El último 'caso Zapata': dos años por burlarse en Facebook de Miguel Ángel Blanco
  1. España
por "humillar a las víctimas"

El último 'caso Zapata': dos años por burlarse en Facebook de Miguel Ángel Blanco

El último caso que la Audiencia Nacional afrontó sobre tuits que ofenden a las víctimas terminó con cárcel para el autor, que había utilizado Facebook para dar a conocer sus mensajes

placeholder Foto: Guillermo Zapata, miembro de la candidatura de Ahora Madrid. (EFE)
Guillermo Zapata, miembro de la candidatura de Ahora Madrid. (EFE)

El caso de los tuits ofensivos del miembro de Ahora Madrid Guillermo Zapata no es el primero que llega a la Audiencia Nacional. El alto tribunal ya ha investigado asuntos similares en los que un ciudadano lanza mensajes insultantes a través de las redes sociales contra víctimas del terrorismo. El último, de hecho, acabó en condena. El residente de la Comunidad Valenciana Vicente Marco Ibáñezfue castigado con dos años de prisión por publicar en su muro de Facebook “Miguel Ángel Blanco, mejor muerto” debajo de una foto del concejal del PP asesinado por ETA agonizando ante los médicos.

El ciudadano valenciano había escrito el comentario “por un calentón”, como él mismo confesó durante la celebración del juicio, después de que le cerraran la cuenta de Twitter. Quería buscar, admitió, la máxima relevancia, “el hecho más gordo”. El hombre también publicó en su Facebookque el zulo de José Antonio Ortega Lara, el funcionario de prisiones secuestrado por ETA durante 532 días entre 1996 y 1997, tenía más metros cuadrados que las viviendas que habitan muchísimos españoles, afirmación que realizó, según explicó el mismo, en medio de una discusión “sobre la vivienda” que estaba teniendo con otros usuarios de la red social.

La Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional le condenó a dos años de prisión por los delitos de humillación a las víctimas y enaltecimiento del terrorismo, ya quetambién trató como "héroes" a varios terroristas del Grapo. “No se trata de un calentón”, decretó el tribunal, sino más bien de “una conducta desplegada durante casi un año de manera consciente”, que le ha llevado a “justificar tanto acciones terroristas como a sus autores”.

La humillación o desprecio a las víctimas afecta directamente a su honor como víctimas y, en último término, a su dignidad”, explica la sala, que añade que la libertad de expresión no puede servir “de cobertura a la impune realización de actos o exteriorización de expresiones que contengan un manifiesto desprecio hacia las víctimas del terrorismo”.

Entre este caso y el de Zapata existe un paralelismo debido a que ambos se produjeron cuando ninguno de los dos autores era personaje público, ambos tuvieron lugar en una red social y ambos lanzaban comentarios que pueden considerarse ofensivos para las víctimas del terrorismo. No en vano, la Fiscalía de la Audiencia Nacional ha pedido al magistrado Santiago Pedraz, titular del Juzgado Central de Instrucción número 1, que impute al miembro de Ahora Madrid un delito de humillación a las víctimas.

El Ministerio Público ha apoyado de este modo la querella de la asociación Dignidad y Justicia contra el exconcejal por la publicación de los tuits que han provocado su dimisión como edil de Cultura del Ayuntamiento de Madrid incluso antes de ser nombrado. El componente de la formación liderada por Manuela Carmena aún mantiene su acta de concejal. Dignidad y Justicia, por su parte, ha mostrado su alegría por el apoyo de la Fiscalía, pero también su desacuerdo con la decisión del Ministerio Público de solicitar a la asociación el abono de 20.000 euros a cambio de la personación en el proceso judicial, cantidad inaudita hasta el momento.

No es la primera vez que la Audiencia investiga casos en los que ciudadanos lanzan mensajes a través de las redes sociales contra víctimas del terrorismo

Según la fiscal del caso Zapata, Blanca Rodríguez, uno de los comentarios del concejal de Madrid podría ser constitutivo de delito por encajar en los conceptos de “descrédito”, “menosprecio” y “humillación” a las víctimas establecidos como criterio por el Tribunal Supremo. En concreto, se trata de los mensajes referentes a los judíos y a víctimas de ETA: “¿Cómo meterías a cinco millones de judíos en un 600? En el cenicero” y “Han tenido que cerrar el cementerio de las niñas de Alcasser para que no vaya Irene Villa a por repuestos”. Ambos tuits fueron publicados en su cuenta el 31 de enero de 2011.

Zapata justificó que los dos mensajes se enmarcaban dentro de una discusión que tenía abierta en la red social en relación con el humor negro. Aun así, el edil decidió pedir perdóna las personas aludidas, disculpas quehan sido aceptadaspor Irene Villa.

A pesar de las evidentes similitudes entre el caso de Zapata y el de Marco Ibáñez, también hay diferencias, sobre todo de contexto. Como se ha indicado, el primero justifica que estaba conversando sobre el humor negro mientras el segundo tiene lugar de forma reiterada durante un tiempo prolongado, ya que el ciudadano de la Comunidad Valenciana fue condenado por un cúmulo de mensajes escritos en un tono que podría considerarseserio.

Irene Villa Audiencia Nacional Manuela Carmena Santiago Pedraz
El redactor recomienda