el pp revela el pacto de retirada de la lideresa

Aguirre marca territorio tras salirse con la suya y abre la primera crisis con Génova

Esperanza Aguirre ha abierto la primera crisis con la dirección del PP a las 14 horas de conseguir el objetivo de que el “dedo divino” de Mariano Rajoy la señalara. Empieza la pelea por las listas

Foto: La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre. (Efe)
La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre. (Efe)

Esperanza Aguirre ha abierto la primera crisis con la dirección del PP a las 14 horas de conseguir el objetivo de que el “dedo divino” de Mariano Rajoy la señalara para encabezar la candidatura de la alcaldía de Madrid. La respuesta del Génova ha consistido en desvelar oficialmente, por primera vez en la historia del partido, un acuerdo interno entre sus máximos dirigentes: la lideresa quedó el pasado viernes con el jefe del Ejecutivo en dejar la presidencia del PP de Madrid cuando gobierne el ayuntamiento. Si no lo consigue tampoco hay caso, porque con gestora primero o con un congreso extraordinario después habrá una renovación completa de la organización madrileña, según los planes de Génova.

Según fuentes del PP madrileño, la lideresa rompió con el ambiente de alivio y confianza en la victoria que se había instalado en el PP después de un parto de la candidatura que parecía dejar contentos a todos los sectores de la formación: a los más fieles a Aguirre porque su jefa volvía a la primera línea y a los partidarios del cambio porque veían en Cristina Cifuentes la candidata ideal para abrir una nueva etapa en la formación.

“La gente ya está con Cristina y la militancia desconcertada o abochornada con el hecho de que se organice el primer lío al día siguiente de cerrar el problema de las candidaturas”. Así retrataba anoche un dirigente del PP madrileño la reacción de las bases en los distritos de la zona centro de la capital. Después de tanto esperar a que Rajoy se decidiera por Aguirre y a que María Dolores de Cospedal comunicara y consumara las órdenes de su jefe, la “solución del equilibrio” se torna en conflicto.

Aguirre se saltó la consigna de silencio y cierre de filas para disimular los daños colaterales del alumbramiento y en declaraciones a la COPE contó una versión sobre su negociación del viernes con Cospedal y Rajoy que, según Génova, no tenía que ver con la realidad. Nadie pretendía quitarla de la presidencia del PP de Madrid antes de las elecciones. “Es absurdo, ¿para qué íbamos a meternos en esa operación a dos meses de los comicios?”, comentaban en fuentes del partido.

Aguirre no será candidata si le ponen una gestora

 

Desde el otro bando, el de Aguirre, insinúan que la expresidenta de la Comunidad lo que pretendía es “marcar territorio”, dejar claro desde el principio que ella manda, y sigue mandando, en el PP de Madrid y que hará su propia campaña, el programa y la lista. Y pese a que Rajoy se había tenido que imponer a la opinión de sus fieles y los procedimientos para nombrarla. Incluso matizaban en esos medios las declaraciones de la lideresa. No dejaban claro si Cospedal había planteado como exigencia que una gestora se pusiera al frente de la organización.

“El acuerdo con Rajoy consiste en que si es elegida alcaldesa se convocará un congreso, que es el órgano del partido con capacidad para decidir el relevo”, reconocían en fuentes próximas a Aguirre después del revuelo organizado con su entrevista.

Las versiones empezaban a confluir una vez que la dirección del PP sentenciaba en un comunicado oficial: “Esperanza Aguirre acordó con la dirección nacional del partido que, si era elegida alcaldesa de Madrid, querría dedicarse en exclusiva al Ayuntamiento, y dejaría la presidencia del PP de Madrid. Por lo tanto, las informaciones publicadas hoy relativas a este asunto carecen de veracidad”.

Mariano Rajoy. (Efe)
Mariano Rajoy. (Efe)

El precedente de Pío García-Escudero

Génova ordenó después que ninguno de sus dirigentes entrara al trapo de Aguirre ni comentara el contenido del comunicado. No querían ampliar el conflicto que es, en fondo, el primer asalto por el control de las listas.

En el PP, desde los tiempos de la refundación en 1990, los cargos de presidente de comunidad autónoma o jefe de la oposición en la misma región llevan asociada la presidencia del partido para evitar bicefalias. Es el mismo principio que adujo la lideresa para reclamar el cargo cuando se puso al frente del Gobierno autonómico de Madrid para relevar a Pío García-Escudero en 2004.

Aguirre lo consiguió y ahora sabe que Cristina Cifuentes está llamada a sustituirla, gane o pierda los comicios del 24 de mayo. Y la actual delegada del Gobierno en Madrid tendrá el respaldo de Génova para intervenir en la confección de la candidatura autonómica con el fin de ir preparando su equipo. Los aspirantes tendrán que elegir entre la presidenta saliente y la entrante.

 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios