Es noticia
Menú
Nicolás: el juez exige que el destituido jefe de Asuntos Internos siga con el caso
  1. España
enemigo de villarejo y destituido por cosidó

Nicolás: el juez exige que el destituido jefe de Asuntos Internos siga con el caso

El instructor solicita que el comisario Marcelino Martín Blas vuelva a coger las riendas de la investigación a pesar de haber sido apartado del procedimiento por el Ministerio del Interior

Foto: Francisco Nicolás Gómez Iglesias, conocido como el "pequeño Nicolás". (EFE)
Francisco Nicolás Gómez Iglesias, conocido como el "pequeño Nicolás". (EFE)

El caso del pequeño Nicolás va camino de provocar el mayor conflicto en el seno de la Policía desde la investigación sobre el chivatazo a ETA en el bar Faisán. El juez que instruye el sumario sobre las andanzas del joven impostor, el titular del Juzgado número 2 de Plaza de Castilla, Arturo Zamarriego, acordó este martes que las indagaciones relacionadas con el procedimiento sigan siendo coordinadas por el comisario Marcelino Martín Blas, a pesar de que la Dirección General de la Policía decidió apartarlo del caso hace sólo dos semanas relevándolo de la jefatura de la unidad de Asuntos Internos, que había asumido desde el principio la investigación de este escándalo.

Según fuentes cercanas al procedimiento consultadas por El Confidencial, el magistrado ha resuelto que Martín Blas, así como el inspector de nombre Rubén con número de placa 111.487 que firma todos los informes emitidos por Asuntos Internos sobre el pequeño Nicolás, queden adscritos a su oficina en comisión judicial para que se dediquen a investigar los presuntos delitos que habrían cometido el joven y sus presuntos colaboradores. En todo lo que concierna a este asunto, ambos funcionarios dejarán de estar sujetos a sus superiores y sólo reportarán al juez los resultados de sus indagaciones.

Reunión con el nuevo comisario

Las fuentes consultadas aseguran que el juez ha tomado esta decisión para evitar un cambio en la dirección de las pesquisas. El relevo de Martín Blas al frente de Asuntos Internos iba a provocar que la coordinación del caso recayera en el nuevo responsable de la unidad, Franscisco Migueláñez. Pero el magistrado no ha esperado siquiera a que Migueláñez aterrice oficialmente en su nuevo destino para transmitirle su pérdida de confianza.

Según ha podido saber El Confidencial, el nuevo responsable de Asuntos Internos se reunió este mismo martes con Zamarriego para abordar la situación en la que se encuentra el caso y plantear posibles nuevas líneas de investigación. Sin embargo, el magistrado zanjó pronto la entrevista anunciándole a su interlocutor que había tomado la decisión de solicitar la adscripción de Martín Blas a su juzgado.

La decisión ha provocado un profundo malestar en la dirección de la Policía Nacional, ya que el magistrado ni siquiera ha concedido "el beneficio de la duda" al nuevo responsable de Asuntos Internos, según explican fuentes policiales. Las comisiones judiciales son habituales en procedimientos de gran envergadura, como los que instruye la Audiencia Nacional, pero sólo en extrañas ocasiones se toma una medida de este calibre en un juzgado ordinario como el que dirige Zamarriego. No sólo porque reduce el número de efectivos disponibles, sino porque también introduce una anomalía en la gestión de la plantilla, al dejar a los funcionarios del cuerpo en manos de las decisiones de un juez.

Dos despachos en la comisaría de Rafael Calvo

Según fuentes próximas a la Dirección Adjunta Operativa de la corporación, se van a habilitar dos despachos en las dependencias policiales de la calle de Rafael Calvo de la capital para que sean utilizados exclusivamente por Martín Blas y el inspector Rubén, y sólo para trabajos que guarden relación con el pequeño Nicolás. Con todo, las mismas fuentes subrayan que, a pesar de la decisión del juez, no se contempla en ningún caso que Martín Blas regrese a la unidad de Asuntos Internos.

Interior exculpa a su principal enemigo

La vuelta de Martín Blas al caso se produce sólo unas horas después de la Dirección General de la Policía haya resuelto que no existen motivos para abrir un expediente a su principal enemigo en el cuerpo, el comisario José Manuel Villarejo, al considerar que no existe ninguna incompatibilidad entre su actividad como funcionario y las empresas de las que es propietario.

Como adelantó El Confidencial el pasado mes de enero, la unidad de Asuntos Internos envió un informe a Zamarriego en el que acusaba a Villarejo de haberse reunido con el pequeño Nicolás en un parque del centro de Madrid. La unidad que entonces lideraba Martín Blas sostuvo esa conclusión utilizando las imágenes de la supuesta cita captadas por las cámaras del recinto. Sin embargo, el individuo que aparecía en los fotogramas resultó ser un octogenario que no tenía ninguna relación con Villarejo ni con el joven impostor.

La Dirección Adjunta zanjó el conflicto que generó en el seno de la corporación ese enfrentamiento, que era el enésimo en los últimos dos años, con el cese de Martín Blas. Pero la investigación del caso Nicolás, que tiene como principal acusado a un chico de 20 años, acaba de reactivar nuevamente esta disputa fratricida.

El antecedente del caso Faisán

No es la primera vez que un juez ordena que un funcionario continúe al frente de unas determinadas pesquisas a pesar de haber sido destituido o trasladado a otro destino. Ocurrió, por ejemplo, en el caso Faisán, donde el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz decidió recuperar al que había sido jefe de la investigación de Asuntos Internos, Carlos Germán, cuando este ya había sido destinado a la población valenciana de Chirivella como resultado de su ascenso a la categoría de comisario. Ruz decidió que Germán abandonara esa comisaría y retomara las pesquisas del polémico caso Faisán. El caso Nicolás tiene menos entidad, pero está a punto de tener las mismas consecuencias dentro de la Policía.

El caso del pequeño Nicolás va camino de provocar el mayor conflicto en el seno de la Policía desde la investigación sobre el chivatazo a ETA en el bar Faisán. El juez que instruye el sumario sobre las andanzas del joven impostor, el titular del Juzgado número 2 de Plaza de Castilla, Arturo Zamarriego, acordó este martes que las indagaciones relacionadas con el procedimiento sigan siendo coordinadas por el comisario Marcelino Martín Blas, a pesar de que la Dirección General de la Policía decidió apartarlo del caso hace sólo dos semanas relevándolo de la jefatura de la unidad de Asuntos Internos, que había asumido desde el principio la investigación de este escándalo.

Comisario Villarejo
El redactor recomienda