Xulio Ferreiro: de la toga judicial al bastón de la alcaldía de A Coruña

Profesor universitario de Derecho, Xulio Ferreiro renunció a su plaza de juez sustituto para nadar en la Marea Atlántica hasta el Ayuntamiento de María Pita en las últimas elecciones municipales

Foto: Xulio Ferreiro. (Efe)
Xulio Ferreiro. (Efe)

'Xulio llega en mayo', decían sus adeptos en la recta final de la campaña jugando con los meses como eslogan. En menos de un año, Xulio Ferreiro ha pasado de ser un desconocido profesor universitario a ser el próximo regidor de A Coruña, al que no todos los vecinos le ponen cara todavía en una urbe tirando a clasista, en según que barrios, donde los concejales se han repetido durante años en corporaciones sucesivas como una pequeña etile consistorial.

Nacido en Los Mallos, barrio obrero incombustible con su particular idiosincrasia en la antítesis de la zona centro, Ferreiro vive en A Gaiteira. Deportivista confeso y fervoroso de la grada general, se presenta como un tipo honesto, cercano y sencillo, donde la persona va por delante del perfil político con una naturalidad que se había perdido. Sus camisas de cuadros en casi todas las variables cromáticas empiezan a definirlo como la marca propia.

Xulio Ferreiro, o el alcalde inminente, ha conquistado María Pita al primer intento remando al frente de una nave de siglas -IU, Anova, Podemos, Equo, Espazo Ecosocialista o Compromiso por Galicia- que empezó a agitarse entre el movimiento asociativo hace un año a golpe de asambleas y se hizo llamar Marea Atlántica. Llegaron con un mensaje fresco a pie de calle con un código ético y 99 medidas bajo el brazo que convocaban a los coruñeses a cambiar el humo antiguo y las caras de siempre por los vientos de las nuevas políticas de listas unitarias que soplaron con fuerza el 24M en varias alcaldías de Galicia y también en Barcelona o Madrid. De hecho, las Mareas han convulsionado Galicia.

Pablo Iglesias, junto a Xulio Ferreiro, con camisa de cuadros, en un acto de campaña del 24-M. (EFE)
Pablo Iglesias, junto a Xulio Ferreiro, con camisa de cuadros, en un acto de campaña del 24-M. (EFE)

Marea conectó con sus mareantes -votantes de toda edad y condición- a la antigua, en asambleas de barrio y pateando la calle pero también desde las redes, abriendo su programa a la participación en plataformas digitales y cautivaron a los disconformes, que eran muchos. Llegaron a todos con el vendaval del boca a boca y se perfilaron como alternativa al bipartidismo pese al cierto sabotaje de grandes cabeceras regionales y con la simpatía de otros medios locales, en una ciudad que, casi con independencia de que gobernarse el PSOE o el PP, mantenía las mismas líneas de acción. 

Demostración de fuerza

La Marea de Ferreiro hizo una demostración de fuerza el 12 de mayo al llenar hasta los topes el Palexco, el recinto ferial del puerto, con el espaldarazo definitivo de Pablo Iglesias como estrella del cartel. Fue el primer aviso de que la Marea podía subir a cotas imprevistas, tanto que barrió al PP y lo noqueó en las urnas. Lograron 36.857 papeletas y se quedaron a 28 de aventajar a los populares, que recurrieron al juzgado para impugnar votos y sumar apoyos que no se habían computado la noche electoral pero que los dejan sin opciones ni aliados para gobernar por la derecha.

A Coruña ha conocido cinco alcaldes en democracia, con la marca indeleble del socialista Francisco Vázquez, que 'reinó' 23 años sin rival. Xulio Xosé Ferreiro Baamonde será el sexto desde 1979. Nació poco antes, el 18 de octubre de 1974. Se licenció en Derecho (1997) en la Universidade de A Coruña (UDC) donde trabaja como profesor del Área de Derecho Penal y se doctoró cum laude en 2002 con una tesis sobre la protección de las víctimas. Orbitó en la esfera del nacionalismo gallego (BNG) un tiempo sin ocupar posiciones de responsabilidad y fue más activo, aunque discreto, en su militancia sindical en la CIG (Confederación Intersindical Galega).

Presentación de la red de candidaturas ciudadanas para el 24-M a la que asistió Ferreiro (2i). (EFE)
Presentación de la red de candidaturas ciudadanas para el 24-M a la que asistió Ferreiro (2i). (EFE)

Renunció a su plaza de magistrado suplente en al Audiencia Provincial de Lugo para centrarse en remar en la Marea este último año como cabeza y líder de una lista unitaria que se nutre de personas alejadas de militancia tradicional que provienen, más bien, del activismo social. De los 10 concejales que sentará Marea Atlántica en el consistorio de María Pita -los mismos que el PP-, sólo tres se vinculan a unas siglas concretas.

Marea ha servido de paraguas a varias formaciones pequeñas en una ciudad que tiene la particularidad de que es la casa de la segunda persona más rica del mundo, Amancio Ortega, propietario de Inditex, y de su hija Sandra, que se cuenta entre las más acaudaladas de España. 

Ferreiro suena conciliador, no esquiva cuestiones y responde con firmeza sobre argumentos que parece tener bien cuajados. Maneja 25 medidas urgentes que planea poner en práctica nada más franquear el consistorio, como bajarse el sueldo de 65.000 a 40.000 euros, renunciar al coche oficial, auditar las cuentas de la urbe y revisar las concesiones públicas y adjudicaciones urbanísticas más controvertidas. En la lista también tiene anotada la rebaja al tramo fijo del recibo del agua, tejer una renta social municipal y descentralizar el poder local para abrirlo a la participación vecinal.

Xulio Ferreiro será el alcalde de A Coruña porque el PSOE ya le ha anticipado su apoyo en la investidura el 13 de junio para desbancar al PP de Carlos Negreira

En su grupo. avanzan que cancelarán cuentas en bancos que ejecuten desahucios y que potenciarán el comercio de proximidad frente a la política de macrocentros comerciales que han florecido como setas en una ciudad con 246.000 habitantes, donde el gallego también había sido relegado como lengua oficial. “Una idea de ciudad distinta alejada del cemento y basada en la transparencia y la participación”, comprometen. Verde, inclusiva, respetuosa, igualitaria, ética, eficiente, con memoria -renovarán el callejero franquista pendiente desde la Ley de Memoria Histórica 2007- y volcada en el empleo y las personas para combatir la pobreza, que son las línea maestras que figuran en su programa.

Alianza de municipios 

Xulio Ferreiro será alcalde porque el PSOE ya le ha anticipado su apoyo en la investidura el 13 de junio para desbancar al PP de Carlos Negreira, que fue el paréntesis popular de una ciudad que ha sido feudo y bastión de los socialistas, relegados ahora al tercer puesto en casi todas las urbes gallegas y que únicamente resisten en Vigo, con Abel Caballero cual titán solitario en mayoría absoluta.

Los primeros contactos entre Marea Atlántica y el resto de fuerzas locales empezaron a fraguarse, tibios, esta semana mientras Ferreiro, ensancha fronteras y ya ha lanzado un envite para forjar una alianza de municipios rebeldes donde incluye a Santiago, con Martiño Noriega, y Ferrol, con Jorge Suárez. Aspira a reunirlos este verano, junto a otros municipos gallegos o de otras regiones para hacer frente común a las viejas políticas con mareas ciudadanas. Anticipan un posible maremoto unitario en las autonómicas del 2016, mientras Alberto Núñez Feijóo, presidente gallego, deshoja la margarita y juega al despiste con su futuro político inmediato que pasa por una llamada a filas de Mariano Rajoy en cuestión de días para ejecutar la anunciada 'renovación' popular. Feijóo, aunque mantiene que su 'ambición', termina en Galicia, suena con insistencia en todas las quinielas.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios