Un amigo de los espeleólogos fallecidos: "España y Marruecos han matado a José Antonio"
  1. España
critican la falta de diligencia

Un amigo de los espeleólogos fallecidos: "España y Marruecos han matado a José Antonio"

José Morillo acusa al Gobierno de España de "no haber puesto los medios necesarios para poderlo rescatar"

Foto: Julia Ordóñez, esposa José Antonio Martínez, ha criticado la falta de diligencia en las tareas de rescate (efe)
Julia Ordóñez, esposa José Antonio Martínez, ha criticado la falta de diligencia en las tareas de rescate (efe)

José Morilla, compañero de los espeleólogos fallecidos en una sima en el sur de Marruecos, ha asegurado que "Gustavo Virues ha muerto en la montaña, pero a José Antonio Martínez lo han matado entre el Gobierno español y el marroquí". Al Gobierno de España lo acusa de "no haber puesto los medios necesarios para poderlo rescatar".

En una entrevista a Canal Sur Radio,Morilla ha calificado los hechos de "pesadilla" y ha asegurado que "José Antonio estaba vivo hasta ayer. Se ha tirado seis días y medio en lo alto de una piedra rodeado de nieve desde que dimos la voz de alerta el miércoles, y no han hecho absolutamente nada por sacarlo", lamenta.

Explica que otros espeleólogos, incluido Juan Bolívar -padre del único superviviente de los tres atrapados en la sima-, han colaborado con las autoridades marroquíes para intentar rescatar a sus compañeros, si bien los medios de las autoridades marroquíes eran "obsoletos, precarios" y éstos no tenían "ninguna formación" para poder ejecutar el rescate.

Sus amigos les encontraron

Señala que fueron ellos mismos quienes localizaron a sus compañeros, para lo que, entre otras cuestiones, tuvieron que "andar durante seis horas con nieve hasta la cintura".

Insiste en que no disponían del material necesario para rescatarlos y en que han estado en contacto permanente para solicitarlo a la embajada española, que "siempre decía que sí, que estaba en ello, pero al final no traían nada. Ni medios, ni helicóptero ni nada", se queja.

Considera que, de haber contado con los medios adecuados, el tiempo para acceder a la zona en la que se encontraba José Antonio hubiera sido menor. Sin embargo, "lo dejaron durmiendo en la pared toda la noche en las condiciones que estaba y al final ha muerto".

Detalla que las peticiones de material y ayuda las realizaban a las autoridades marroquíes y españolas, al tiempo que critica que la Guardia Civil llegara a la zona "ayer por la tarde, después de una semana", argumentando que "no les dejaban entrar en territorio marroquí".

A su juicio, si la situación hubiese implicado "al Rey de España, a un ministro o al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en cinco minutos se hubiera puesto toda la operación en marcha, pero como era un españolito de a pie no han hecho absolutamente nada".

Morilla ha comentado que el superviviente está en un hospital de Uarzazate, donde se encuentra "estabilizado y decansado",y, según la información de la que disponen, los cuerpos de los dos fallecidosya han sido rescatados y van a ser trasladados de inmediato al Hospital de Uarzazate.

Marruecos les acusa de temerarios

Agentes marroquíes, y no españoles, fueron los que sacaron vivo del fondo del barranco ayer por la tarde al montañero español Juan Bolívar Bueno, donde llevaba varios días, dijo el director del Consejo Provincial de Turismo de Uarzazate, Zubeir Bouhout.

"Fueron elementos de la Protección Civil, apoyados por agentes de la Gendarmería Real, quienes salvaron y rescataron al único superviviente", declaró el director del Consejo Provincial de Turismo de Uarzazate, provincia donde se produjo el accidente.

Bouhout, en contacto permanente con los servicios de rescate marroquíes, añadió además otro detalle: "Los montañeros corrieron un riesgo enorme aventurándose en esa zona sin un guía profesional y sin material de detección (GPS)".

El responsable marroquí explicó que el lugar donde se aventuraron los tres espeleólogos españoles era tan inaccesible que los helicópteros de rescate tuvieron que aterrizar a una distancia de 45 minutos a pie del barranco donde estaban los tres españoles accidentados.

Critica la falta de diligencia

Por su parte, Julia Ordóñez, esposa José Antonio Martínez, ha expresado su dolor y ha criticado la falta de diligencia de las autoridades españolas. Coincide con Morilla en que han estado "en contacto con todo el mundo" en España y en Marruecos, pero "todo ha sido inútil".

Ha comentado que, después de sus mujeres y sus hijos, esta actividad era "una de las mayores pasiones" de su esposo y de Gustavo, ambos de 41 años de edad.

Rescate
El redactor recomienda