expuso en casa árabe, casa áfrica y Roma

Moratinos puso la red cultural de Exteriores al servicio de la carrera artística de su hija

La hija del exministro socialista, Sandra Moratinos Maunac, forjó su carrera en el mundo del arte realizando exposiciones en centros culturales controlados por el departamento que dirigía su padre

Foto: El exministro español de Asuntos Exteriores Miguel Ángel Moratinos. (EFE)
El exministro español de Asuntos Exteriores Miguel Ángel Moratinos. (EFE)

La denuncia que tiene en su poder el Ministerio de Asuntos Exteriores sobre las presuntas irregularidades cometidas en el consorcio Casa Mediterráneo durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ha revelado que Miguel Ángel Moratinos utilizó la institución para engordar sus negocios privados incluso después de abandonar el Ejecutivo socialista. Además, según ha podido comprobar El Confidencial, Moratinos también habría utilizado su influencia en ese departamento para favorecer a su hija, Sandra Moratinos Maunac.

Sandra M. Maunac, como prefiere ser conocida –incluso sin la inicial del apellido paterno– para esconder su vinculación familiar, es licenciada en Historia y posee un máster en Estudios Internacionales y Africanos por la Universidad Autónoma de Madrid. Pronto decidió especializarse en la organización de exposiciones culturales. En 2007, creó junto a una amiga, Mónica Santos, la empresa Masasam, dedicada por entero a proyectos de comisariado cultural. La mayoría de sus trabajos ha tenido el continente africano como punto de referencia.

Hasta ahí, la carrera de Sandra no tendría nada de particular. Pero la joven y su padre esconden que el éxito empresarial de Masasam en un mundo tan complejo y tan poco rentable como el del arte está indisolublemente ligado al respaldo que la firma recibió de centros culturales dependientes del Ministerio de Asuntos Exteriores cuando Moratinos era el máximo responsable político de esa cartera.

Elegantes para resistir

Vídeo: Sandra Maunac presenta la exposición 'Un sueño de ida y vuelta'. (EFE)

Durante 2007 y 2008, por ejemplo, Masasam organizó una muestra itinerante sobre el trabajo del fotógrafo sirio Osama Esid, titulada Juego de Representación: el Experimento Egipcio, que pasó por las ciudades de Córdoba, Jaén, Tarifa, Granada, Pamplona y Getxo. La exposición fue financiada por Casa Árabe, un centro cultural que depende orgánica y presupuestariamente de Asuntos Exteriores. Sandra concedió numerosas entrevistas con motivo de esa exposición, pero en ninguna de ellas reveló su relación con el político encargado de gestionar el gasto del Ministerio. Tampoco se aclaró ese vínculo en la documentación oficial de la muestra.

En 2009, la actividad de Masasam se orientó hacia otra de las casas culturales dependientes de Exteriores, Casa África. Sandra y su socia organizaron una exposición con una selección de obras de la Bienal fotográfica que había acogido Bamako (Mali) en 2007. Como aclara en su web la compañía, la muestra estuvo abierta al público entre mayo y octubre de 2009 en la sede principal de Casa África en Las Palmas de Gran Canaria.

Después llegaron muchas otras exposiciones en ambas casas culturales. Por ejemplo, la muestra Un sueño de ida y vuelta, en 2011; Fragmentos de una nueva historia, un año después; e incluso la edición de varios volúmenes sobre fotógrafas del continente, otro proyecto financiado por Exteriores a través de Casa África.

Según fuentes de Exteriores consultadas por este diario, todos los empleados del Ministerio sabían que Sandra Maunac era hija de Moratinos, pero la relación se obviaba intencionadamente para no incomodar al dirigente socialista. Después de todo, los responsables de las casas culturales eran cargos de confianza designados para el puesto por Moratinos cuando aterrizó en el Ministerio.

Todos los empleados del Ministerio sabían que Sandra Maunac era hija de Moratinos, pero la relación se obviaba intencionadamente

Los contactos de su padre también permitieron a Sandra salir al extranjero. En 2011, Masasam logró instalar una colección fotográfica en la Real Academia de España en Roma, otra institución dependiente de Asuntos Exteriores. En aquel momento, Moratinos ya había abandonado formalmente ese departamento. Pero la denuncia sobre las presuntas irregularidades cometidas en la gestión de Casa Mediterráneo, otro centro cultural de Exteriores, prueban que el dirigente socialista siguió influyendo en las decisiones del Ministerio mucho tiempo después.

Masasam ha llegado incluso más lejos gracias a otro crucial apoyo. La firma logró en 2011 que la Sociedad Fotográfica de Qatar los contratara para exponer en una de las salas que la galería tiene en Doha una muestra titulada Cante a un instante, una selección de los fotógrafos Mat Jacob y Gilles Coulon. A Sandra no debió resultarle difícil meter la cabeza en un mercado tan suculento como el de los Emiratos Árabes. Su socia, Mónica Santos, es hija del diplomático que en aquellos momentos encabezaba la representación de España en Qatar, Juan José Santos, enviado a ese destino por el propio Moratinos en 2008.

En la actualidad, Sandra trabaja como socia consultora experta en proyectos culturales en la firma ICP Consulting, el lobby que creó su padre en 2012 para captar grandes contratos para multinacionales en mercados emergentes. También en este otro trabajo, Sandra prefiere ocultar el apellido de su padre.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios