Es noticia
Menú
IU da cobijo en su candidatura al sindicalista que ‘incendió’ Coca Cola
  1. España
El NEGOCIADOR

IU da cobijo en su candidatura al sindicalista que ‘incendió’ Coca Cola

El presidente del comité de empresa de la planta de Fuenlabrada da el salto a la política después de haberse enfrentado a dirigentes, empresarios e incluso a sus propios compañeros de sindicato

Foto: Juan Carlos Asenjo. (Comisiones Obreras)
Juan Carlos Asenjo. (Comisiones Obreras)

Juan Carlos Asenjo ha representado un quebradero de cabeza para Coca Cola España durante los últimos meses a cuenta del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) declarado por la compañía. Pero no solo para la multinacional estadounidense. El presidente del comité de empresa de la planta de Fuenlabrada y representante de Comisiones Obreras (CCOO) se ha enfrentado también a políticos, trabajadores y sindicalistas de otras organizaciones e incluso de la suya propia.

Su criterio contrario a la negociación no era respaldado por otros miembros de CCOO que participaban en las distintas mesas de negociación. Incluso la Federación Agroalimentaria de su formación se opuso a lo que calificó como “injustas, falsas, calumniosas e intolerables” declaraciones vertidas por el sindicalista de Fuenlabrada. Tampoco compartían su postura gran parte de los representantes de UGT y USO.

Sin embargo, la posición de Asenjo terminó imponiéndose e impregnando a la práctica totalidad del sindicalismo decisivo, lo que hizo desembocar el proceso negociador en un callejón con una sola salida: la judicialización del caso Coca Cola. Las herramientas utilizadas para alcanzar el supuesto consenso sindical son hoy puestas en duda por algunos de los actores que las presenciaron. El portavoz de USO José Vías Iglesias contó en Intereconomía Televisión que, desde el principio, CCOO se opuso a la negociación en Fuenlabrada y amenazó con “echar encima a la asamblea” a quien opinara distinto.

Su criterio contrario a la negociación no era respaldado por otros miembros de CCOO, UGT y USO

Vías Iglesias denunció públicamente que él mismo fue zarandeado y amenazado. También contó en el mismo programa que lo mismo le ocurrió a un miembro de UGT que también se mostró partidario de la negociación y que denunció los hechos ante la Policía. Otros dos representantes de esta última organización, añadió, fueron desacreditados por Cándido Méndez y sustituidos por otros contrarios a cualquier tipo de diálogo.

Pero no solo es el testimonio de otros sindicalistas lo que muestra la violencia física y verbal que ha caracterizado al proceso de negociación del ERE de Coca Cola. El pasado 29 de enero, durante la celebración del pleno municipal del Ayuntamiento de Leganés que muestra el vídeo adjunto, Asenjo condujo a un grupo de trabajadores hasta el consistorio para atacar públicamente al portavoz socialista, Rafael Gómez Montoya. “Montoya, traidor, sabemos dónde vives, sabemos que tienes hijos”, le increpó. “Tu vida está en peligro, eres un desgraciado, hijo de puta”, insultó a voz en grito al político, que posteriormente también dejó constancia de los hechos en la correspondiente denuncia.

Dos semanas antes, un centenar de encapuchados comenzaron a lanzar extintores contra uno de los comedores de la fábrica de Coca Cola de Fuenlabrada. Se trataba de una pequeña habitación de cinco por 15 metros en la que había algo más de media docena de trabajadores en ese momento. Según denunciaron ante la Policía varios de esos empleados, de repente “estallaron los cristales” y aparecieron decenas de personas gritando y amenazando a los que había allí.

“Estabais avisados de la otra vez, hijos de puta, salid de aquí, os vamos a cortar el cuello, no os queremos ver por aquí, corred, vamos a llevarlos al descampado”, les decían mientras les empujaban hacia el exterior y les propinaban patadas y puñetazos al tiempo que les grababan con cámaras. Una vez fuera, uno de los encapuchados cogió por el brazo a un trabajador y le colocó un pincho en el cuello. “Ves esto, la próxima vez que te vea dentro, te lo clavo”, le dijo antes de volver a empujarle.

El hombre que sufrió estas agresiones, en su testimonio en dependencias policiales, aseguró tener “miedo” de volver a acudir a la empresa, dada la “fuerte violencia” que habían utilizado contra él y el temor a que se pudieran cumplir las amenazas que vertieron.

No parece raro, por lo tanto, que la planta de Fuenlabrada resultara ser la que menos apoyo de los trabajadores mostró al plan ofrecido por Coca Cola durante la negociación del ERE. En el resto de delegaciones de la empresa, sin embargo, nueve de cada diez trabajadores dijeron sí a la oferta de la compañía.

placeholder Trabajadores de Coca Cola concentrados en la Asamblea de Madrid, en febrero de 2014. (EFE/Kiko Huesca)
Trabajadores de Coca Cola concentrados en la Asamblea de Madrid, en febrero de 2014. (EFE/Kiko Huesca)

Algunos culpan a Asenjo de haber preferido la judicialización del ERE a cualquier negociación que hubiera mejorado las condiciones de los trabajadores. Así lo puso de manifiesto, por ejemplo, el mencionado portavoz de USO durante su intervención en el programa de Intereconomía.

Ahora el presidente del comité de empresa de la planta de Fuenlabrada ha dado el salto a la política. Y no podía ser otra formación la que acogiera al sindicalista que Izquierda Unida, agrupación ligada a CCOO y que ha mostrado su más ferviente apoyo a la causa de Asenjo desde el primer momento. En concreto, el sindicalista va como número tres en las listas de la formación izquierdista de Fuenlabrada a las próximas elecciones municipales que tendrán lugar el 24 de mayo, con lo que tendría posibilidades de lograr una concejalía, ya que actualmente IU cuenta con tres ediles en el consistorio.

Tanto Cayo Lara como la portavoz de IU en Fuenlabrada, Teresa Fernández, que vuelve a encabezar las listas a las elecciones municipales de la localidad madrileña, han respaldado a Asenjo desde que comenzó el conflicto de la multinacional americana. Esta última política, por otro lado, está a punto de sentarse en el banquillo acusada de malversación de fondos públicos por utilizar presuntamente a personal del Ayuntamiento para reformar la fachada de su vivienda.

Juan Carlos Asenjo ha representado un quebradero de cabeza para Coca Cola España durante los últimos meses a cuenta del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) declarado por la compañía. Pero no solo para la multinacional estadounidense. El presidente del comité de empresa de la planta de Fuenlabrada y representante de Comisiones Obreras (CCOO) se ha enfrentado también a políticos, trabajadores y sindicalistas de otras organizaciones e incluso de la suya propia.

CCOO Izquierda Unida UGT Coca Cola
El redactor recomienda