Pelayos de la Presa, el pueblo que quiere al Generalísimo y a José Antonio
  1. España
rechaza cambiar las calles por quinta vez

Pelayos de la Presa, el pueblo que quiere al Generalísimo y a José Antonio

Se ha debatido en el pleno municipal cinco veces. La oposición pide desde hace años el cambio de nombre en la plaza y hasta la defensora del Pueblo lo solicita. Pero siguen votando en contra

placeholder Foto: Plaza del Generalísimo de Pelayos de la Presa
Plaza del Generalísimo de Pelayos de la Presa

Pelayos de la Presa, un pueblo situado al suroeste de la Comunidad de Madrid con algo más de 2.500 habitantes, se citaba esta semana en su habitual pleno municipal para debatir por quinta vez una orden del día que todos los presentes conocen ya de memoria: si la Plaza del Generalísimo en la que se sitúa la sede del Ayuntamiento debería cambiar su denominación por Plaza de la Constitución. Es la demanda que los concejales de la oposición llevan exigiendo hace años, concretamente desde que entró en vigor la Ley de Memoria Histórica.

Pero los concejales del PP, partido que gobierna con mayoría absoluta en el municipio, se niegan a renombrar la plaza y las calles anexas, que siguen homenajeando a José Antonio Primo de Rivera y José Calvo Sotelo, ministro durante la dictadura de Miguel Primo de Rivera. Este martes el resultado volvía a repetirse: 8 votos a favor de dejar las cosas como están y 3 en contra. Mario Cuéllar, artífice de esta particular lucha y actualmente concejal no adscrito –antes del PSOE–, condena que el alcalde del pueblo, Herminio Cercas, y sus concejales “no cumplan la ley” y “actúen como si esto fuera su cortijo”.

El de Pelayos de la Presa no es un caso cualquiera, aunque en España existan muchos más municipios en cuyas calles siguen apareciendo personajes y símbolos franquistas. La defensora del pueblo, Soledad Becerril, emitió hace dos años la primera resolución de su historia en la que avalaba la aplicación directa de esta ley e instaba al primer edil del municipio a cumplir la normativa y retirar los nombres de sus calles “que exalten la dictadura franquista y a sus protagonistas”.

El artículo 15.1 de la citada ley 52/2007 establece que “las administraciones públicas tomarán medidas para retirar los escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas que exalten de forma personal o colectiva la sublevación militar, la Guerra Civil y la represión de la dictadura”, quedando excluidas únicamente las que estén protegidas legalmente por razones artísticas, arquitectónicas o religiosas, o las que se considere que no exaltan a los bandos enfrentados. Pero Herminio Cercas de momento se ha negado a cumplir ese requerimiento en distintas ocasiones.

Se ha perdido una moción pero la cosa no ha terminado. Hasta la victoria, siempre!

Tampoco quieren a Adolfo Suárez

Y la de la plaza no es la única cuestión sobre Pelayos de la Presa en manos de la Defensora del Pueblo. También está sobre la mesa otra de las peticiones del concejal no adscrito, que también solicitacambiar el nombre de la calle José Antonio Primo de Rivera por la de Adolfo Suárez. “Cuando el año pasado murió el expresidente del Gobierno lo propusimos por la importancia del personaje y con la idea de adaptarnos a los nuevos tiempos, pero tampoco están por la labor”, cuenta Cuéllar.

El alcalde insiste en que la mayoría de los vecinos del pueblo estáa favor de mantener los nombres actuales porque no están interesados en cambiarlos. Cuéllar, por su parte, dice ser consciente de que los habitantes tienen otras prioridades que encomiendan a los políticos como como fomentar el turismo y trabajar por disminuir los altos niveles de desempleo. Pero, según él, los nombres franquistas no son sólo política. “Yo creo que mantener esos personajes presidiendo la plaza y nuestras calles da un aspecto rancio y anticuado al pueblo, y al final repercute también en nuestra economía, el turismo y la gente que nos viene a visitar”, asegura el concejal.

Después de haber votado hasta en cinco ocasiones mantener o cambiar la Plaza del Generalísimo, Mario Cuéllar afirma que ha llegado el momento de presentar un contencioso administrativo o una denuncia por prevaricaciónporque “es ya la quinta vez que se insta al alcalde a cumplir la ley y se niega”. Mientras tanto, la plaza del Generalísimo seguirá presidiendo la localidad.

Boadilla y Pozuelo, otros municipios rezagados

Son dos municipios del oeste de la Comunidad de Madrid a los que les costó cambiar el nombre delGeneralísimo. En Boadilla del Monte llevaban años intentando sustituirlo, pero ni con la ley de memoria histórica lo habían conseguido. Fue el año pasado cuando el pleno decidió renombrarla también con el nombre del expresidente Adolfo Suárez. El partido Alternativa por Boadilla llegó a proponer el nombre de Avenida Esperanza Aguirre con tal de evitar el nombre del dictador, pero no consiguió convencer a los ‘populares’ del municipio.

En Pozuelo de Alarcón sucedió algo similar hasta 2005, año en el que el Ayuntamiento decidió rendir homenaje al Papa Juan Pablo II, renombrando una de sus principales calles y enterrando al Generalísimo en su callejero. Y en Madrid capital aún perduran vías como Caídos de la División Azul o el Parque Carlos Arias Navarro, situado en Aluche, que el PP se negó a cambiar de nombre a pesar de estar dedicado al último presidente del Gobierno franquista.

Comunidad de Madrid Adolfo Suárez Soledad Becerril Francisco Franco
El redactor recomienda