la empresa acumula un gran número de quejas

Divatto, candidata a Peor Empresa 2014, desmantela su red de tiendas

La cadena de sofás de alta gama ha cerrado recientemente la mayoría de sus locales, dejando en el aire a clientes con pedidos en curso. Facua la ha nominado al premio Peor Empresa del Año

Foto: Tienda Divatto en Marbella, una de las cinco que todavía permanecen abiertas. (Foto: divatto.com)
Tienda Divatto en Marbella, una de las cinco que todavía permanecen abiertas. (Foto: divatto.com)
Autor
Tiempo de lectura5 min

José L. se acercó hace dos semanas al centro comercial Tres Aguas de Alcorcón (Madrid) para recoger su pedido -un flamante sofá Divatto-, pero se encontró con la persiana bajada. José no vio ningún cartel en el que se diera explicaciones sobre el cierre, así que se dirigió al servicio de Atención al Cliente de Tres Aguas. "Allí me dijeron que Divatto había cerrado sin notificar al centro comercial, que habían recibido quejas de mucha gente con el mismo problema que el mío. Esto me huele a pufo”, dice. Y es que José había adelantado un mes antes parte del precio del tresillo en forma de señal. Lo hizo por transferencia bancaria ya que en la tienda no le permitieron usar su tarjeta de crédito.

Esto ocurría en la sucursal de Alcorcón. Sin embargo, El Confidencial ha podido comprobar que la compañía de tresillos, que se publicita como "la primera firma especializada en sofás de alto nivel", también ha cerrado en lo que va de año muchas otras. Concretamente, sus cuatro tiendas en la Comunidad de Madrid (en Tres Aguas, en San Sebastián de los Reyes, en Las Rozas y en la céntrica calle Serrano, número 3), las dos de Cataluña (en Diagonal Mar y en la calle Provença de Barcelona), tres en la Comunidad Valenciana (en Alicante, en Sant Joan d'Alacant y en L'Eliana), en Oviedo, en Murcia, en Pamplona y en San Sebastián.

La cadena de sofás de alta gama se ha desprendido de la mayoría de sus tiendas en menos de dos meses, por lo que el caso de José L. podría ser el de muchos otros clientes repartidos por toda España. La compañía ha esperado hasta esta semana para actualizar el listado de tiendas en su web. Si lo comparamos con este otro listado alojado su web en abril de 2014, cabe añadir que la compañía ha pasado de 26 tiendas a 5 en el lapso de un año. En la segunda mitad de 2014 ha cerrado locales situados en Sevilla, Valencia, A Coruña, Vigo, Vitoria, Arganda del Rey y Alfafar. 

Sofá modelo 'Dominic' de Grupo Divatto. (divatto.com)
Sofá modelo 'Dominic' de Grupo Divatto. (divatto.com)

Preguntado por estas cuestiones, Grupo Divatto ha respondido a El Confidencial que "por motivo de una reestructuración de la política comercial, (la empresa) ha cerrado varios establecimientos en los últimos meses con el objetivo de potenciar nuevos canales de distribución, como la venta online y otros, de los que próximamente informaremos al público en general". Asimismo, lamentan "que estos cambios hayan ocasionado desconcierto entre algunos de nuestros clientes" y aclaran que "esta restructuración no ha afectado, ni afectará en ningún caso, al cumplimiento de nuestras obligaciones comerciales". "Nuestro departamento de logística sigue gestionando y realizando con toda normalidad las entregas de los pedidos a nuestros clientes; los posibles retrasos que se hayan producido en dichas entregas se deben a incidencias puntuales achacables al proceso de fabricación", afirma la empresa desde su sede central, en Marbella.

Largo historial de quejas

Basta una búsqueda rápida en internet para advertir un buen número de comentarios negativos en foros y grupos de Facebook ('Divatto = Estafadores', 'Problemas con sofá Divatto', 'Divatto: el peor sofá de la historia', 'Foro de Sofás') por parte de consumidores, que acusan a la empresa de ofrecer un "pésimo servicio". En septiembre, meses antes de que comenzaran a producirse los cierres descritos anteriormente, Facua alertaba de "una avalancha de reclamaciones" contra Divatto por el rápido deterioro de sus sofás. Concretamente, por llevar a cabo "prácticas fraudulentas en la venta del mobiliario por parte de sus comerciales al incurrir en publicidad engañosa sobre su garantía comercial".

La reacción de la compañía de sofás ante el premonitorio aviso de Facua llegó en forma de lavado de imagen via tweets. @divatto, la cuenta oficial de la empresa en Twitter, comenzó a llenarse de fotografías de celebrities autopromocionándose con un sofá de la firma: Rossy de Palma, Ana Morgade, Fernando Romay, Terelu Campos, Miki Nadal, Tomás Ronceromedia selección de baloncesto... Hoy la empresa ha vuelto a ser asidua de Twitter pero no por motivos publicitarios, sino por tener el dudoso honor de haber sido nominada por Facua a Peor Empresa del Año 2014. Comparte candidatura con Bankia, Gilead (empresa productora del fármaco Sovaldi para tratar la hepatitis C), Orange y Repsol. ¿Los motivos de Facua? "La empresa de sofás se desentiende absolutamente de las reclamaciones hechas por numerosos clientes, que se quejan de una calidad pésima en productos anunciados como de alta gama y una garantía adicional que no cubre lo que promete al usuario", dicen desde la asociación.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) también ha sido objeto de varias consultas en relación con la calidad de los sofás. La Junta de Andalucía tiene registradas por su parte de medio centenar de reclamaciones contra esta empresa (por "incumplimiento de obligaciones derivadas de la garantía" y por "irregularidades en la calidad" de los productos, principalmente); la Comunidad de Madrid y Cataluña también tienen inscritas decenas de reclamaciones. Fuentes de la Agència Catalana del Consum precisan que, tras recibir las quejas de usuarios, se ha tratado en todo momento de buscar la mediación con la empresa pero la compañía no quiso colaborar, y en consecuencia la Agència ha procedido a archivar los expedientes.

¿Cuántas personas como José L. se han podido ver afectadas por la desaparición de trece tiendas y qué pueden hacer al respecto? Dinero, revista editada por la OCU, recordaba en un reciente artículo ('La tienda cerró... lío a la vista') que "al cerrar un establecimiento, el cliente se queda en una difícil situación cuando había encargado ya un producto adelantando una cantidad. Si el proceso concluye en liquidación, (el cliente) está a la cola de los acreedores, ya que los consumidores no se consideran preferentes, y será muy complicado llegar a recuperar el dinero".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios