bastará con tener el bachiller

Educación concede el grado a los policías con sólo año y medio de estudios

El Ministerio entiende que los cursos internos de formación y los de ascenso a la categoría de subinspector son equivalentes a un título universitario

Foto: El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz (c), y el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert (d), conversan en presencia del director general de la Policía, Ignacio Cosidó (i). (EFE)
El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz (c), y el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert (d), conversan en presencia del director general de la Policía, Ignacio Cosidó (i). (EFE)

Conseguir un título de grado exige que el alumno estudie durante cuatro años en cualquier universidad del espacio común europeo. En concreto, el estudiante debe lograr 60 créditos por curso anual, que en total suman 240 y que se traducen en la práctica en cuatro años lectivos. Sin embargo, hay otras formas de lograr este alto nivel académico al margen de la universidad en un menor tiempo efectivo.

El Ministerio de Educación aprobó el pasado 29 de abril la orden 775/2015, que equipara los estudios policiales que conducen a la categoría de subinspector con el título oficial de grado y los cursos internos que llevan al cargo de inspector con el título académico de máster. En la práctica, por lo tanto, esta norma permite que los funcionarios que acceden al cuerpo consigan el grado en sólo año y medio de estudios, que es el tiempo que duran los cursos en la academia de Ávila para los policías de nuevo ingreso y los seminarios de ascenso de categoría de agente a oficial, y de este último rango a subinspector.

Se trata, por lo tanto, de un privilegio para los miembros de la corporación policial, que necesitarán hincar menos los codos que el resto de ciudadanos del país para obtener el mismo título. La iniciativa ha sido aplaudida por los sindicatos profesionales, que demandaban desde hace años una validación de los cursos internos y que así ven colmada con creces su reivindicación.

Imagen de archivo de dos coches de la Policía Nacional. (EFE)
Imagen de archivo de dos coches de la Policía Nacional. (EFE)

Algunos sectores de la Policía, sin embargo, no ven bien que se les dé tanto valor a estos estudios internos y entienden que la iniciativa infravalora a los universitarios que acceden al cuerpo o se sacan el grado mientras trabajan, y supone un agravio comparativo para el resto de titulados ajenos a la corporación. Argumentan, además, que la orden 1995 del 29 de junio de 2007 equiparaba las categorías más básicas de la Policía (policía y oficial) al título de técnico y técnico superior de formación profesional, que faculta a quien lo posea únicamente a acceder a los estudios de grado, en ningún caso para convalidarlo por ellos.

Sin embargo, Educación da por válido que la formación que conduce al ascenso a subinspector de la Policía es suficiente para obtener un grado que no tendrá apellido y que algunos denominan de marca blanca. En concreto, como el Ministerio exige cuatro años académicos y 240 créditos para obtener el título, la Dirección General de la Policía describe un itinerario que contabiliza como un primer curso (60 créditos) el seminario de formación en la Escuela de Ávila; como un segundo, las prácticas profesionales (otros 60 créditos); como un tercero, el curso de ascenso a oficial (60 créditos más, de los cuales 36 serían tras el reconocimiento de la experiencia profesional); y como un cuarto, el curso de ascenso a subinspector (los últimos 60 créditos).

Se trata de un privilegio para los miembros de la corporación policial que necesitarán estudiar menos que el resto de ciudadanos para obtener el grado 

Cuando los funcionarios de la Policía, por lo tanto, accedan al puesto de subinspector, adquirirán inmediatamente la equivalencia de grado y pasarán a formar parte del grupo A2 de la Administración, siempre que tengan el bachillerato. Así ocurrirá con los oficiales que este mismo año asciendan a subinspectores, ya que el Ministerio del Interior ha adaptado el contenido de este último curso. Los que lo hayan hecho antes de 2014, sin embargo, tendrán que desarrollar algún tipo de complemento formativo con alguna de las dos universidades con las que la Dirección General de la Policía está negociando.

En todo caso, para estos últimos también será necesario estar en posesión del bachiller, condición que hace años no era requisito indispensable para entrar en el cuerpo. Al resto –los que no tengan el bachiller–, la Dirección General de la Policía los anima a que se saquen el título de bachillerato. Cuando lo hagan, indicaron los responsables de esta reforma normativa a los sindicatos policiales en una reciente reunión, automáticamente se les entregará el título de grado.

El director de la Policía, Ignacio Cosidó, ya ha anunciado en otras ocasiones su intención de llevar a cabo un centro de estudios universitarios dentro de la corporación con el fin de elevar el nivel académico de los cursos internos, extremo que va en la misma línea de la mencionada orden ministerial.

Durante los últimos años, la Dirección General ha tratado de elevar el porcentaje de funcionarios de la corporación que dispone de título universitario. Para ello, ha realizado convenios como el que alcanzó con la Universidad Rey Juan Carlos, criticado por el Ministerio de Educación, que permite a los inspectores jefes y comisarios del cuerpo obtener el grado tras realizar un curso online de un año.

La escasez de titulaciones universitarias dentro de la corporación ha supuesto un problema para el Ministerio del Interior en los últimos meses. De hecho, la Audiencia Nacional obligó al departamento dirigido por Jorge Fernández Díaz a cesar a un alto cargo por no contar con titulación, decisión que posteriormente revocó al considerar que el recurrente, un inspector, no podía acceder al puesto que recurría.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios