UNO DE LOS BUFETES ESTRELLA DE LA LISTA FALCIANI

El despacho panameño del ático de González escondía 480.000 euros en el HSBC de Suiza

El bufete que creó la parte panameña de la trama societaria que se ocultaba tras el ático del aún presidente de la Comunidad de Madrid aparece mencionado en las fichas de 240 clientes del banco.

Foto: Vista de la urbanización Alhambra del Golf 3 en Guadalmina Baja en Marbella (Málaga), donde se encuentra el ático de Ignacio González. (EFE)
Vista de la urbanización Alhambra del Golf 3 en Guadalmina Baja en Marbella (Málaga), donde se encuentra el ático de Ignacio González. (EFE)

El ático que ha acabado con la carrera política de Ignacio González tiene más sombras de las que proyectan sus ladrillos. El despacho de abogados que creó la parte panameña de la red a la que el dirigente del PP alquiló en 2008 ese polémico inmueble, Mossack Fonseca & Co., llegó a tener dos cuentas en el banco HSBC de Ginebra que acumularon un total de 619.778 dólares, unos 480.000 euros al cambio del año 2007, el momento en el que fueron recopilados los datos. Al menos diez clientes de la entidad tenían acceso directo a estas cuentas, según consta en la lista Falciani, a la que El Confidencial y laSexta han tenido acceso en el marco de una investigación global coordinada por el ICIJ y Le Monde.

Según ha reconocido el propio presidente de la Comunidad de Madrid, él y su familia comenzaron a disfrutar de la vivienda en la primavera de 2008 en régimen de alquiler. Abonaban la renta a la firma que supuestamente era dueña del inmueble, Coast Investors LLC, una mercantil radicada en Delaware (EEUU) que era propiedad a su vez de otra compañía ubicada en Panamá, Waldorf Overseas InvestmentComo reveló El Confidencial este lunes, los tres socios que se ocultaban tras esa última firma –Walter Céspedes, Irene Roig y Orlando Heilbron– eran tres ciudadanos costarricenses que no reúnen precisamente el perfil de inversores adinerados. Al contrario, sus datos los asemejan más a simples testaferros.

Responsable de la trama centroamericana

La investigación policial sobre el ático permitió averiguar que Mossack Fonseca & Co. fue el despacho que se encargó de reclutar a los tres costarricenses y utilizar sus nombres para crear Waldorf Overseas Investment. Esta sociedad debía ser el último eslabón de la trama presuntamente destinada a ocultar la identidad del verdadero propietario del ático que alquilaba la familia González aunque, sobre el papel, los dueños oficiales de la vivienda eran los tres socios casi indigentes que dirigían la compañía, según el registro mercantil de Panamá.

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González. (EFE)
El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González. (EFE)

Los datos que preceden a Mossack Fonseca & Co. no contribuyen precisamente a rebajar las dudas que existen sobre la auténtica relación del presidente de la Comunidad de Madrid con el ático. Los investigadores y la jueza de Estepona que instruye el caso desde hace dos años sospechan que el inmueble fue propiedad desde el primer momento del dirigente del PP y su familia y que el entramado de Estados Unidos y Panamá sólo tenía como objetivo esconder ese bien por su supuesto origen ilícito, una acusación que González ha rechazado tajantemente desde el primer día.

Lo cierto es que, si Panamá es conocido por ser uno de los paraísos fiscales que más fondos mueve del mundo, el despacho Mossack Fonseca & Co. ha conseguido destacar en ese peculiar clima financiero por su presunta implicación en multitud de casos de blanqueo y evasión de capitales, algunos de ellos con personajes involucrados del calibre de la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner. La trama del ático de González sólo sería una de las muchas que conducen hasta sus oficinas.

Relacionado con 240 clientes del banco

Sin embargo, la investigación de la lista Falciani arroja información adicional sobre el modo en que opera este bufete. Según consta en la base de datos sustraída por el antiguo informático de HSBC Hervé Falciani, Mossack Fonseca & Co. aparece directamente vinculado a más de una decena de cuentas alojadas en el HSBC de Ginebra que en 2007 llegaron a acumular en total 619.778 dólares, al cambio de la época unos 480.000 euros. Entre esas cuentas hay varias abiertas a nombre del despacho y otras correspondientes a sus empleados, aunque los fondos podían pertenecer a terceras personas.

El importe de los depósitos no es demasiado elevado para las cantidades que un bufete de este tipo mueve a diario, pero su nombre es uno de los más mencionados en la lista Falciani. En concreto, Mossack Fonseca & Co. figura en las fichas de 240 clientes de HSBC. Y por las anotaciones que hicieron los empleados del banco en la base de datos, el despacho tenía un papel activo en la creación de los entramados que permitieron a ahorradores de todo el mundo ocultar la existencia de esas cuentas a sus respectivas autoridades fiscales.

En la ficha de un cliente de HSBC relacionado con España, por ejemplo, se anotó expresamente que “se ha organizado la creación de dos sociedades en las [Islas] Seychelles con Mossack Fonseca & Co.” para evitar el pago de impuestos en la Unión Europea. La creación de la sociedad panameña que se oculta al final de la trama del ático de González debió parecerles un mero trámite.

El bufete se desentiende

Este diario contactó con Mossack Fonseca & Co. en el marco de la investigación sobre la lista Falciani para tratar de aclarar por qué aparecía en tantas ocasiones en la base de datos de HSBC. “Ciertamente, al igual que muchos otros proveedores de la industria, el Grupo Mossack Fonseca ha provisto de servicios de Agente Registrado al Banco HSBC y a muchos otros bancos de renombre internacional”, afirmó un portavoz del despacho, antes de subrayar que ese servicio “no representa ninguna vinculación adicional con las sociedades así constituidas, ni implica una facultad de administración o de captación de fondos de los clientes”. “En virtud de lo establecido en las leyes, los agentes registrados no tienen responsabilidad alguna por el actuar comercial o de cualquier otra índole, de las sociedades que constituyen”, concluyó. Es decir, que a juicio del bufete, los únicos responsables de las presuntas ilegalidades cometidas por el entramado que se oculta tras la vivienda del aún presidente de la Comunidad de Madrid serían los propietarios de Waldorf Overseas Investment, tres costarricenses que probablemente jamás hayan puesto un pie en España, y mucho menos en Marbella.
España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios