UN CHEQUE DE 1.200 € A FAMILIAS VULNERABLES

Rajoy, con palo y zanahoria: ayudas a clases medias y mensaje del miedo a Podemos

Una tarifa reducida para los nuevos contratos indefinidos con los primeros 500 euros exentos de cotizar a la Seguridad Social y unos “cheques familiares” de 1.200 euros para familias numerosas

El Mariano Rajoy más previsible ha colocado sus mensajes a las clases medias (el núcleo del electorado del PP) para el ciclo electoral: ayudas y exenciones para familias, autónomos y profesionales, más severa advertencia (mensaje del miedo) ante el ascenso de los movimientos populistas. El presidente del Gobierno ha empleado su discurso de apertura del debate sobre el estado de la Nación en defender que la recuperación económica es un hecho, que ahora toca extenderla a todos los hogares españoles y hasta en fijar el objetivo para la próxima legislatura: crear tres millones de empleos.

Pero en la línea argumental que Rajoy ha expuesto ante el Congreso, todos esos logros, más los cimientos colocados en tres años para construir las nuevas oportunidades para los jóvenes, están en peligro con las “ventoleras ideológicas”, “la demagogia” o las llamadas a derogar reformas para volver a la situación de 2011. Sin citar a nadie por su nombre, ni a partidos ni a dirigentes, el presidente del Gobierno ha puesto a los ciudadanos ante la tesitura de la continuidad de su política económica o la vuelta al zapaterismo que dejó a España al borde de la quiebra o “algo peor” (Podemos, se puede deducir).

Rajoy Corte 4

En 95 minutos de intervención, Rajoy ha repetido desde la tribuna el conocido discurso sobre la recuperación económica y su mérito al salvar a España de la intervención o rescate, pero esta vez con tintes más dramáticos y datos concretos sobre la repercusión que hubiera tenido sobre las pensiones y los subsidios de desempleo.

Aplaudido en varios pasajes más mitineros por sus diputados, sobre todo cuando aludía a la herencia recibida del PSOE o describía las ayudas para las familias y los emprendedores, el presidente del Gobierno ha concentrado sus novedades en las medidas de la llamada “agenda social” para apoyar a las clases medias y en el énfasis empleado en esos peligros que se ciernen sobre la recuperación económica.

Rajoy admitió que España todavía arrastra una deuda millonaria, una tasa de paro inaceptable y el hecho de que una buena parte de la población sigue ajena a esa mejora de la economía. Y también que hay “un riesgo cierto” de que por cambios en la coyuntura internacional “o porque los españoles lo consintamos” se produzca “un retroceso que nos haga perder todo lo conseguido”.

Rajoy Corte 2

 

El aviso sobre la marcha atrás ha impregnado el final de su intervención con frases como “todo está construido y se puede deshacer como un azucarillo en el agua”, “no caben remedios mágicos” o “el estado del bienestar se sostiene con empleo, no con hipotecas o dinero ajeno”. Se refería a las teorías y propuestas de Podemos, pero también a las prácticas del PSOE en el poder.

Para congraciarse con las clases medias, Rajoy ha adelantado una nueva previsión de crecimiento del 2,4 por ciento para este año y sobre todo ayudas, exenciones fiscales y estímulos al empleo. En concreto una tarifa reducida para los nuevos contratos indefinidos con los primeros 500 euros exentos de cotizar a la Seguridad Social y unos “cheques familiares” de 1.200 euros para familias numerosas o monoparentales con ascendientes o descendientes con discapacidad.

Rajoy tras su intervención (Efe)
Rajoy tras su intervención (Efe)

Sin más detalles, Rajoy ha anunciado una reforma del estatuto del trabajo autónoma con bonificaciones especiales para facilitar la conciliación y más cambios legislativos para la llamada “segunda oportunidad” con el fin de que familias y empresarios puedan reestructurar sus deudas mediante acuerdos extrajudiciales.

El presidente del Gobierno ha prometido, como estaba previsto, más facilidades para las daciones en pago y la supresión de las “cláusulas suelo”, la revisión de las tasas judiciales y medidas para agilizar los procesos.

Sobre el problema de la corrupción, Rajoy se ha limitado a recordar la amplia panoplia de leyes para prevenir, combatir mejor el fenómeno y castigar más duramente a los culpables que ya se ha aprobado o están en tramitación en las Cortes: ley de transparencia, estatuto del alto cargo, control financiero de los partidos y Código Penal.

Como remate a su discurso, el presidente del Gobierno ha planteado el objetivo nacional de crear 3 millones de empleos. Es la fórmula que establece para asegurar el sostenimiento de las prestaciones básicas del Estado y la Seguridad Social. Esboza un ritmo de medio millón de puestos de trabajo por año. Tarea ya para la próxima legislatura. “Y se puede hacer”, ha remachado entre los aplausos de sus diputado.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
82 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios