se trata del comisario delgado roig

Interior destituye a un alto asesor del secretario de Estado por falta de confianza

El secretario de Estado, Francisco Martínez, cesa a uno de sus cargos de confianza, el comisario Francisco Vidal, que se negó a asumir el criterio del teniente coronel Pérez de los Cobos

Foto: El secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez (EFE)
El secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez (EFE)

Hay quien dice que algunas parejas se han roto por discrepar en detalles sin importancia. Sin embargo, esos conflictos aparentemente nimios suelen esconder problemas más profundos. Es lo que ha ocurrido en el Ministerio del Interior, donde un desacuerdo entre el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, y uno de sus asesores, el comisario Francisco Vidal Delgado Roig, ha acabado con la salida de este último.

La disputa entre ambos se ha producido porque el número dos del Ministerio decidió apartar a uno de los ponentes propuestos por Vidal de unas jornadas sobre extranjería (enmarcadas en un máster oficial a nivel europeo avalado por varias universidades). En concreto, se trataba del comisario David Agorreta, destinado en la Comisaría General de Extranjería y Fronteras y especialista en la materia. Si él no va, yo me voy, le dijo Vidal. El secretario de Estado, sin embargo, prefirió seguir en sus trece.

Horas después, el comisario, que ocupaba el cargo de vocal asesor del gabinete del secretario de Estado, y el propio Martínez acordaron la salida del mando policial. Desde el Ministerio del Interior tratan de dar apariencia de normalidad a la disputa y recuerdan que se trata de un puesto de libre designación y que es “normal” que se produzcan relevos en estos cargos de confianza. Explican que el comisario Vidal fue nombrado por el predecesor de Martínez, Ignacio Ulloa, y que entra dentro de la lógica que el actual secretario de Estado ya no contara con su confianza.

Sin embargo, al igual que en el ejemplo de las parejas que se rompen por aparentes nimiedades, también en este caso existe un iceberg de problemas debajo de la superficialidad. En concreto, explican fuentes policiales, la orden de vetar a Agorreta de las mencionadas jornadas fue tomada por el secretario de Estado a instancias del teniente coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos, actual jefe del Gabinete de Coordinación y Estudios de la Secretaría de Estado, considerado el número tres del departamento, lo que convertiría el asunto en una nueva disputa entre mandos de ambos cuerpos, extremo que también niega Interior.

El director del Gabinete de Coordinación y Estudios de la Secretaría de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior, Diego Pérez de los Cobos (EFE)
El director del Gabinete de Coordinación y Estudios de la Secretaría de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior, Diego Pérez de los Cobos (EFE)

 

Las mismas fuentes policiales consultadas aseguran que Pérez de los Cobos también ha solicitado recientemente el acceso para la Guardia Civil a la base de datos de extranjería desarrollada por la Policía (Adextra), que ha sido de gran utilidad en investigaciones tan importantes como la que desarrollaron las fuerzas de seguridad en el accidente del avión de Germanwings, petición que también ha molestado a Vidal, puesto que es el departamento dirigido por Ignacio Cosidó el que ha creado la aplicación.

El reciente conflicto entre altos mandos de ambos cuerpos es el enésimo que se produce en la presente legislatura, la primera en la que la Guardia Civil accede a las bases de datos de Interpol y Europol, hasta ahora competencia exclusiva de la Policía. Los sindicatos de este último cuerpo, de hecho, han protestado contra lo que consideran una intromisión por parte del instituto armado.

Estas organizaciones sindicales han denunciado también la presencia de guardias civiles en embajadas, algo que no ocurría hasta el momento, ya que se trata de un servicio desarrollado por ley por la Policía; la relación del instituto armado con cuerpos de seguridad de otros países, extremo que hasta el momento también era responsabilidad de la Policía Nacional en exclusiva; o la participación de la Guardia Civil en el Registro de Nombres de Pasajeros (Passenger Name Record), cuando se trata de un proyecto desarrollado por la Policía.

El enfrentamiento entre ambos cuerpos llegó a su nivel más preocupante hace dos años, el 13 de febrero de 2013, cuando varios agentes de la Policía y de la Guardia Civil se pelearon en plena calle por la custodia de un paquete sospechoso enviado al consulado de Francia en Madrid y que finalmente resultó ser una sustancia no peligrosa.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios