TRANSPARENCIA

¿Merece la pena ganar 282.000 euros por vivir en una de las regiones más conflictivas?

El embajador español en Irak, Ferré de la Peña, es el diplomático que más ganó en 2014. Detrás de él se sitúan la embajadora de Angola (246.000 euros) y el de Rusia, con casi 240.000 euros

¿Elegiría usted cobrar 3,6 veces más que el presidente del Gobierno por residir en una de las regiones más conflictivas del planeta o ganar bastante menos y poder vivir en España cerca de su familia? Es probable que esta pregunta se la haya planteado en más de una ocasión José María Ferré de la Peña, embajador de España en Irak. Con 282.000 euros al año, Ferré de la Peña es el diplomático español que más gana, una vez multiplicado la retribución anual de 2014 publicada en el Portal de la Transparencia por la indemnización por destino en el exterior, no incluida en los datos de la página web.

Los módulos de equiparación del poder adquisitivo y de calidad de vida, que varían en función de la peligrosidad y la seguridad del país y que pueden llegar a cuadruplicar las retribuciones publicadas por el Gobierno en el Portal de la Transparencia, se actualizan cada año mediante una orden ministerial emitida por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas. De acuerdo a la fórmula matemática recogida en el Real Decreto 6/1995 (producto de los dos módulos menos una unidad), se puede conocer el salario real de los embajadores españoles en el exterior [descargue aquí los datos]. Además de este sueldo, el erario público sufraga todos los gastos extra -vivienda, servicio doméstico, agua, luz, calefacción, coche oficial- de los embajadores. Los diplomáticos también disfrutan de otros 25.000 euros en concepto de gastos de representación.

El podio encabezado por Ferré de la Peña lo completan la embajadora de España en Angola, Julia Alicia Olmo y Romero, con 246.000 euros anuales, y el de Rusia, José Ignacio Carbajal Gárate, con casi 240.000 euros. Esta clasificación difiere radicalmente de la establecida a partir de los datos publicados en el Portal de la Transparencia, liderada por los embajadores de Italia, Marruecos y Portugal.

Estas cantidades se reducen considerablemente en el caso de los funcionarios destinados en el exterior. Así, por ejemplo, un diplomático consejero en la embajada de Costa Rica cobraría unos 110.000 euros al año. Pero a diferencia de los embajadores, este salario debe servir para pagar la vivienda en el país de destino, los gastos de la casa y la educación de los niños. Y en muchos casos es el único sueldo que entra en el hogar, ya que el desplazamiento de la familia suele conllevar la pérdida del trabajo del cónyuge.

“¿Cuánto cuesta todo esto? ¿Basta 110.000 euros al año? ¿Hay dinero suficiente para pagar el coste de vivir en un país en conflicto?”, se pregunta Pedro Díaz, presidente de la Asociación de Funcionarios Destinados en el Exterior (AFDE).

Díaz, que actualmente es canciller en el consulado de Israel, recuerda el peligro de vivir en un país conflictivo. “Un día, paseando con mi nieta por un parque, tuvimos que escondernos dos veces por alarma de misiles”, rememora. Y sentencia: “No todo es dinero en la vida, pero por nuestra profesión nos toca vivir así”.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios