'The New Yorker' habla de violación de derechos

La 'ley mordaza' traspasa fronteras

La Ley de Seguridad Ciudadana, aprobada por el Gobierno el pasado mes de marzo, entrará en vigor el 1 de julio. La revista norteamericana carga duramente contra ella y las sanciones impuestas

Foto: Manifestación el pasado mes de diciembre contra la 'ley mordaza' del Gobierno del Partido Popular. (Reuters)
Manifestación el pasado mes de diciembre contra la 'ley mordaza' del Gobierno del Partido Popular. (Reuters)

Aprobada por el Congreso de los Diputados el pasado mes de marzo con el único respaldo del Partido Popular, la Ley de Seguridad Ciudadana sustituirá a partir del 1 de julio la norma vigente de 1992, también llamada la ley Corcuera o de la patada en la puerta.

A dos meses de su entrada en vigor, la ‘ley mordaza’ cruza la frontera española y llega a Estados Unidos. The New Yorker recoge en un artículo cómo “el Gobierno conservador de España introdujo una ley para frenar las protestas públicas y sofocar el activismo social”.

La revista estadounidense se refiere también a las “decenas de miles de euros” en multas y “otros tantos cientos” en sanciones por “protestar frente al Congreso de los Diputados”, un claro ejemplo, según informó la ONU, de “violación de la esencia misma del derecho a protestar”.

Portada de 'The New Yorker'
Portada de 'The New Yorker'

A pesar de que The New Yorker no da cifras, no está del todo desencaminado ya que las sanciones por el incumplimiento de la Ley de Seguridad Ciudadana va desde los 600.000 euros por acudir a una manifestación no comunicada o celebrar espectáculos públicos quebrantando la prohibición o suspensión por razones de seguridad a los 100 euros por faltas leves como perder tres veces o más el DNI en un año, daños leves al mobiliario urbanos o el botellón que, incluso, pueden alcanzar los 600 euros de multa. En término medio, entre 601 y 30.000 euros se encuentran infracciones como resistencia a la autoridad, demandar servicios sexuales cerca de colegios o parques u obstruir la ejecución de los desahucios.

“Más del 80% de la población se opuso a esta medida pero el partido el poder, que tiene la mayoría absoluta, se mantuvo firme y aprobó la ley en la Cámara Baja”, apunta The New Yorker, que da absoluto protagonismo a la protesta pionera en el mundo que tuvo lugar el pasado 10 de abril frente al Congreso en la que ninguna personas salió a la calle, solo sus hologramas.

“Hordas de manifestantes parecían surgir en el calle”, escribe el medio americano en referencia a la iniciativa de la plataforma No Somos Delitos, que recogió a través de su página web las imágenes escaneadas de miles de personas que se sumaron a un acto de protesta contra la que consideran es una ley “represiva”. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios