Cospedal 'ficha' a Aznar ante su campaña-examen para seguir al frente de Génova
  1. España
movimientos de los barones ante el 24-M

Cospedal 'ficha' a Aznar ante su campaña-examen para seguir al frente de Génova

Siguen en el PP los movimientos internos ante el miedo de sus dirigentes autonómicos a una derrota el 24 de mayo. Aznar apoyará a la vieja guardia y a Cospedal. Los demás van por libre o con Feijóo

Foto: Aznar y Cospedal, durante la inauguración del Campus de Verano de Faes en 2013. (Efe)
Aznar y Cospedal, durante la inauguración del Campus de Verano de Faes en 2013. (Efe)

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha fichado a José María Aznar para su campaña electoral en Castilla-La Mancha, que es la misma en la que se juega su continuidad al frente de la secretaría general del Partido Popular. Un detalle importante en los movimientos internos que se registran en el PP ante el miedo de sus dirigentes autonómicos a sufrir una nueva derrota en los comicios del 24 de mayo después del fiasco general de las europeas y el desastre en las andaluzas.

El ex presidente del Gobierno tenía previsto responder a la llamada de ayuda que le hizo la dirección de su partido para que apoyara en la campaña, pero en principio planeaba acudir a los actos con los más fieles representantes de la vieja guardia de la organización y cumplir con el PP de Madrid. Había dado el sí a Luisa Fernanda Rudi para viajar a Zaragoza, a Pedro Sanz para desplazarse a Logroño y a Juan Vicente Herrera para estar en Ávila. Al final también cerró la fecha de su asistencia a un mitin y concentración de interventores de los populares madrileños prevista para el día 17.

Aznar acompañará a su esposa, Ana Botella, a los principales actos de despedida de la alcaldesa de Madrid que empiezan, fuera de la campaña, con la entrega de los premios San Isidro el día 15 y continúan con la citada convocatoria de cuadros del partido dos días después. El expresidente hará de acompañante de la alcaldesa saliente y de telonero de las aspirantes a dirigir el ayuntamiento de la capital, Esperanza Aguirre, y la Comunidad Autónoma, Cristiana Cifuentes.

La novedad sobre el programa de intervenciones previsto hace dos meses reside en el interés puesto por Cospedal en contar en su campaña con el apoyo de Aznar y en las facilidades de este para hacer un hueco en su apretada agenda de actividades, casi todas en el extranjero. Además de encajar 5 actos de apoyo a sus compañeros de partido en 5 días (entre el día 12 que estará en Zaragoza y el 17 en Madrid), el exjefe del Ejecutivo ha quedado con la secretaria general en acompañarla el día 18 en Toledo. En la jornada siguiente toma de nuevo el avión y no volverá a España hasta después de las elecciones y de la posterior reunión de la dirección del partido para analizar los resultados y sus consecuencias.

Aznar, requerido desde otras muchas organizaciones regionales de su partido, ha procurado quedar bien con los más próximos, los aupados en su época, pero también con la actual número dos del PP, con la misma que chocó en las elecciones europeas hasta quedarse fuera de la campaña. Es “pura disciplina de partido”, según alguno de sus fieles, pero también un síntoma del empeño de Cospedal en sumar apoyos y cultivar la imagen de unidad en un momento complicado para el PP y para ella misma. Está cuestionada por la vieja guardia, aunque la decisión de compatibilizar la presidencia de la Junta de Castilla-La Mancha con la secretaría general sea de Rajoy, y siguen las quejas internas por la falta de entendimiento o descoordinación con la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

Cospedal se vuelve a jugar su carrera en los comicios autonómicos. Si gana, habrá continuidad en Génova. De lo contrario, puede estar tentada a dejar sus cargos

Cospedal se vuelve a jugar su carrera en los comicios autonómicos. Hace 4 años, al ganar por mayoría absoluta en Castilla-La Mancha, feudo socialista durante tres décadas, se consolidó en la dirección del PP. El 24 de mayo se repite el examen. Es la prueba complementaria que tiene que pasar la estabilidad de su partido a la más obvia de mantener o no el control de Madrid, alcaldía y Comunidad. Si Cospedal gana, habrá continuidad en Génova. De lo contrario, puede estar tentada a dejar todos sus cargos, según el temor extendido entre sus partidarios. Y la dirección no rinde cuentas hasta el próximo congreso previsto para principios de 2016.

La presidenta de la Junta castellano-manchega sigue los movimientos de los barones autonómicos del partido, divididos y sólo unidos por las quejas comunes frente al Gobierno, bien por la austeridad presupuestaria impuesta o por el deterioro de la imagen del conjunto del PP. Alberto Núñez Feijóo, que no tiene elecciones a la vista hasta el próximo año, es el único al alza y la alternativa para cualquier relevo a medio plazo en la dirección del partido o como refuerzo del Ejecutivo.

En fuentes del PP dicen que los presidentes del PP en la Comunidad Valenciana, Alberto Fabra, y en Baleares, José Ramón Bauzá, son los más firmes partidarios de Feijóo como representantes de una renovación generacional que tiene que pasar la prueba de las urnas. Luego están los miembros de la vieja guardia (Rudi, Sanz y Herrera), los primeros en reclamar el apoyo de Aznar para su campaña. Por libre sigue José Antonio Monago y queda por ver en Madrid quién toma el control de la organización regional si Esperanza Aguirre se hace con la alcaldía de Madrid. Aunque Rajoy no quiera oír nada de cambios después del 24-M, siguen los movimientos de los dirigentes regionales amenazados con quedarse en la oposición o a merced de los pactos.

José María Aznar Mariano Rajoy Elecciones Municipales y Autonómicas 2015 Alberto Núñez Feijóo María Dolores de Cospedal Luisa Fernanda Rudi Partido Popular (PP)
El redactor recomienda