La Audiencia de Madrid desestima la demanda de Aznar contra Graciano Palomo
  1. España
POR UN ARTÍCULO PUBLICADO EN 'EL CONFIDENCIAL'

La Audiencia de Madrid desestima la demanda de Aznar contra Graciano Palomo

La Sala desestima por unanimidad la demanda interpuesta por el expresidente debido al artículo titulado 'Los correos de Blesa ponen al descubierto que Aznar exigía contrapartidas'

placeholder Foto: El expresidente del Gobierno, José María Aznar (EFE)
El expresidente del Gobierno, José María Aznar (EFE)

La Sala Duodécima de la Audiencia Provincial Civil de Madrid ha desestimado la demanda interpuesta por el expresidente del Gobierno José María Aznar contra el periodista Graciano Palomo y rectifica una sentencia firmada en su día por el juez de Primera Instancia número 4 de Pozuelo de Alarcón, Enrique Presa Cuesta.

La Sala, constituida por los magistrados Fernando Herrero de Egaña, Octavio de Toledo (ponente), Ana María Olalla Camarero y María José Romero Suárez, ha desestimado por unanimidad la demanda interpuesta por Aznar debido a un artículo publicado en El Confidencial titulado ‘Los correos de Blesa ponen al descubierto que Aznar exigía contrapartidas’.

En dichos correos electrónicos, el expresidente del Gobierno pedía al entonces presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa –del que era íntimo amigo y protector en dicha entidad bancaria– que la caja comprara por 54 millones de euros unas obras del artista Gerardo Rueda, que también fue amigo de Aznar. Blesa pasó esa petición al también entonces director de la Fundación Caja Madrid, Rafael Spottorno, que consideró la cifra “totalmente disparatada”. Debido a la insistencia de Aznar, Blesa le dijo a Spottorno que hiciera todo lo posible, porque su amigo era “una apisonadora”.

Frente a la petición inicial de José María Aznar de 54 millones de euros por un conjunto de obras de su amigo Rueda (ya fallecido en esos momentos), los tasadores y expertos de Caja Madrid entendieron que el valor la obra no superaba los 1,8 millones de euros, lo que llevó a Spottorno a hablar –“no sin estupor”– de “precio absolutamente disparatado”.

Como la gestión finalmente no se llevó a cabo, entró en liza el hijo mayor de Aznar, José María Aznar Botella, quien dirigió un duro e-mail a Miguel Blesa en el que le espetaba: “Con los pelos que mi padre se ha dejado por ti, y han sido muchos, me parece impresentable lo que has hecho o no has hecho. No se merecía esta decepción”. El banquero respondió: “No quiero pensar que te estás refiriendo al asunto de Rueda.Caja Madrid tiene sus procedimientos, no es mi cortijo”.

La Sala recuerda la jurisprudencia del Tribunal Constitucional en materia de libertad de expresión y libertad de información, que prevalece ante el derecho al honor y sostiene que nunca en su artículo el periodista ha utilizado palabras denigratorias ni insultos contra el demandante y siempre ha respetado la veracidad del contenido de los correos electrónicos,“ya que de los mismos se desprenden las gestiones del actor (Aznar), su insistencia ante el señor Blesa y la consideración por parte del señor Spottorno de que se trataba de un precio excesivo”.

Asimismo, la Sala entiende que Aznar, “como expresidente del Gobierno, es persona de evidente notoriedad pública, lo cual, según la doctrina jurisprudencial amplía el ámbito del derecho a la crítica a través de la libertad de expresión”.

José María Aznar Rafael Spottorno Miguel Blesa Caja Madrid