hecho sin precedentes en la universidad pública

Primera privatización en la Rey Juan Carlos: externaliza Odontología a una fundación

La Fundación Clínica Universitaria de la Rey Juan Carlos se ocupará de los créditos prácticos del grado en Odontología. El equipo docente ve el principio de la privatización de la universidad pública madrileña

Foto: Entrada al campus de Móstoles de la universidad Rey Juan Carlos. (Wikipedia)
Entrada al campus de Móstoles de la universidad Rey Juan Carlos. (Wikipedia)

Un numeroso grupo de profesores de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) denuncia lo que podría ser la primera acción de privatización de una universidad pública madrileña. Concretamente, la externalización de la actividad docente en el grado (antes licenciatura) de Odontología, ante el inminente traspaso de competencias a la Fundación Clínica Universidad Rey Juan Carlos (FCURJC), que previsiblemente empezará a funcionar el próximo curso 2015-2016. Un hecho sin precedentes y que, recuerdan, va en contra de los estatutos universitarios, que conceden a los departamentos de las facultades las competencias docentes e investigadoras en su totalidad.

Los futuros dentistas de la URJC tienen divididas las asignaturas de sus cuatro cursos en partes teóricas y prácticas. Estas últimas se desarrollan en la Clínica Universitaria de la Facultad, alojada en el Campus de Alcorcón y concretamente en el Edificio Departamental II. Los estudiantes cuentan con unas instalaciones únicas –unos 160 sillones disponibles– para desarrollar los ejercicios con pacientes reales bajo la supervisión de los profesores responsables. Actualmente existen también las llamadas ‘prácticas extracurriculares’ voluntarias, durante las cuales los matriculados en Odontología pueden hacer más prácticas fuera de horario lectivo, mientras la Clínica dirigida por Luis Vázquez Vázquez consigue rentabilizar aún más la actividad del centro.

Pero a partir del próximo curso será la FCURJC la que se hará cargo de los créditos prácticos de la carrera. El equipo docente de la universidad denuncia la constitución de una “fundación privada” vinculada a la universidad y establecida en unos terrenos de titularidad pública cedidos por Ayuntamiento de Alcorcón a la Universidad. Una fundación que, según los estatutos publicados el 28 de febrero del año pasado, “tiene su ámbito territorial de actuación en la Comunidad de Madrid, sin perjuicio del alcance de los convenios que puedan suscribirse”. Y cuyos fines fundacionales tampoco dejan lugar a dudas: “Tiene por objeto promover el desarrollo de las actividades docentes y de investigación de las enseñanzas que se imparten en la Universidad, así como de gestionar la prestación de servicios que desarrolla la Clínica”. Uno de los profesores muestra con resignación su enfado: “Los estatutos son muy ambiguos. Hablan de enseñanzas, y aunque empezará por hacerse cargo de Odontología está claro que podría terminar por gestionar el resto de carreras de Ciencias de la Salud”, explica.

Además, la fundación contará con su propio equipo de profesores. Este es sin duda uno de los puntos que más daño hace al actual claustro del área de Estomatología (área propia de Odontología), que dice ver “truncado su futuro profesional”. Hace pocas semanas, el pasado 28 de abril, uno de los vicerrectorados de la URJC comunicó al director del Departamento de Estomatología, Juan Carlos Prados Frutos, que el próximo curso no se llevará a cabo el Plan de Ordenación Docente, cancelando la renovación a los profesores asociados, que pasarán de 50 a apenas 7, como ha comunicado ya el centro a los afectados. El motivo es que estos docentes sólo impartirán créditos teóricos porque los prácticos los gestionará directamente la Fundación, que podrá contratar a profesionales externos.

La fundación contará con su propio equipo de profesores, lo que ha significado cancelar la renovación a los actuales, que pasarán de 50 a sólo 7

Este ha sido en realidad el único comunicado que el profesorado ha recibido de manera oficial. “Hasta ahora todo han sido chivatazos, rumores o publicaciones directas del Consejo de Gobierno”, se queja otra de las docentes afectadas. Fuentes universitarias insisten en “lo mal que se han hecho las cosas”. Primero, por la “absoluta desinformación” con la que la cúpula ha tomado decisiones unilateralmente “que sin embargo nos afectan a todos”. Y segundo, porque insisten en la “evidente mala coordinación” que habrá a partir de ahora en el grado al separar las enseñanzas teóricas y prácticas, dividiendo al profesorado, y que repercutirá en la formación de los estudiantes y futuros dentistas.

En 2008 se escuchó por primera vez en la facultad la idea de crear una fundación a través de la que se gestionaría la Clínica mientras se obtenía una mayor rentabilidad de sus potentes instalaciones. El plan era del entonces vicerrector Fernando Suárez Bilbao y ya generó cierto malestar entre los profesionales universitarios, que alertaron del riesgo de que se perdiera “el interés educativo” que debe primar en las prácticas con pacientes, poniendo por delante “alicientes de otro tipo puramente económicos”. El proyecto no se volvió a mencionar hasta 2013, cuando Suárez Bilbao salió elegido rector de la Rey Juan Carlos, y un año después apareció finalmente publicada la constitución de la fundación. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios