DECLARA SENSIBLEMENTE AFECTADA

El vídeo de Aguirre ante el juez: “Se me hizo eterno, señoría. La gente se arremolinaba”

En el vídeo, al que ha tenido acceso 'El Confidencial', se puede ver a la candidata al Ayuntamiento madrileño explicando, con voz temblorosa, cómo se marchó mientras estaba siendo multada

La candidata al Ayuntamiento de Madrid, Esperanza Aguirre, tiene una cita en los juzgados antes de que los madrileños vayan a las urnas. El próximo 29 de abril, la Audiencia Provincial de Madrid revisará el caso por el que se investiga a la dirigente 'popular' por un delito de desobediencia, caso que ya fue archivado por el juez Carlos Valle en contra del criterio de la Fiscalía y de la acusación. La Sala deberá estudiar los recursos y las pruebas aportadas en la causa para decidir si finalmente la presidenta del PP madrileño se tendrá que sentar en el banquillo de los acusados. Una de esas pruebas es el propio interrogatorio realizado a Aguirre como imputada, cuando, sensiblemente afectada, contó su versión de los hechos.

En el vídeo, al que ha tenido acceso El Confidencial y que puede reproducir en la imagen superior de la información, se puede ver a la candidata al Ayuntamiento madrileño explicando, con voz temblorosa, cómo se marchó mientras estaba siendo multada por unos agentes de Movilidad por aparcar en el carril bus de la céntrica calle Gran Vía porque la gente se estaba arremolinando alrededor del coche y empezó a tener miedo.

“Se me hizo eterno, señoría, porque la gente se arremolinaba. Yo temía que hubiera algún altercado. Estaba pensando en mis escoltas. Yo no les había llamado porque venía de un acto particular, pero que iban a tener problemas si a mí me pasaba algo. Soy una persona conocida y en la calle tengo partidarios pero también los que no lo son. Entonces le dije, que vivo aquí al lado, vamos a mi casa y ahí se lo explico todo. Me fui a mi casa y ahí entré en el portal. Es mentira que entré en mi piso (...)”.

Así explicaba Aguirre al juez cómo vivió hace un año ese altercado con unos agentes de Movilidad. Mientras la estaban multando, dichos agentes tuvieron que perseguirla porque la dirigente popular optó por irse del lugar de los hechos a pesar de la orden de seguir parada. Esta secuencia fue observada por una patrulla de la Policía Municipal que fue tras ella dándole la orden de alto sin conseguir que le hiciera caso.

¿'Futura' jefa de sus denunciantes?

La versión de Aguirre, que de ganar las próximas elecciones será la máxima jefa tanto del Servicio de Movilidad como de la Policía Municipal, fue contradicha por los policías que presenciaron lo ocurrido. “¿Se arremolinó gente, se detuvo gente para ver el incidente?”, preguntó el juez a uno de los miembros de la Policía Municipal que declararon como testigo. Con un “no” tajante, se dio por finalizada la cuestión. “Yo recuerdo un tránsito normal”, añadió su compañero.

En su recurso contra el archivo de la causa, el Ministerio Público señalaba que “no se puede dar el mismo valor probatorio a las declaraciones de los denunciantes y denunciados por los específicos derechos que asisten a unos y a otros”. Es decir, en un interrogatorio, el imputado no tiene la obligación de decir verdad, mientras que un testigo sí la tiene. “La cuestión nuclear se centra en que la denunciada fue requerida para que presentara la documentación del vehículo que no se encontraba en la carpeta que les entregó en primer lugar, a lo que la misma manifestó que se iba, reiterándole los agentes que no se fuera, frente a lo cual subió a su vehículo e inició la marcha, desatendiendo así la orden de los actuantes”.

Sin embargo, para Valle estas contradicciones en las manifestaciones de unos y otros son suficientes para dar carpetazo al asunto y no enjuiciar a Aguirre por su comportamiento, no por ser constitutivo de delito ni tan siquiera de una falta. El instructor entiende que no se puede dar por indiciariamente confirmado que la expresidenta de la Comunidad de Madrid se diera a la fuga.

Aguirre se da a la fuga

En el vídeo de su declaración, se escucha a Aguirre negar la mayor. “Que yo me haya dado a la fuga arrollando a un policía es mentira”, sostiene la imputada, que es acusada de tirar la moto de un agente de Movilidad al arrancar su coche e irse sin previa autorización. La versión de los testigos es otra bien distinta, tal y como consta en el vídeo a raíz de una pregunta del magistrado: “Oye, que se va, que la están denunciando y que se va. Más o menos así. Ambos a la par deciden seguir a un ciudadano porque se va pese a la orden en contra de los agentes de Movilidad. ¿Es así?”. “Correcto”, responde uno de los policías. Esta versión coincide con las transcripciones de las emisoras de radio que publicó El Confidencial y en las que quedó registrado cómo los policías y los agentes de Movilidad avisaban a sus superiores de que perseguían a un coche que se había dado a la fuga.

“Me fui a darme una ducha”

La Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Madrid es, por tanto, la responsable de decidir a quién da mayor credibilidad en este asunto y podría resolverlo antes de las elecciones municipales de mayo. Esta misma Sala ya ordenó a Valle que siguiera con este proceso por un delito de desobediencia y no como una mera falta, como pretendía inicialmente el instructor, quien al final ha optado por el sobreseimiento de la causa.

Según el relato de hechos, cuando Aguirre arrancó su coche se dirigió a su domicilio, a pesar de las órdenes de la Policía de detener el vehículo. Una vez allí, ella asegura que firmó el parte amistoso por el golpe de la moto del agente y después dejó a los guardias civiles que protegen su domicilio por su condición de exministra que se encargaran del papeleo. “Los guardias civiles que estaban en mi casa se habían ofrecido a hacer el parte del seguro, y los agentes de Movilidad les pareció muy bien porque tienen experiencia en esto, les dije, pregúntele si me puedo ir (...)”. Así que “mientras ellos hacen el parte subo, me ducho y vuelvo a bajar y entonces pregunto si me puedo ir porque yo tenía que salir”.

En ese parte, que en su día publicó este diario, aparece la firma de Aguirre reconociendo la existencia de un herido, aunque sea leve, tras el golpe que dio a la moto al marcharse. En su momento, fuentes próximas a la dirigente explicaron que había firmado el parte en blanco y fueron los guardias civiles que custodian su casa quienes se habían encargado de rellenarlo porque ella debía irse.

Inicialmente, Aguirre había asegurado públicamente que aquel día se marchó porque los agentes de Movilidad la habían retenido durante veinte minutos y pensaba que querían hacerle una fotografía. Sin embargo, tras el estudio de los vídeos del incidente se pudo comprobar que la dirigente 'popular' estuvo a apenas cinco minutos. Así lo resolvió posteriormente en el juzgado: “Fue muy poco tiempo, pero a mí se me hizo eterno”.

La Púnica, otro contratiempo judicial

El altercado del coche no es el único contratiempo judicial al que está teniendo que hacer frente en vísperas de las elecciones. La candidata a la Alcaldía de Madrid también ha visto cómo la directora de su campaña, Isabel Gallego, tenía que declarar como imputada ante el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco por haber firmado un contrato con una de las empresas de la Operación Púnica.

Gallego, que al igual que Florentino Pérez, Sacyr y Telecinco, recurrió a los servicios de Estrategia de Comunicación e Identidad On Line (EICO), de Alejandro de Pedro Llorca, actualmente en prisión, ha sido siempre la salvaguarda de Aguirre en todos los años que ha estado a su servicio. Este martes, se explicó contundente ante el juez y los medios de comunicación que le esperaban a la salida, aseverando que ella firmó con EICO únicamente por su extensa y exclusiva cartera de clientes.    

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
35 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios