El jefe de inspectores del Banco de España sugirió al director de NCG abandonar la caja
  1. España
juicio por prejubilaciones millonarias

El jefe de inspectores del Banco de España sugirió al director de NCG abandonar la caja

El exdirector general de Caixa Nova José Luis Pego ha revelado que el inspector del Banco de España Pedro González le recomendó "ser egoísta" y "prejubilarse" antes del cambio de Gobierno

Foto: Los exdirectivos de Novacaixagalicia, el exdirector general José Luis Pego (i), el gestor, Óscar Rodríguez Estrada (2i), el exdirector general adjunto Javier García de Paredes (2d) y el abogado Ricardo Pradas (d). (EFE)
Los exdirectivos de Novacaixagalicia, el exdirector general José Luis Pego (i), el gestor, Óscar Rodríguez Estrada (2i), el exdirector general adjunto Javier García de Paredes (2d) y el abogado Ricardo Pradas (d). (EFE)

El que fuera director general de Caixa Nova José Luis Pego ha revelado esta mañana una conversación privada entre él y el director del Departamento de Inspección I del Banco de España, Pedro González, que muestra la implicación del órgano supervisor en la polémica salida millonaria de las cajas fusionadas de cuatro altos directivos de Nova Caixa Galicia que esta semana enjuicia la Audiencia Nacional.

En concreto, Pego ha dicho que, el 7 de septiembre de 2011, cinco días antes de abandonar formalmente la entidad, González le recomendó “ser egoísta” y “prejubilarse en la caja”. Ocurrió, según el relato de Pego, el citado día en la puerta del edificio del Banco de España en la madrileña plaza de Cibeles, antes de dirigirse a una comida con el entonces gobernador de la entidad, cuando se encontró con González.

En un primer momento, según Pego, el director de los técnicos –que llevaba personalmente la fusión de las cajas gallegas– alabó el comportamiento y la lealtad del exdirector general de Caixa Nova para con el Banco de España, pero añadió que todo hacía indicar que en dos meses se iba a producir un cambio de Gobierno que significaría la salida del gobernador del órgano supervisor y que éste último, aunque tenía mandato hasta 2012, se planteaba irse antes.

Pego afirma que, el 7 de septiembre de 2011, cinco días antes de abandonar formalmente la entidad, González le recomendó 'ser egoísta' y 'prejubilarse'

Esta previsible sustitución del gobernador que González le estaba adelantando podría conllevar, según le avanzó el inspector, que cambiaran también los interlocutores del Banco de España en el proceso de fusión de las cajas, con lo que “todo lo que se había hablado en conversaciones oficiales y oficiosas” se perdería en la noche de los tiempos. A continuación, ha asegurado Pego, González le hizo la recomendación.

“Me dijo que no me sintiera obligado hacia el Banco de España y que pensara que a lo mejor debía ser egoísta; que si me quería prejubilar, que lo hiciera en la caja”, ha subrayado antes de confesar que no sabía qué pensar. “Me quedé descolocado”, ha sentenciado Pego, cuya declaración va en la línea de la que ofreció ayer el expresidente de Caixa Nova, Julio Fernández Gayoso, quien aseguró con contundencia que el Banco de España “estuvo informado antes, durante y después” de las retribuciones que recibían los altos cargos de la entidad.

Pego, que abandonó la caja el 13 de septiembre de 2011 –un día antes de que la entidad se transformara en banco–, también ha confesado que si él se hubiera ido un año antes de lo que se fue, habría cobrado todavía más dinero del que se llevó, que se situó en 7,7 millones de euros, la mayor cantidad de los cuatro directivos que salieron en septiembre de 2011 de la entidad con sumas millonarias.

Pego también ha confesado que si él se hubiera ido un año antes de lo que se fue, habría cobrado todavía más dinero: se llevó 7,7 millones de euros

En concreto, además de Pego, abandonaron Caixa Nova Galicia el director adjunto de la División de Asuntos Institucionales de Caixa Nova, Óscar Rodríguez Estrada, quien se llevó 690.000 euros; el director adjunto de la División Comercial de Caixa Nova, Gregorio Gorriarán, que se embolsó 4,8 millones de euros; y el director general de Caixa Galicia, Francisco Javier García de Paredes, que se fue con 5,7 millones de euros y que durante el juicio aseguró que había renunciado al 70% de su jubilación y al 40% de su prejubilación porque la entidad se lo pidió para evitar el “revuelo” que se había montado, no porque no le correspondiera legalmente.

Durante la tercera sesión del juicio que se celebra en la Audiencia Nacional contra estos cuatro directivos y otros dos –el expresidente de Nova Caixa Julio Fernández Gayoso y el entonces asesor jurídico externo de la entidad Ricardo Pradas–, también ha declarado Gregorio Gorriarán, que también ha arremetido contra el Banco de España.

En concreto, Gorriarán ha dicho que el hecho de que el órgano supervisor pidiera a la entidad en junio de 2011 que ésta debía hacer una dotación de 28 millones de euros para cubrir posibles ceses le hace sospechar que el Banco de España sabía que el nuevo equipo no iba a contar con Pego y su gente.

Por el momento, además de Pego y Gorriarán, también han declarado ya Fernández Gayoso, Ricardo Pradas y García de Paredes. Queda por lo tanto por escuchar el testimonio de Rodríguez Estrada, que tendrá lugar durante la sesión de mañana.

Todos ellos son acusados por la Fiscalía por apropiación indebida o estafa. El Ministerio Público solicita para ellos la devolución del montante que se llevaron –cuya suma total asciende a casi 19 millones de euros– cuando hicieron uso de la opción de desistimiento que permitía su contrato y tres años de prisión.

Noticias de Abanca Audiencia Nacional
El redactor recomienda