granados está sirviendo para desenredar la parte del caso Púnica que reportó mayores ingresos a la red corrupta. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios